Todas las mujeres tienen celulitis, sabelo persona

No contestes al teléfono. O te vas a arrepentir. Tus peores pesadillas se van a hacer realidad. Vas a desear estar muerta. Para no tener que enfrentarte a…  la llamada…

Riiiiiiiiiiiiiiiing! Música de suspenso. La chica adolescente suda y duda en atender. Tiene miedo. Sus ojos están desorbitados del terror. Riiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiing! El teléfono suena con insistencia. La muchacha cierra todas las ventanas. Riiiiiiiiiiiiiiiiing! Siente que la paranoia va a volverla loca. Finalmente,  la chica se decide y coge el tubo. Sí como oyeron, la chica coge el tubo. –Hola- dice con la voz temblorosa. Del otro lado, un silencio mortal, hasta que una voz sensual de mujer, bien de zorrita le contesta:

-Hola, soy la celulitis, y llegué para quedarme.

Se corta la comunicación. La chica huye despavorida hacia el  espejo. Levanta su pollera. Coge sus muslos, apretándolos suavemente. Y sí, allí estaba: la famosa piel de naranja se reflejaba en el espejo. -¡¡¡¡¡¡Maaaaaaaaaaaamaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaá!!!!- Gritó con fuerza. Pero su madre ya no podía ayudarla, había caído en la misma trampa mortal  unos cuantos años atrás.

A partir de ese día, las crueles luces de los probadores se convertirían en su principal enemigo. La chica llorará cada vez que acuda a comprarse un bikini. Fin. Créditos. Cortina musical: “Carry you home” de James Blunt.

Sí, aunque no lo crean, muchas mujeres en el mundo viven esta realidad como una auténtica pesadilla, digna de retratarse en una película de terror. Problemática común que afecta a  más del  90 por ciento de las mujeres, la celulitis obedece a múltiples causas: genéticas, hormonales, alimenticias. Está muy  relacionada, aunque no siempre,  con el estilo de vida: el estrés, el sedentarismo, el cigarro, entre otras cosas,  favorecen  la aparición del tejido adiposo. Es un fenómeno netamente femenino, ya que es muy raro encontrar celulitis en los varones.

Para informarnos sobre esta cruel realidad, El Mendolotudo consiguió una entrevista con la fantástica Jesi Mar Tirio, modelo y empresaria de la estética, dueña de uno de los spa más importantes de la provincia.

–          Señorita Jesi Mar Tirio, ¿Podría contarnos cómo tratan  en su spa el problema de la celulitis?

–          En nuestro spa apuntamos a que las chicas se vean y sobre todo se sientan divinas… por eso ofrecemos toda una serie de tratamientos que permiten eliminar por completo la celulitis.  A nuestras clientas les ofrecemos mesoterapia, presoterapia, vela smooth, carboxiterapia, termosudación, drenaje linfático. Después de una buena cantidad de sesiones y de colocar buena moneda, te garantizamos que podés ir tranquila a la playa, a la pile, a jugar al tennis luciendo increíbles mini-shorts sin miedo al qué dirán. Además, hay que aclarar que es importantísimo hacer mucho ejercicio y sobre todo cuidarse mucho mucho con la alimentación: mucha verdurita, mucho yogurt. Los tratamientos son muy costosos pero realmente valen: vas a ser una infeliz, te vas a privar de todo y vas a pasar horas encerrada en el spa sin joder a tu marido mientras él se ve con su amante, pero te garantizo que los demás te van a ver divina.

Pero como en El Mendolotudo hacemos periodismo serio, nos interesó indagar la otra campana. La del hombre común, laburante, que camina al medio día por San Martín y Garibaldi. Allá nos fuimos y nos dedicamos a entrevistar este tipo de ejemplares. Para la pregunta ¿qué te provoca la celulitis en las mujeres?, obtuvimos los siguientes resultados: 85%, dijo que le es indiferente, ya que todas tienen; 14% manifestó que le excita, ya que es muy femenina; y  1% directamente declaró no tolerarla. Ante la pregunta: si tu pareja te plantea que quiere invertir mucho dinero en tratamientos contra la celulitis, ¿qué le aconsejarías?; el 1% respondió que la apoyaría, el 2% dijo preferir invertirlo en un viaje juntos y el 97% manifestó: – prefiero que se haga las tetas-.

En fin, dejando de lado el machismo de nuestra sociedad que queda en evidencia en la última respuesta, (ese tema ya fue abordado por la autora, hacer click aquí)  es interesante destacar lo siguiente: sólo para nosotras la celulitis es un problema, para ellos no. Somos nosotras las que la vivimos como un defecto, no ellos. Para los varones sanos de nuestra sociedad, estar buena o no estarlo, no pasa por la celulitis. En las más importantes obras de arte de la historia de la humanidad, las mujeres lucen libremente sus muslos con pocitos. Lo artificial, lo antinatural, son los modelos photoshopeados impuestos. Porque al mercado no le sirve una mujer libre y conforme consigo misma. No es negocio.

Si, como dicen los científicos, el 99% de la población femenina tiene celulitis, entonces la celulitis es algo que nos iguala, que nos hermana casi tanto como el tener chochito. ¿Alguna e ustedes es capaz de negar su chochito? No. ¿Alguna de ustedes va a ser capaz entonces de sentirse menos, de sentirse acomplejada o traumada por tener celulitis? ¡Menos que menos! Rompamos definitivamente con los modelos de mujeres irreales impuestos por los medios, y aprendamos de una vez por todas a querernos como somos. Hagamos deporte, comamos sano y no fumemos, pero hagámoslo por nosotras mismas y nuestro bienestar, no en un esfuerzo infructuoso por ajustar nuestros cuerpos a moldes macabros. ¡Mujeres del mundo, uníos! ¡Sólo así seremos libres de la opresión del mercado sobre nuestros cuerpos!

Si sos mujer, tenés celulitis, y sos feliz, poné me gusta. Si sos varón y te importa un joraca la celulitis, también poné me gusta. Unamos voluntades por una Mendoza mejor, con gente menos traumada y más feliz. 

También podes leer:
Mendoza, sus festivales y… ¡Viva Perón!

ETIQUETAS: