Mujer: cómo sobrevivir en un curso lleno de varones

Sobrevivir en un curso lleno de hombres es sin dudas mi logro más grande después del título, sobre todo porque el título todavía no llega, pero bueno, todo no se puede. No voy a negar que no me simpatizó en lo más mínimo darme cuenta que por algún tiempo iba a ser la única mujer del curso, pero con el tiempo uno se acomoda, como dice el dicho: «Si no podés contra ellos, unite». No, no hice un tour por Penelandia ni mucho menos, pero con la práctica, y pidiedo opiniones del otro lado, le encontré sus cosas buenas y malas, y de ahí les puedo decir cómo sobrevivir una carrera maple de huevos:

Imposible no sentirse observada: A la timidez dejala en la puerta, porque es fija que apenas la cruces mínimo un tercio de la población te va a relojear hasta el apellido. Lo que me lleva a explicar que depende de la carrera es la índole de esa mirada. Si te metiste a diseño o algo más o menos artístico, te van a mirar toda…la ropa y te vas a sentir cómoda en tu nuevo grupo de amigas. En cualquier otra carrera te van a mirar que sos mujer y si estás ponible, corta. No te sientes en el rincón con cara de pánico, no muerden, a menos que les des permiso y quieras terminar catando entrepiernas. A menos que no estés buena, en ese caso te van a mirar y vas a escuchar un: «Ah mira, una mina», con cara de quien ve un vago nuevo.

La que de los apuntes legibles: Si, es bastante común que los apuntes de una mujer se caractericen por el uso de colores, resaltador, letra legible y la mar en coche. Son el blanco perfecto para que los buitres se te prendan a lo loco antes de un examen y te rodeen como moscas a un asadito al aire libre. Y si estás buena, hacete amiga del loco de las fotocopias y dejáselas a él; o podés optar por aprovecharte de los torrentes de saliva alrededor tuyo y no gastar una sola hora del block en apuntes y resúmenes sabiendo que alguno va a aflojar a un pedido simpático.

Uno más de los pibes: Esto sería la oposición a lo que podés lograr no estando buena, pero muchas veces, si los especímenes que te rodean no tienen mucha idea de lo que es una mujer, ya tienen novia o simplemente no les gustas, te vuelven uno más de los pibes ignorando dicha condición. Si, te enteraste que la novia de Fulano coge mal, o que la ex de Mengano no se depilaba nunca y que la actual de Zutano tiene más cuernos que Rodolfo el reno. Los chismes nos llaman, es obvio, pero lo que no llama es cuando ya ni te escuchan cuando les contás algo por decirle: «Mameeeeeta» a la que pasó justo por la entrada. Después de todo eso, llegás a tu casa, con el ego más baqueta que Moria Casán, a depilarte, a mirar una porno para tomar notas, a revisarle el Facebook a tu novio, y de ahí al gimnasio.

El chamuyo seguro: En las carreras flan casero (puro huevo) es normal que automáticamente se te venga algún valiente a hacerse amigo tuyo, y, al verte sola y vulnerable alejada de las almejas, te tire el lance. La supervivencia nos dice que donde se come no se caga, pero como digo que las mujeres somos rompepelotas con algo tan simple como irnos a comprar una remera, hacemos lo mismo acá, escuchamos a todos pero decimos: «ESEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE» con uno en particular. A menos que te pinte la joda, ahí hace degustación a gusto. A menos que no estés buena, ahí te vas a llenar de amigos.

Ser mujer ante todo: Los meses traen aparejado ese lindo momento conocido como menstruación, pinchado de tomate, descongelamiento de bife, Andrés o la tía del campo. Sabemos que nos ponemos pelotudas, pero tenemos la necesidad de mostrar que somos mujeres y nos ponemos bipolares, contestamos como el orto, nos ponemos melancólicas, y automáticamente les damos a los muchachos la idea que, en efecto, somos un poco como todas. Y claro, ante cualquier reacción no aceptable, tenemos la indefectible pregunta: «¿Ya te vino?». A menos que estés buena, en ese caso podés caer empapada onda Carrie y seguro tenés, mínimo, uno que te ofrece la campera para que no te resfríes.

Como mi experiencia fue bastante particular siendo uno más de los pibes, y poniéndome de novia con uno de mis amigos de ahí adentro, y no estoy a favor del machismo o feminismo, no digo que me paso todo esto, pero puedo decir lo que les puede llegar a pasar, y en base a eso, paso dos consejos simples para quien quiera verlo de un lado más simple:

  • Si estás buena, aprovechate que tenés los apuntes listos para rendir y el ego virgen como decía serlo Wanda Nara.
  • Si no estás buena, te recomiendo que te prepares para tomar apuntes y escuchar cada palabra de clase, siempre es útil para los finales, y te vas a llenar de amigos con los cuales hablar del partido del domingo y de minas en caso que seas torta.

ETIQUETAS: