Relato dedicado a mi querida suegra Mirta

Mirta es mi suegra… suerte de personaje que hace todo lo posible para que no deje de pensar en asesinarla. Cuando conocí a su hija y me enamore, no sabía que venía con un regalo tan detestable atrás, ¡cómo no me di cuenta antes la puta madre!  Uno cree que va a cambiar algo, pero no, cuando está muy tranquila siempre vuelve a romper las bolas un poco más. Es como una catástrofe natural, la cual uno nunca sabe cuándo viene, pero si viene destroza todo.

Mientras mas conozco a mi suegra, mas compadezco a mi suegro, ¡que huevos el tipo!… es un santo. Está el Papa Francisco y atrás Carlos, mi suegro.

Como olvidar cuando estábamos de novios… ella no quería que saliéramos solos. Siempre estaba poniendo “peros”. ¿Cómo van a ir solos a bailar? Siempre teníamos que ir con alguna pareja. “¿Con quien van?”, “¿Me pueden dar el teléfono de sus amigos/as?”. Algún post 40 que no haya padecido esto me avisa y le hago un monumento.

Si… me tenía cansado. Un día con mi amigo Gringo le dimos el teléfono del Hospital de Maipú, me imagino la cara de desesperación de la vieja loca cuando la atendían del Hospital (año 1996 no había celulares). Consecuencias: un par de meses viéndonos en la vereda en  pleno invierno y sin hablarme.

Otros comentarios también eran:

“¿No es muy lejos ir a Chacras?”… vivíamos en Maipú, ¿dónde concha queríamos que fuéramos?

“Maneja vos nena de vuelta si ves que toma” El R18 y el uno de esa época volvían solos.

“¿Por qué no se quedan a ver una película en ves de ir a bailar?” Siempre soñé responderle “No vieja del orto, es que queremos intimidad para poder garchar tranquilos, y en su casa usted no es como mi suegro que se va a dormir, hasta que no me voy no se va a dormir, para colmo es lo peor ver una película subtitulada con usted” (la vieja chota lee despacio y cada dos segundo te pregunta que decía, grita suspira llora, tiene el teleteatro metido en la sangre), pero jamás me animé.

Antes de casarnos ya empezamos con los problemas. Invitaciones para el casorio: que la tía esta con sus hijos, que la tía aquella con los hijos de los cuales yo ni conocía, cuenta final 400 invitados… bodega del 900, charla privada con mi suegro: “empezar a achicar”, vieja alunada ¿de que se la quiere dar? ¿No piensa que mientras ella invita tanta gente  mi suegro  se rompe el culo trabajando?, esa fue la primera ves que lo vi enojado con ella, es más… le iba a decir de que yo se la tenia mientras él le pegaba, pero todavía no pertenecía legalmente a la familia.

Casamiento: esto merece un par de historias paralelas continuara…

Cuando volvimos de la Luna de Miel, se ve que le cayo la ficha de que la nena no iba a quedarse más en la casa (vivimos al lado), llantos, gritos, “¿por qué no se quedan acá esta noche?” ¿Pero qué le pasa doña?, yo quería estar solo con mi esposa… como consecuencia mi suegra fue la culpable de la primera discusión de nuestro matrimonio. Mi señora me decía “es duro para ella saber que no voy a estar mas cerca”. Yo le contestaba “que se la aguante”. La puta que la pario primera pelea, y ahí me di cuenta de que vendrían muchas más, todo por culpa de la vieja. Es lo peor que te puede pasar que tu suegra viva en la casa de al lado. La ves todos los días y la tenes metida en tu casa a diario. Es así mi suegra, se hace odiar, hace méritos para que tenga ganas de empujarla cuando pasa el metro tranvía.

Después de 5 años de casados, nació nuestra nena, ahí la vieja volvió con más ganas “que la nena puede tener frio”,  “que no le des de comer eso”,  “que no tome aquello”, ¡los padres somos nosotros! es más… después de 10 años de novios y 7 de casados, parece que  todos se están dando cuenta de mi aguante.

Mi Sra. me dijo hace poco: “que paciencia que le tenes a mi mama” (Y si… le tengo paciencia), mi suegro me da consejos, uno solo en realidad: “si va a romper las bolas sácala cagando”. Pero… mi suegra sabe que la quiero, muy pero muy en el fondo, gracias a lo único bien que hizo en la vida: ¡su hija!

Escrito por El Peque para la sección:

ETIQUETAS: