La importancia de militar en un partido político

Hace un tiempo comencé a militar en un partido político. No viene al caso contar cuál es, tampoco ellos saben de mi “doble vida”, pero creo que es justo que les transmita este sentimiento. Porque creo en el cambio y porque creo que la militancia es la vía.

Si hay algo bueno que ha dejado estos últimos años de política es el haber despertado en algunos jóvenes la llama de la militancia. Observo los 90, cuando hablar de política era un tema raro, no tenía onda, no era “para nosotros” o se limitaba a viejos chotos, con cara de garcas, decidiendo pelotudeces inservibles. Veíamos a los políticos como rockstars intocables, como figuritas del espectáculo y creo que es gracias a la evolución en la comunicación y a estos gobiernos, que ya no es tan así, ya no es difícil seguir la ideología de alguien y hasta poder contactarlo fácilmente.

En fin, decidí iniciarme en política, dentro de las posibilidades existentes, dentro de la idea que más me cerrara. Comencé visitando varios partidos, leyendo las bases, estudiando sus filosofías e ideologías, revisando su pasado y evaluando su proyección a futuro. Leí el menú y me decidí que probar. Charlé con gente, leí historia, revisé un poco la actualidad hasta que llegue a una un partido que se acercaba a mis ideas, me junté con ellos, escuché su discurso y decidí jugármelas.

Llevo un tiempito siguiéndolos y la verdad es que una de las cosas más interesantes que he hecho en mi vida. Reunirme con gente que habla sobre hacer cosas, sobre beneficiar políticamente a la gente, sobre trabajo, educación, salud. Percibir un ambiente operativo, que pretende accionar, que intenta pertenecer, que quiere dejar huella, que busca avanzar. Se tienen los pies en la tierra y se habla de la realidad.

Creo que es la punta del ovillo del cambio, creo que si pretendemos cambiar algo en la provincia, debemos actuar más que hablar, pertenecer más que opinar, accionar más que quejarnos, entonces por eso pienso que hay que empezar a militar, porque el cambio se hace desde adentro, porque el cambio se hace haciendo, porque para sacar caballo del barro, hay que enterrarse, embarrarse y empujarlo entre todos. Es la política la que puede generar cambios profundos en la sociedad.

Podemos escribir cientos de palabras, podemos expresar cientos de ideas, podemos pasarnos horas en mesas de café debatiendo como cambiar el mundo, pero es MILITANDO y haciendo política como efectivamente las cosas cambian. La política es sucia, es un negocio, es compleja, pero somos nosotros el futuro, somos nosotros los que podemos cambiar esa realidad, somos nosotros los que podemos cambiar el rumbo, el destino, somos nosotros los que podemos generar un cambio, una llama, un avance, y la forma de hacerlo no es más que MILITANDO.

Es por ello que insto a la militancia, en el partido que sea, siempre que concuerde con la ideología personal, siempre que se vean reflejados. Insto al debate, a la charla, al armado de planes y proyectos pero aprovechando la energía y el tiempo, no en previas y asados, sino en instituciones tangibles. Somos personas comunes, pero son los políticos lo que cambian un país.

Esta nota no pretende hacer propaganda política, mis opiniones políticas en el Mendolotudo van a seguir siendo las mismas, vamos a darle masa al que corresponda, independientemente de la vida de cada uno de los miembros, no es la idea hacer campaña acá, sino recomendarles que busquen un partido y que lo sigan, sea el que sea, todos tienen algo bueno, insto a que participen, a que se la jueguen, a que por lo menos lo intenten y no con ánimos de crecer en lo personal, sino como gestadores de un cambio tan necesario en nuestra querida Argentina.

También podes leer:
El juego macabro

El año pasado escribíamos
¿Qué agitas guacho?

ETIQUETAS: