Los Siete Pecados Capitales Mendocinos

Ante este breve interregno en el que me ausenté, debido a que me exorcizaron en Loreto, y muy feliz por la asunción de Pancho First, es que me puse a escribir una nota que vengo pensando hace bastante tiempo y que hoy se hace realidad tras la  reciente Semana Santa.

 Le agradezco  la enorme colaboración a un gran fotógrafo mendocino y amigo, Gerardo Herrera,  quien con estas imágenes increíbles le va a dar un toque de glamour y arte a esta nota. Las mismas son exclusivas para El Mendolotudo, una producción hecha en Mendoza que está entre los mejores niveles que he visto a nivel fotográfico.

El Pecado Original

En diversas religiones se hace referencia de una forma u otra a este pecado. En la historia cristiana, el mismo se refiere al momento en el cual Adán y Eva comen la fruta prohibida tras el ofrecimiento de la serpiente, lo que trae como inmediata consecuencia que sean expulsados del Paraíso, quedando como resultado de ese acto, el eterno sufrimiento de la raza humana y la directa subordinación a la muerte. Mi pregunta es, en el caso de que el Paraíso hubiera estado ubicado en tierras menducas ¿La fruta prohibida hubiera sido la uva en vez de la manzana? ¿O la algarroba? ¿Adán hubiera tenido una hoja de parra o una rama de jarilla? ¿Eva se hubiera bañado en el Zanjón de Los Ciruelos? ¿La serpiente podría haber sido otra especie, algo más autóctono, como por ejemplo un pichiciego? Lo dejo a tu criterio (®Karina Olga).

La Gula

 photo 1-28_zps99d6e0b0.jpg

Este pecado hace referencia al exceso en las comidas y bebidas, pero  para mí también puede ser llevado al sexo, al creciente libertinaje que está abundando en algunos rincones de nuestra provincia. Si trasladamos este pecado a nivel menduco, podemos asociarlo a la concentración de estrógenos en el Sushi Club los jueves por la noche, donde las féminas le entran a las tablas combinadas creyendo que no están faltando a la dieta. También recuerdo los extintos dark room que poseían ciertos boliches, donde en un reducido espacio oscuro se llevaban a cabo grandes orgías entre homosexuales, hoy esto se ha trasladado a un sauna gay o a un ciber céntrico, si ahí frente a todos, no se escandalicen. Sabían que la discoteca hoy “Temporada 2013 venida a pique-Cariló”  fue pensada originalmente como un boliche swinger para clientes de alto poder adquisitivo que quería hacer chanchadas,  o por lo menos eso se comenta en los túneles que hay debajo de la vip vip vip. Creo que los monjes vecinos no lo admitieron, siempre defendiendo el honor de un pueblo, está bien.  Se suman las degustaciones anuales de la conocida bodega de Fray Luis Beltrán, que también son una muestra de gula alcohólica, donde se mezcla el excesivo calor con la fermentación humana que portan ciertos especímenes de la patética “high society” cuyana. Dedico este pecado a Fernie Hidalgo.

La Lujuria

Del latín “luxus”, significa abundancia. Es un deseo sexual arrollador, como el que siento por ciertos miembros del Staff, pero eso es otro tema, no hablo de mi vida privada. En la actualidad este pecado se ve potenciado por la cultura capitalista, que con sus tecnologías invasivas, nos colocan frente a nuestros ojos en forma permanente imágenes pornográficas y referidas a lo sexual hasta en la publicidad de mayonesa. Esto ha incentivado nuevas formas de sexo, como los fono chat, los cam chat, paja por cam, tetas por cam, y cuanta forma de sexo insulsa y  sin previa, que solo fomenta cantidad, pero no calidad. Porque no me van a negar, cuántos boludos hay dando vueltas que tienen tremenda boa pero no sirven ni como lombriz para carnada, la falta de uso se hace notar. Volviendo a los chat, es increíble la cantidad de compañeros de facultad, vecinos, colegas o personas conocidas que uno puede ver en estas cibersalas, eso sí, en un boliche tienen menos levante que Howard Wolowitz. Tras un teclado son García Márquez, personalmente tienen menos luces que el mirador.

La Pereza

El pecado que más practicamos los mendocinos a mi parecer. O no me van a decir que la siesta no es una clara manifestación de pereza, a ver ¿en cuántos lugares existe? No me parece que haya que cortar a las 13 horas para reiniciar a las 16:30, eso genera más gastos en transporte, si se trabajara horario corrido ahorraríamos en energía,  tiempo en los traslados, el centro no sería un quilombo de autos cuatro veces al día, pero no, paramos para comer y como nos excedemos es necesario bajar el morfi con un siestón mínimo de hora y media. Me gustaría trabajar horario corrido así aprovecho más la tarde para rascarme los huevos y ver los exitosos programas de TV del Canal 2 de Supercanal. Otros casos de pereza serían, ir al Átomo que está a dos cuadras de tu casa  en auto, no levantarse para ir a misa por haber estado de parranda en famoso after hour  de calle Mitre hasta las 10 am (al margen, les informo a las lectoras que si su novio va a ese after está expuesto a ser presa de travestis y homosexuales que procurarán ponerlo ebrio así se lo manyan, no es porque lo haya llevado a cabo, solo observo que eso es moneda corriente allí).

La Avaricia

Dos palabras que resumen este pecado: Familia  Vila … eeeee (si me pasa algo me pueden llevar flores a la fuente del Toro del Dalvian, ahí estarán mis cenizas). Para la cultura oriental, este pecado está signado por una incorrecta creencia que la acumulación de bienes está asociada a la felicidad. En Occidente se ve relacionado con el soborno (hablando de barrios privados), la traición, la deslealtad. La avaricia es transitar una vida pobre de contenido, aspirando a morir rico. A nivel mendocino, la creciente cantidad de Casinos nos demuestra el nivel avaro del menduco promedio, y los que aún quedan por construir, entre ellos, uno que está promoviendo el Rubén Miranda para convertir así  Las Heras en la famosa “Las Vegas de Cuyo”. Sueldos completos de jornaleros, viñateros, y pobres de mente e ignorantes se diluyen en estos antros lúdicos. En el radio del Gran Mendoza podemos enumerar cinco casas de juegos, pero en todo el territorio provincial este número es superado ampliamente. La Tómbola Combinada también es una manifestación de avaricia, lo que me lleva a pensar que Hugo Torrente es el mismo demonio que se manifiesta a través del cuerpo de  un boludo.

La Ira

La ira es un pecado que vemos manifestado a través de la violencia, la irritabilidad, la furia o el resentimiento. Entre las acciones que pueden provocar la ira o furia podemos mencionar: la paja que tienen para atender ciertos mozos de diversos lugares de esparcimiento gastronómico, la mala leche que tienen los EMPLEADOS, SI EMPLEADOS  de los boliches como son los RRPP, Patovicas, Barman, Cajeras, personal de limpieza, etc. A ver, nadie los obliga a ese trabajo, hubieran estudiado, pero resulta que los clientes somos víctimas de su mal humor por la pobre y vacía de contenido vida que tienen, y encima les pagamos el sueldo para verles la cara de orto. Ira me provoca la mala programación de los canales de TV de Mendoza, todo copiado de los porteños, y las producciones locales dejan bastante que desear, se nota que como para amoldarse a la Ley de Medios arman programuchos baratos y de escaso contenido. También me provocan ira los limpiavidrios de la Costanera, los que te dejan la estampita en Peatonal, la mugre del Mister Dog,  la bicisenda de Mariano Moreno (límite Cdad-G.Cruz), el olor de las acequias de la Arístides, los cuetazos en la calle San Juan frente a las torres de República de Siria, la mafia de la prostitución en las calles mendocinas, el estacionamiento en doble y hasta triple fila frente a la Escuela Patricias Mendocinas a la salida de los estudiantes. Me pone re loco la cara de orto de los chinitos del mercadito de la otra cuadra, los horarios de consulta docente en la facultad a las 8 am y que la muy perra-malcogida docente no vaya, me saca preguntar una dirección y como buenos pueblerinos te miren con cara de desconfianza y te manden a cualquier parte, me ponen como pito los extranjeros ebrios que se ponen a gritar en todos lados, la tranquilidad del forro del locutorio para darte cabina, la suripanta que te caga el chongo cuando ya lo pusiste en pedo y lo convenciste que su primer experiencia homosexual con vos no va a ser mala y que sos una tumba, maldita zorra.

La Soberbia

Orgullo, vanidad y arrogancia se entremezclan para darle contenido a este pecado. Es la sobrevaloración de sí mismo sobre los demás, podemos nombrar como ejemplos a Gaby Canci (él jura que sus producciones son del primer mundo), Gise Campos (la hueca está convencida que está en la RAI con altos niveles de rating), Celso Jaque (que creía que estábamos en Noruega durante su gobierno), los muchacho de La Cámpora (hoy perseguidos en Maipú), todas las mariquitas mendocinas obvio, y algunos escritores de webs que apuntan a hacer humor. La soberbia es creer la superioridad propia, el creer que lo mío es mejor, yo soy mejor. Está latente en la noche mendocina, desde los ridículos que copan las pseudo vip de Mendoza, pasando por la competencia de ver quien pasa mejores y más días de vacaciones en la ya quemada Reñaca, hasta llegar a refregar en qué barrio privado uno vive (típico de mendocino). Me he cansado de escuchar esos pelotudos que en una reunión social, y más si hay minas ricas, se quieren hacer los sabiondos, y los escuchás hablar en lenguaje primitivo sobre temas como Historia, Economía Internacional, Química Inorgánica, Fútbol Europeo, Psicología Social, Danza Teatro, y cuanto otro tema salte sobre la mesa. Sumemos como muestra de soberbia las famosas frases: “Los asados que yo hago son mejores, así que me tocás la parrilla y te corto la chota”, “El Fernet que yo preparo es una bomba, vos lo hacés muy liviano, sos muy gay”, “Hoy superé mi record en el gym, hice 50.000 abdominales, después me dí una vuelta al lago, y como estaba fresco ayudé a mi primo en su mudanza”¡¡¡Boludos!!! Ellas manifiestan la soberbia a través de frases como “Si yo fuera la coreógrafa de Vendimia le cambio tantas cosas”, “Ay mi amor yo solo compro en Juleriaque”, o “¿Dieta? ¡¡¡olvidate!!! como todo lo que me gusta y te juro que no engordo”.

La Envidia

Este último pecado se hace manifiesto, cuando una persona envidia la felicidad de otro, no solo obtenida por la adquisición de un bien material, sino por haber logrado un estado mental, social y anímico superior. El mendocino típico es muy envidioso, te envidian la ropa, el auto, la novia o novio, las amistades, tu trabajo… ¡¡¡TODO!!! Siempre mirando hacia el que tienen al lado. Pero más nos envidian los sanjuaninos, esos indios nos copian todo, pero en versión berreta. En Mendoza la envidia es moneda corriente, y genera mentiras, porque es típico que por hacerse ver, y ante la inferioridad, es necesario acudir a fábulas. Moneda frecuente en ambientes hetero y homosexuales, la envidia se hace presente en todos lados. También nos envidian los chilenos “Yaaa pooo que tienen mucha tierra weones”, “Ustedes sí que comen y beben rico y barato cabro”, “Las argentinas tan muy buenas compadre”. Y nosotros les envidiamos la playa cerca, que pueden comprar dólares sin que la AFIP te rompa el tuje y no se tienen que fumar las Cadenas Nacionales.

Bueno queridos lectores, me despido de esta extensa nota… ¡¡¡¡¡PEQUEN Y SEAN FELICES!!!!!

Les dejamos las fotos en alta resolución para que se las descarguen y las aprecien en todo su esplendor, la contraseña es: www.elmendolotudo.com.ar

Nuevamente agradecemos al maestro Gerardo Herrera por su inmenso laburo, pueden ubicarlo en su Facebook:

También podes leer:
Grandes obras públicas que engrandecen Mendoza

El año pasado escribíamos:
Limpiavidrios ¿que opina mendoza?

ETIQUETAS: