Me enteré que soy papá, ¿Y ahora?

Todo el mundo te dice que ser padre es lo más lindo del mundo, que es una bendición y un montón de cursiladas más, pero no señores, la verdad es que les mintieron, les endulzaron los oídos, les pintaron pajaritos en el aire… les cagaron la vida como cuando se enteraron que Flor de la V todavía tiene chulapi.

Ser padre duele, y más si sos el típico papa accidental o primerizo. Es peor que ir a un boliche en chacras, ponerse hasta la raja hasta quebrar y quedarte sin guita para el taxi sabiendo que vivís en bermejo. Ahí te das cuenta que era mejor un Peteco Carabajal o regar el parquecito, pero no, el pibe quiso dejar todo su ADN crudo atroden.

Lo peor de todo es que la gran mayoría piensa que son solo llantos, pañales con olorcito, dormir poco, llevarlo a vacunar, laburar más o conseguir pelotero para el primer año. Pero la criatura te suma a todo lo anterior una serie de bonus tracks, y como soy buen tipo les voy a decir algunos, estos son:

  • Si antes solías fornicar cual tigre de bengala en celo (si es que lo hacías con tu jermu), lamento decirte que no solo vas a tener que aguantarte la cuarentena sin asomar tu pito al chochito de la mujer en cuestión, sino que también vas a tener una frecuencia de más o menos 3 semanas (con suerte) porque el crío es más importante que vos, mañana, tarde y noche vas a querer y no vas a poder, imagínate que va a ser como sacar un peluche de la maquinita pete esa.
  • Si antes dormías hasta tarde, la criatura te va a despertar a las 6am, y sumado al punto anterior, vas a tener el pito como un poste de luz moretoneandote la pera y no vas a poder arrimar el bochín, porque el pibe está con mamita, además a la noche vas a estar cansado así que estarías teniendo menos actividad que turista en San Juan.
  • A la noche vas a estar cansado por el laburo, vas a querer dormir, pero el niño te va a despertar con su particular llanto ¡cada 2 horas! y te vas a tener que levantar para dormirlo. Esta es la peor parte porque como no tenés experiencia, no te sabes ninguna cancioncita de cuna, así que terminas inventando letras sin sentido, onda: “el bebito tiene sueño yo lo haré dormir, con un sobretodo mío largo hasta los pies, la tetera de porcelana hace shhh hace shh, hace shhh yo no sé por qué”.

Acá hacemos un paréntesis y les propongo un ejercicio simple, con materiales que vamos a encontrar en casa, para eso vamos a necesitar solo una bolsa de papas. Para hacerte una idea de cómo van a ser las noches, y esto te lo digo de onda como para que veas que no te estoy boludeando, agarra la bolsa de papas de entre 4 y 6 kilos, anda al living para arriba y para abajo con la bolsa en brazos, sin sentarte desde las 5 de la tarde hasta las 10 de la noche. A las 10 deja la bolsa por ahí, pone el despertador para las 12 de la noche y dormite. Levantate cuando suene la alarma y da más vueltas por la casa, con la bolsa de papas obvio, hasta la 1. Pone el despertador para las 3. Como no vas a poder dormirte, levantáte a las 2 y preparate un tinto. Volvéte a acostar a las 2:45. Levántate cuando suena el despertador a las 3. Invéntate una canción en la oscuridad hasta las 4 y pone el despertador para las 5. Levántate. Hacéte el desayuno. Seguí esta rutina durante 5 años. La próxima usa forro.

  • Siguiendo con las cosas con las que te vas a encontrar, vestir al pibe va a ser un dolor de huevos, no es tan fácil como parece, va a ser como querer agarrar un pulpo con las maños enjabonadas. Tiempo estimado: toda la mañana. Ni te digo lo que va a ser cambiar un pañal, o sea, si tu mujer se queja porque cagas hediondo, tu hijo va a llegar a tumbarte, te vas a sentir mal, vas a tener nauseas, asco, dolor, miedo, escalofríos y todo lo que te imagines; lo peor es que la caquita es líquida y mocosa, y sin darte cuenta las vas a tocar, ahí te da un ataque de concha.
  • Siempre, pero siempre, vas a estar repitiendo al menos 7 veces lo que le decís al pibe, primero porque el crío en cuestión no entiende que mierda le hablas, y segundo porque vos crees que el niño o niña entiende lo que querés transmitir.
  • La palabra que más vas a gastar va a ser NO. Ejemplos: “Juan Cruz, nooo, el dedo en el enchufe nooo, no neneeeee noo, no te estires la ropa pueeees, te dije que noo, te vas a quedar pegado criaturita de diooos, venga bonito del papi, nooo no le pegues en la cara a papa, noo nooooooo, no Juan Cr, Juan, Juan, Juan, Juan Cruz, Juan, Juan Cruz no, las pinturas de mama noo”
  • Dar de comer al niño es patético, para que te des una idea agarra un melón, hacele un agujero en un lado. Colgalo del techo y hace que se mueva de un lado a otro. Ahora agarra una cuchara con puré. Trata de meter la cuchara de puré dentro del melón en movimiento haciendo como que sos un avión. Tira algo de comida sobre tu ropa y en el piso. Ahora estas preparado para dar de comer a un niño de 12 meses.

Dicho ya todo lo anterior, espero que te sirva de algo este pequeño pantallazo como para darte cuenta de que sos débil, y que lo macho se te quedo en el último boliche que pisaste, ahora sos papá y tenés que ser responsable, no más chalas con los amigos, no más orgías con los monaguillos de la capilla, se te acabaron las noches de emergencia en Wish porque no te dejaron entrar a Apeteco, decile hola a los miles de tipos de pañales (te recomiendo los de banda elástica, así no se les pasa tanto la caca, porque así más asco te da). Decile hola a tu nueva vida de padre y futuro viejo choto.

Igual te va a gustar, vas a estar babeando como cuando veías pasar una mina rica por la peatonal, vas a estar más feliz que perro con 2 colas.

Haceme caso.

ETIQUETAS: