De cómo los juguetes le cagan la vida a las nenas

Vivimos en una sociedad machista, donde a la mujer le ha costado grandes esfuerzos físicos y mentales para poder ocupar el lugar que se merecen, donde tras años de lucha han obtenido derechos tan naturales que hoy, los más jóvenes, no entendemos cómo alguna vez les pudieron ser negados. Aun así, hoy en día hay diferencias que se notan y lastiman.

Ayer (día del niño) me encontraba sentado disfrutando de un almuerzo familiar, rodeado de niños (primos, sobrinos, amigos de los primos, hijos de los amigos, etc), cuando me puse a observar los juguetes regalados a uno y otro sexo… caí en la conclusión de que el mundo de los juguetes era el culpable de la sociedad en la que vivimos y que había una conspiración maquiavélica detrás de estos nefastos fabricantes contra las pobres nenas… ¿cómo no nos dimos cuenta de esto antes? ¿Cómo los gobiernos hicieron la vista gorda a tales atrocidades de la ingeniería?

Es más… filosofando y concatenando la historia, la política, la psicología, la mismísima filosofía y las guerras mundiales, mientras me empinaba un Toro Viejo en vaso de plástico y hacía globos con un Bazooka de tuti fruti, logré vislumbrar la culpabilidad de los juguetes en esta aborrecible tendencia hacia el machismo que hoy sufrimos y muchos pueblos padecen.

Los juguetes que te regalan tus viejos y tíos probablemente ayuden a configurar tu personalidad y te lleven a tomar decisiones que van a afectar el resto de tu vida, eso está claro. Entonces… ¿cómo es que esto del machismo es culpa de los juguetes?, se preguntarán… es fácil.

A los nenes le enchufan una camisetita de Boca a las dos horas de haber nacido, le ponen “Román” y le regala una pelota por semana, es lógico que al pendejito le va a gustar jugar al fútbol, no digo que será su profesión, pero seguramente juegue. En cambio a la nena le regalan un osito… una cagadita suave y blandita, lo más parecido a una almohada, pero bebé. De colores vistosos y completamente inofensivo y soso. ¿Qué esperan? ¿Qué salga cazadora? No… que de chiquita aprenda a hacerse cargo de otro.

Una de las cosas que más nos gustan a los hombres son los autos… ¡claro papá si desde que tenes uso de razón algo con cuatro ruedas te acompaña! Si sos varón te regalan una zapatilla con ruedas para no gatear más, una karting a pedales, autitos de plástico para que juegues a que sos Meteoro (es el único que se me viene a la cabeza ahora), autos a radio control, scalextrics (estoy re ochentoso) y si tenes papas con plata clavas un mini cuatri o alguna tontera a batería ¡¿cómo no te van a encantar los autos?! En cambio a las nenitas: la cara de la garcha. Les endosan un bebote con chupete que se mea cuando le dan la mamadera, así están bien entrenaditas en el arte de cambiar pañales, cuando se ponen más grandes llegan esas muñecotas de patas largas y caras redondas que son un asco, para que hagan las veces de mamá, las peinen y les pongan y saquen la ropita, una bosta. Ni hablar del estereotipo horrendo y nefasto que se les mete en la cabeza al momento de regalarle una cosa tan fea y superflua como una Barbie… ¡si le habrá cagado la vida a tantas nenas esa porquería de juguete!

Si sos varón y tus viejos te ven hábil con las manos, que te gusta quedarte quieto en el lugar, pero sos creativo y de movimientos coordinados te regalan juguetes para que construyas: juegos de encastre, rastis, mecanos (70’s dixit), legos y cosas para armar. Si te da el bocho te regalan rompecabezas. Luego vendrán juegos con herramientas más sofisticadas y hasta motores eléctricos. Probablemente te conviertas en un importante ingeniero, un creativo arquitecto o un científico brillante. En cambio si naciste nena y tenes el mal orto de tener papas re pelotudos, te van a ver hábil y te van a regalar una cocinita… ¡una cocinita la re concha de la lora! Así de bebe vas aprendiendo a cocinar para tu marido, luego para tus hijos, luego para los novios de tus hijas y finalmente para tus nietos, regalándote el hermoso futuro de vivir una vida en los límites que van entre el desayunador y el anafe… ¡qué vida del orto te espera! Lo más loco a lo que podes aspirar es a escribir una receta para la web de utilísima.

Cuando sos más grande, si tenes pito tus papas te regalan una bici o un skate, para que te curtas las rodillas y disfrutes de la velocidad… ese vientito en la cara seguramente hará de vos un tipo que guste de los deportes extremos, colmando tu vida de minas y fiestas top. Años de adrenalina, speed, sexo desenfrenado y diversión. En cambio si tenes chuchina tus papis no van a querer que te salgan frutillitas en las rodillas, así que te van a regalar un vertiginoso ula-ula, un fabuloso combo de tabla de planchar y lavarropas (existe… ver foto) o un impresionante set de cubiertos de plástico, ¿para qué? ¡Y para que le des de comer al bebote! De grande el hecho de correr te va a dar vértigo ¡gracias viejos!

¡Mira lo que te regaló la mami! Ahora vas a aprender a hacer algo muy divertido que va a marcar el resto de tus días: planchar y lavar.

Si sos pibe te van a regalar los más violentos y divertidos disfraces, vas a flashear con que sos Batman, Superman, el hombre Araña, Robocop o Iron Man, tus tardes van a transcurrir salvando al mundo y ayudando a los indefensos, esto va a generar en vos un carácter luchador, empático, rústico  y temerario para enfrentar la vida. En cambio si sos piba te van a regalar un vestido de princesa… ¡lo más parecido a un vestido de novia! O lo que es peor, un disfraz de Violeta, una histriónica niñita cantante, tus jornadas transcurrirán bailando, cantando y no se… cuidando bebes príncipes y dándole de comer a osos plebeyos… lista para ser la ama de casa más linda del mundo.

Toda clase de armas va a pasar por el baúl de juguetes de un niñito, desde pistolas de agua hasta rifles de aire comprimido, pasando por arcos, espadas, ballestas, ondas y navajas. Es cierto que estos juguetes son una bosta y te pueden cagar el bocho, pero por otro lado te pueden configurar para querer servir a tu país, siendo bombero, militar o policía, luchando contra el mal y defendiendo a los inocentes de los malos (ponele). Ahora… si sos niñita te van a regalar una varita mágica, para que tus Nenucos dejen de llorar o un palo de amasar ¡para que aprendas a hacer pan de chica! ¡que garcha de regalo!

¡Y encima nos quejamos de esta sociedad machista! Sin ir más lejos, pongan en Google las imágenes de “juguetes para niños” y las de “juguetes para niñas”, ¡somos un papelón! ¿Qué esperamos de nuestras mujeres si de chiquitas les metemos en la cabeza que su única función es estar bonitas, ser mamas y saber cocinar y planchar? Somos culpables.

ETIQUETAS: