Mensaje inoportuno

Este es un clásico, ¡un superclásico diría yo! Y aunque todos, cuando se nos pasa el pedo, nos queremos pegar un tiro en el medio del órgano que mayor dolor cause, volvemos a repetirlo una y otra vez. A veces nos arrepentimos más, otras menos, pero reiteramos una y otra vez la misma cagada.

Domingo 13:43 pm. Los vecinos parecen estar todos despiertos y con su simpático ir y venir logra que salgas del precioso sueño en el que te encontrabas fundido. Los rayos de sol entran por la ventana, lo que dificulta aun más que abras los ojos. Después de que logras despegarte las sabanas (porque claro, en pleno Mendoza, en pleno febrero, en pleno mediodía, el calor se hace sentir), te levantas atontado con dirección directa a  la heladera en busca de tu preciada botellita de agua, la cual estrujas hasta la ultima gota como si hubieras estado un mes entero en pleno desierto del Sahara. De repente la primer idea que viene a tu mente es ¡que hijueputa, fue grande el incendio!

Luego procedes a ir al baño, descargar los últimos líquidos almacenados de la noche anterior, lavas tu cara, te cepillas los dientes y de repente encontras que en el espejo hay alguien muy parecido a vos, ¡pero con una cara de hecho bosta increíble! Tu cuerpo se dirige nuevamente hacia la cama, y en el camino manoteas nuevamente la botellita de agua. Te das cuenta que tus pasos son torpes y atolondrados, pero lo único que queres hacer es seguir durmiendo.

Llegas a tu preciosa camita, manoteas el celular para ver la hora y automáticamente te das cuenta de la cagada que te mandaste. Para verificar que podes estar en lo incierto, vas a los mensajes enviados y ahí esta: el pedo del siglo materializado en un montón de palabras sin sentido enviados a ESA persona X.

Y acá se dan tres posibles variantes:

a) Te respondió y de gilun que sos nunca lo advertiste.

b) Jamás respondió, porque claro, su estado era mejor que el tuyo, ya había levantado algo o realmente para ESA persona X no sos un cuerpo irresistiblemente sexy (o las 3)

c) Prestando mas atención te das cuenta que ESA persona X está en tu cama aun torrando.


No importa quien es esa persona X, no importa si la pasaste bomba (que lo mas probable es que ni lo recuerdes) o si hoy te vas a matar masoquizandote con sus fotos porque reconfirmaste que no te registra…Solo estas seguro que si le escribiste estando hasta las manijas es porque en tus momentos de conciencia entendías que no debías hacerlo. (Y el 99% de las veces los motivos son contundentes). En lo mas profundo de tu ser, tu inutilizada conciencia te repite que te mandaste un cagadon.

Es por eso hago un llamado a la solidaridad para que las empresas de celulares realmente diseñen un programita para verificar el estado de alcoholemia de una persona antes de enviar los mensajes, para que vuestros amigos en vez de cagarse de la risa en el momento del crimen nos peguen un coscacho en la nuca logrando que nuestras embriagadas neuronas hagan un poquito de sinapsis (debería haber un moderador designado) o simplemente para que el Señor nos ilumine con su sabiduría y luz divina y finalmente dejemos de cometer semejantes mendolotudeces.

Muchas gracias y disculpa la hora de los mensajes.

También podes leer:

Excusas Pelotudas