El “tonto del medio” de las redes sociales

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

  Queridos lectores y utilizadores de redes sociales: siento informarles que sus estados de Facebook para proteger sus datos no sirven para nada.[i]El sitio a puesto al día sus condiciones de utilización y lo ha informado a sus miembros esta semana. Esto ha provocado una ola de estados creados para proteger sus datos personales, pero cualquier cosa que hagamos no tendrá ningún valor.

1 Como una cadena de oración, los internautas comparten esta carta virtual en diferentes idiomas en Facebook, pero nada afirma que éstas sean leídas. E-mails, notificaciones en el perfil, una nota detallada… Facebook comunica todas sus decisiones estos últimos días para informar a sus miembros las modificaciones de su política de confidencialidad previstas a partir del 1ero de enero de 2015. Gracias a ella aprendemos el alcance de lo que la red social “sabe” y “hace” con los datos que recupera en masa. 2

Las condiciones de utilización de Facebook han cambiado otra vez. Es en este contexto que circulan, en los últimos días, raros estados en Facebook que vemos por todos lados en los muros de nuestros contactos. Estos mensajes están concebidos con la función de proteger a aquellos que los difundan de la explotación de sus datos. Una promesa que envuelve a muchos utilizadores de la plataforma, que transportan el mensaje en forma de texto o imagen de perfil en perfil. Existen varias versiones pero todas dicen más o menos lo mismo. Como ejemplo, veamos en sustancia lo que el texto proclama: “En razón del hecho que Facebook ha elegido involucrar un programa que permita el robo de mis datos personales, yo declaro lo siguiente: (…) por este comunicado, digo que Facebook tiene estrictamente prohibido divulgar, copiar, distribuir, difundir o de tomar todo tipo de acción contra mí, sobre la base de mi perfil y/o de su contenido (…).” Al final del enunciado, está claramente indicado que aquel que no comparta este mensaje no estará protegido: “Si tu publicas esta declaración al menos una vez, estás tácitamente permitiendo la utilización de los elementos tales como las fotos como así también las informaciones contenidas en tu perfil.”

Un mensaje que circula después de años Es inútil darle vuelta al asunto: compartir este mensaje no protegerá absolutamente tus datos personales, como tampoco tendrás siete años de mal sexo si no pasas una cadena por medio de Whatsapp. Los mensajes de este tipo existen después de la llegada de Facebook, hace varios años. Un periódico francés en línea (L’Express) encontró un post idéntico, palabra por palabra, que circuló en 2012. En aquel tiempo, la red social venía de anunciar una nueva versión de sus parámetros de confidencialidad… Figurita repetida, ¿no? ¡Pero atención! Además de ser viejo, este discurso no tiene igualmente valor jurídico. Inscribirse en Facebook implica aceptar las condiciones de utilización del sitio. Éste último tiene la obligación de informar cuando las condiciones generales de utilización cambian, que es exactamente lo que hace en este fin de año. Podríamos decir que Don Facebook estaría cumpliendo con su parte del contrato. Por su parte, el internauta no tiene ninguna chance de refutar ésta evolución. Salvo, bien claro, quitando pura y simplemente la red social. Seremos víctimas una vez más de algo que jurídicamente se conoce como contrato de adhesión y que nos hace acordar nada más ni nada menos que a nuestras pólizas de seguros de autos y/o casas, muchas veces inútiles.

Síntoma de las inquietudes de los internautas El texto, además contiene un sinnúmero de errores. Hace una especie de amalgama entre los datos personales y las obras protegidas por los derechos de autor, lo que presentaría un problema de validez[i]. El autor de ésta bella nota virtual estaría mezclando papas con margaritas: posiblemente producto de alguna ignorancia de hecho y de derecho perfectamente no excusable y que sólo serviría para darle de comer a los chanchos. Pero todo cuento contiene una moraleja. Bien que ineficaz en el plano jurídico, este fenómeno no es para nada interesante. Él muestra que más allá de los esfuerzos de Facebook por informar a sus miembros, estos últimos son numerosos en sentirse incómodos con sus parámetros de confidencialidad. En fin, con el miedo de sentirse pura y simplemente como “el tonto del medio”.

[1] Fuente: http://lexpansion.lexpress.fr/high-tech/desole-les-statuts-facebook-pour-proteger-vos-donnees-ne-valent-rien_1626955.html#bpBOf3PkXwU576h0.99 Artículo escrito por Adrien Sénécat, publicado el 28/11/2014 a las 10:03.

[2] Según el blogger Lionel Maurel en Rue89.

ETIQUETAS: