La patética gran estafa de los sanguchitos de miga

Habiendo vivido anteriormente diferentes experiencias con la variedad de sanguchitos (sándwich para los más top) y estando contrariado ante una nueva experiencia, volví a cometer el mismo error de mi pasado.

No sé si a alguno le ha pasado, pero en mi caso, después de haber pasado casi 24 hs sin meter una hormiga en el estómago y estando re cagado de hambre, comencé mi largo viaje hacia el drug store a buscar un sanguche, o algo para sanear o satisfacer mi debilidad estomacal.

Conociendo mis experiencias con los sanguches de miga, ya sea cualquiera de ellos, ustedes podrán apreciar, si es que compran alguno, es la forma en que están hechos. Así es, un pan de miga de cuarta de sabor agrio, están húmedos, no porque les hayan puesto mayonesa y leche o cualquier tipo de grasita, sino que los han humedecido con agua; y lo que es peor es su interior, sí, son dos láminas de papel celofán, amarilla bien pero bien clara para el caso del queso y rosa pálido para el jamón, en el caso de jamón cocido este es cambiado por paleta, claro, para seguir disminuyendo costos.

Si compras el de pan francés de salme y queso, vas a notar lo mismo que en lo otros, pero en el interior, también vas a ver que está generalmente algo rojo, eso es por la buena calidad del salame que se presta a decoloración, por dios.

A todo aquel que ha tenido la oportunidad de ver un preparado de algún tejido del cuerpo humano al microscopio, podrá notar que la forma en que el fiambre está cortado en estos sanguches es tal cual un preparado de estudio médico listo para ser analizado al microscopio, por lo tanto estos son bocadillos frapé.

Pero esto no termina acá, ante estos conocimiento, con mi amigo Jimmy Floyd, decidimos comprar otra variedad de sanguche,  por lo tanto compramos uno de milanga y una hamburguesa. Sin dudar, metimos mano en los fondos de nuestros adinerados bolsillos para sacar algunos morlacos. Contentos estábamos ante tal situación, que nos preparamos a darle al diente hasta que no quedara miga sin mascar, pero, he ahí nuestra triste sorpresa, al primer tarascón que le metimos al susodicho nos dimos cuenta de la cagada que habíamos comprado, desabridos y horribles resultaron ser.

Ante esto, se me ocurre investigar el interior, y con qué me encuentro, con el pálido preparado de paleta, una miserable, agria y vieja hoja de lechuga y un pedazo de milanga. Al pedazo de milanga lo habían pasado por la pastalinda de mi abuela o con la aplanadora de asfalto de la municipalidad, o realmente no sé con qué, tal cual parecía un papel de lija mezclado con diarios, rebosado con agua y pan rallado, porque huevo, perejil y un poco de ajo es mucho pedir, y si me preguntan por la hamburguesa, casi no desentonaba con el otro, era igual salvo la parte cárnica.

Con el acecho del hambre a nuestras espaldas, no quedó más que comerlos, lamentado la perdida de dinero; ahora, digo yo, ante este tremendo curro que son los sanguches, a los que los preparan, que dudo que en este momento les esté yendo mal con este laburo, no se les cruzó por la cabeza mejorar el menú.

¿Cómo pueden ser tan hijos de puta y preparar estas cosas con tan malas ganas? Creo que ya han crecido un poco económicamente como para seguir poniendo y ofreciendo mierda en el interior de los sanguches.

¿Por qué no mejoran la calidad de los mismos?, mejoren la cantidad y calidad de fiambres que les ponen en el interior, no sean ratas de alcantarillas, al negocio ya lo armaron y funciona, no se dan cuenta que para muchas personas estos pueden ser el almuerzo o la cena del día, manga de cullis jarilleros.

Pero con esto reafirmé mi idea de la estafa que son sanguchitos que venden la mayoría de los drug store de Mendoza, sin importar en muchos casos la marca o quien los produce, en realidad son todos iguales o sea una mierda.

Sin ánimo de desalentar o de querer hacer cagar el trabajo de algunos que se dedican a esto, en este caso es un curro debido a su calidad, les digo que se pongan las pilas y que no sean unos amarretes delincuentes culos cagados.

También podes leer:

El despelote no termina

Mujeres… ¿porque?

ETIQUETAS: