Viajes & Turismo: comunidad para chotos y pacatos

A mí me gusta viajar. Pero no lo hago seguido. En parte por la economía que me tocó vivir, en parte porque soy pajero para algunas cosas, y en parte porque me desespera pasar tiempo averiguando cosas fundamentales por su dificultad para acceder a ellas.

Me pone nervioso estar más de tres o cuatro horas para conseguir tres o cuatro tarifas de pasajes vía internet. Me idiotiza  consultar por teléfono las mismas cosas con distintas personas. Me estresa pensar en que por más horas que no duerma durante la travesía, siempre habrán cosas que no voy a poder visitar. Y eso, en parte, es porque como muchos de ustedes, las veces que he viajado al exterior o interior del país (fuere el lugar que fuere) pierdo mucho tiempo rastreando  cosas fundamentales para pseudos viajeros como yo.

Siempre me pregunté qué piensan los editores de diarios y revistas a la hora de crear un suplemento de Viajes & Turismo, que valga la redundancia, la mayoría de las veces ese suplemento termina llamándose “Viajes & Turismo”.

Se cansan de usar las mismas fotos para los mismos lugares que año a año publican en esas páginas. Si hablamos de la India, tenemos la foto del Taj Mahal. Si leemos de Francia, tenemos la foto de la torre Eiffel. Si miramos un título de “China, una ventana al futuro” vamos a ver una fotografía de la gran muralla iluminada estéticamente de manera tal que se note su modernismo a pesar de los miles de años que tiene. En fin. Siempre lo mismo.

¿Por qué en vez de pensar en ese multimillonario que está por tomarse una vacaciones de 45 días por Europa, estos editores no piensan en el común denominador? ¿Acaso no saben que a estas personas sus viajes se las arman las empresas de turismo? ¿Realmente creen que por hacer una edición especial de “Marruecos, un país con clase y estilo” van a influir en la decisión de estos pacatos?

Sueño con cruzarme con un suplemento en el que si hablan de España, que me recomiende buena cerveza y a precio normal,  o a qué cadena de supermercados me conviene ir. Me emocionaría abrir un suplemento en el que si hablan de Perú, me desasne sobre los recorridos de colectivos, el costo de los boletos o los precios de hostels y comida callejera (y en este caso, qué comer y qué no). Saltaría en una pata si al leer un suplemento que hable sobre Uruguay, vea que no se nombre a Punta del Este y sí cuente los tipos de playas que hay, las diferentes tarifas de taxis o remises, dónde y cómo comprar carne para un asado, etc.

Aprovechando el mundial, me encantaría toparme con un suplemento en el que si hablan de Brasil, me enseñen frases en portugués fundamentales para desempeñarme en lo cotidiano, como por ejemplo “¿Dónde encontrar un lugar para comer?” o “¿En dónde encuentro buenas prostitutas” o “¿Qué onda la marimba de acá?” o “¿Dónde puedo comer por 15 pesos?” y cosas por el estilo, que al simple mortal realmente le sirva y utilice.

Siguiendo con el país vecino, también sería bueno que cuenten sobre las tarifas de alojamiento, pero no de un hotel cuatro o cinco estrellas, sino de un hostel en el que se conviva con nueve personas por habitación. O si hablan de diversión nocturna no me vengan con los boliches más top de Río porque el que viaja al mundial, la guita la va a destinar en otra cosa. Y el que realmente tiene la tarasca, seguramente ya los conoce.

Queremos leer sobre bares con promociones, de barras en donde la cerveza la sirvan helada y la caipiriña en vasos de litro. Queremos ver fotos e imágenes de lugares y calles por donde vamos a patear cuadras y cuadras, y que por supuesto nos comenten sobre su peligrosidad.

Además queremos leer qué hacer si un amigo cae en cana. Qué papeles llenar, que decir, que no decir, a quién acudir, etc.

Me explayé sobre Brasil porque seguramente será el país en donde la mayoría de nosotros tiene pensado viajar, pero esto es para todo lugar, incluyendo provincias argentinas.

Realmente, el diario o revista que saque un suplemento así, rompe un esquema provincial en el que vivimos inmersos hace décadas.

(Se las dejo picando).

También podes leer:
Trama y ensayo sobre el pito

El año pasado escribíamos:
Psicología barata 3: Pegando abajo

ETIQUETAS: