Perfil turístico = 0% ¿Que nos pasa a los mendocinos?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Quiero arrancar comentando que no soy lo que se podría decir un «tipo de mundo», sino que soy un fisgón muy observador, saca ficha, especulador y crítico. Es por ello que lugar donde voy, lugar donde observo. Y no hace falta ire muy lejos para que entiendan mis quejas. Vamos a comentar los extremos, para después focalizarnos en el medio, que es donde estamos los mendocinos (turísticamente hablando, no me hago más el misterioso)

Sin irnos lejos y para que todos puedan percibir lo que digo, tenemos a Córdoba. Los cordobeses agarran un río de 20 cm de profundidad, te ponen una red de bolley, dos culos bailando cuarteto, un par de melones con vino, unas tablas por barra, unos muñecos agitando y cuarteteando y le mandan: «Mega parador playero archi guaso donde tocó el cuarteto la Leo y la Mona Gimenez», te lo sacan por el diario, la tele, te venden tremendo show y a las dos semanas lo tenes hasta el orto, lleno de turistas y gente siendo feliz con un lugar que sinceramente, es común y corriente. Son mágicos los culiados, son únicos. Su apertura hacia el turismo es zarpada.

Por la otra mano (y sin hablar de lugares lejanos) tenemos a la república de San Luis, que tiene paisajes hermosos, ríos de la puta madre, montañitas, verde a morir, lagos, diques, hoteles, es muy muy hermoso, pero… tiene a los puntanos. Los puntanos son gente común y corriente, ni más ni menos que cualquiera, pero parece que no tienen noción del turismo, o no les interesa. Son desastrozos, tienen mil lugares descuidados y sin explotar, dejados y olvidados. Lugares tremendos que te los agarra un cordobés y te hace un Miami en Argentina.

Y en el diome… estamos los Mendocinos. No entiendo porque atendemos TAN mal a la gente, porque no explotamos los hermosos lugares que tenemos y porque hay que tratar a los turistas como si fuesen el enemigo. Basta ir a la Peatonal para ver el mal trato, la pésima atención y la cara de ogete de los mozos. Y no me vengan que ser mozo es difícil, porque es un laburo como cualquier otro, donde tenes días buenos y días malos, pero es TU función como mozo tener buena cara y no atender como el orto.

Hubo un tiempo que fui mozo (jajajaj me acuerdo del tema de Sui Generis) de mi propio bar, y podría ser lo que fuera el lugar, pero la gente volvía porque la atendíamos de 10, y no porque tuviésemos mejor o peor cerveza, mejor o peores precios o mejor o peor pinta, sino porque sabíamos que nuestros problemas estaban de la puerta para afuera, que eso era nuestro trabajo y que el cliente no tenía porque bancarse nuestros líos o nuestra cara de culo. Y no era dificil poner buena cara y no era complicado ni insoportable. Era solo uso de razón.

Nos quejamos de esto pero somos un desastre en cada aspecto turístico y lamentablemente las excepciones suelen ser las franquicias o las empresas extranjeras. Es una pena que sigamos desperdiciando nuestra hermosa provincia y que sigamos siendo tan déspotas y mal agestados con los clientes.

ETIQUETAS: