Impresiones buenas y malas de estas elecciones

Sí, otra nota más, pero la vengo pensando desde horas después de haber emitido mi voto, pero desde una perspectiva diferente, desde la perspectiva crítica hacia el pueblo.

No soy muy didáctico a la hora de expresarme, he aprendido a los palos y así me expreso, y creo que es lo que más funciona, no creo en que la gente aprende sobándole el lomo. Como así también afirmo que uno es esclavo de lo que dice y amo de lo que calla, por lo que a la hora de emitir cualquier comentario u opinión, tenemos que tener muchos fundamentos para sostenerlo, y no opinar por opinar.

Me he alegrado mucho últimamente de la participación joven en la política, en el tema de buscar información, de tratar de emitir un buen voto, etc.

También he visto autoridades de mesa más jóvenes. No sé cómo es la elección de las autoridades de mesa, pero parece que se ha pretendido elegir a autoridades de mesa más jóvenes, y genial, porque los veo más concientizados con las responsabilidades ciudadanas, sabiendo que es más factible que ellos cumplan, y con esto estoy haciendo una crítica a las personas más grandes, tratando de evitar cumplir con su deber ciudadano.

Con esto también hago una crítica a los vivos que tratan de buscar una justificación para no cumplir con el deber cívico (ser autoridad de mesa al ser electo), porque así como tenemos el derecho de reclamar lo que creemos válido, también tenemos que cumplir nuestros deberes. Y no es excusa que el gobierno no cumple con nosotros, porque al fin de cuentas estamos haciendo lo mismo que criticamos.

Otra de las críticas es, primero no saber qué se votaba, dónde se votaba, y decir que no había opciones y que la oposición no era buena:

  1. Por internet se podía ingresar a la página de la mayoría de los candidatos dónde se explicaban sus propuestas y sus ideas de gestión. Por internet también se podía consultar el padrón electoral. En internet había páginas oficiales en las cuales se explicaba muy didácticamente qué se votaba. En estas dos cosas juntas, uno no demoraba más de una hora. A través de internet ustedes están leyendo esta nota. Y últimamente la gente pasa muchísimo tiempo en internet en cosas improductivas. Hasta se podía consultar la sede de los partidos para poder ir e informarse personalmente. O sea, el que tiene internet no tiene excusas para no informarse.
  2. Por medio de la televisión se explicó, también de forma muy didáctica, qué se votaba. También tuvimos la oportunidad de ver a varios candidatos explicando algunas propuestas. La misma televisión en la que se puede ver a Tinelli o programas de chimentos.
  3. Por medio del teléfono podíamos consultar el padrón, de la misma forma que llamamos a alguien para hablar cualquier cosa.
  4. Por medio de SMS lo mismo, el mismo formato que usamos para escribir cualquier cosa sin importancia.
  5. En el caso de no poder acceder a ninguna de las opciones anteriores, también habían puestos de información en la calle, y hasta podíamos ir al registro civil para averiguar qué se votaba como así también dónde votábamos. Y el trayecto era menor que ir al shopping o al centro a pasear durante horas.

¿No son amplias las opciones? ¿Había desinformación? ¿Había pocas opciones?

Y por último, la seriedad de las autoridades de mesa a la hora de cumplir sus responsabilidades. Además de mi novia, de la cual leí su “manual” y le pregunte cuanta cosa pude, de curioso, por querer saber como era el sistema y por si algún día me tocaba ser autoridad de mesa, conozco a varias otras personas que también tenían que ser autoridades de mesa, y no sé si es porque me muevo dentro de un círculo de personas responsables o si es que todos son así, y me asombró el interés que tuvieron en saber todo respecto a su función, tanto antes, durante y después de los comicios, inclusive hasta el conteo de votos y cierre de planillas. Más mi asombro al saber que la gente más grande, obviamente fiscales, los cuales habían sido presidentes de mesa, les aconsejaban de que no fueran tan “obsesivos” a la hora de hacer sus cosas, que lo hicieran así nomás así no terminaban tarde.

No sé si estoy errado o no, pero espero que la realidad que estoy viendo, sea la realidad verdadera. Puede que mi nota sea extensa o aburrida, pero espero que los que hayan llegado hasta el final sean como expreso o que terminen siendo así. La democracia puede ser un sistema en el que muchos no estén de acuerdo (yo no lo estoy), pero es el sistema en el cual vivimos, y no es totalmente malo. Mientras esté, participemos en ella, y lo que no nos guste, luchemos por cambiarlo.

Escrito para la sección «Mendoza Escribe» por Bestyal Ware

También podes leer:

Las minas no son todas iguales

El año pasado escribíamos:

Quieren cobrar peaje para entrar al parque