Ser puto

Se puede ser puto con el culo sano y también se puede ser bien macho con la cola a la miseria. Ser puto no es una “elección sexual” es una actitud ante la vida, es una estética particular que tiñe todos los actos de un hombre. Lo mismo el ser macho, que no es sinónimo de ser heterosexual, sino que encierra una ideología, una cosmovisión que supera el hecho menor de que a alguno le guste que le rompan la cola.

Como estas ideas que se me ocurren cuando ando demasiado borracho o demasiado sobrio, son dificilísimas de explicar y convengamos que los lectores de El Mendolotudo no son Umbertos Ecos, voy a dar ejemplos. El que quiera entender que entienda.

Independientemente de que haga en la intimidad sexual es puto un Sr. que no guste y sepa mucho de futbol o por lo menos un deporte con pelota, (el tenis, el vóley y cualquier deporte que se use una red de por medio o pelotas chiquititas no cuenta), como excepción puede aceptarse algún deporte con motor, preferentemente TC grande. Un tipo que es hincha de Ford o Chevrolet, ve las carreras los domingos a las 9 de la mañana y sabe quien va punteando el campeonato es remacho aunque se lo garchen a escondidas de vez en cuando. No sé si voy aclarando u oscureciendo.

Es puto un tipo que no sabe nada de mecánica ni de herramientas, es putísimo llamar al plomero para cambiar un cuerito. Por el contrario es remacho un tipo que al escuchar un V8 mexicano del 74 te dice, “le sopla la válvula de admisión del cilindro 5”, un tipo con ese oído es macho siempre. No es importante que muerda almohadas o sople nucas, es importante que sepa la diferencia entre una Stilson, una Pinza Ford o una Pico de loro.

El que tiene un caniche es puto, el que tiene un rotweiller es remacho, así de simple.

Es puto un tipo que «respeta» a sus amigas, las amigas diosito las puso para empomarlas o cuanto menos intentarlo, alguien que dice “es como mi hermana” es puto aunque se garche a media facultad.

Es puto un hombre que se baña seguido, se perfuma y es coqueto, salvo si esos hechos están relacionados con un levante o un polvo, pero el tipo que por ejemplo en un campamento o salida de pesca de hombres, se peina es puto solo por ese hecho.

Es puto un tipo que escucha digamos a un Sergio Denis, aunque sea casado con hijos y con el culo cerrado como barbie. Por el contrario es machazo el tipo que tararea milongas o tonadas. Un Sr. que entona “Pido permiso, señores, que este tango… este tango habla por mí…” no tiene ninguna posibilidad de ser considerado puto, como venimos diciendo, sin importar cuantos novios le visitaron la trastienda.

Podría seguir “in eternum” citando ejemplo, pero creo que es suficiente para entender lo que quiero decir.

Hace unos años, en “La mesa de los sueños” escuché a un amigo decir que toda cuestión es en definitiva una cuestión estética, comparto ese trasnochado y elaboradísimo pensamiento. Y ser puto no es ajeno a axioma. Ser puto no es recibir carne por popa, ser puto es en definitiva, como todo, una cuestión estética.

También podes leer:

Motivos por los que desprecio a los tacheros

El año pasado escribíamos:

Eros Branca y la música de moda

ETIQUETAS: