Todo sobre Bosnia y sus miles de conflictos

A fuerza de ser sincero, antes era más fácil en los Mundiales de Fútbol, juagábamos contra Yugoeslavia. Pero la famosa autodeterminación de los pueblos, armó este semejante quilombo… Croatas, Serbios, Serbo-bosnios, albaneses, kosovares ¡y la reputa que los parió!

Todo comienza un día de 1918, recién terminada la primera Gran Guerra, la precursora de la ONU, propicia la creación del reino de los serbios, croatas y eslovenos a la que posteriormente (1929) llamaron Yugoeslavia. País que estaba destinado a fragmentarse por su composición multiétnica. Formada por cinco pueblos, que además de hablar cuatro idiomas diferentes, profesaban también tres religiones distintas. La lógica pugna de controlar o imponerse unos a otros, le daba una inestabilidad manifiesta. Debemos necesariamente hacer mención a la coyuntura que se vivía a principio del siglo XX, el auge de los nacionalismos y la caída de los Imperios aglutinantes en Europa, no hicieron más que reavivar la llama de las independencias.

Durante algunos años, después de la Segunda Guerra Mundial (1938/1945) estos pueblos estuvieron firmemente unidos por la dictadura de izquierda del Mariscal Tito. Éste desarrolló un sistema de gobierno federal y equitativo, a fin de alcanzar la mayor igualdad entre los pueblos co habitantes. Organizó el Estado en seis Repúblicas a saber: Bosnia – Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Macedonia, Montenegro y Serbia. Más dos provincias autónomas dentro del territorio Serbio: Kosovo y Voivodina. Todas obedecían al poder central, que era el encargado de regular las relaciones entre todas ellas.

Tal era la fragilidad del Estado, que el Mariscal Tito, instituyó una presidencia colectiva para sucederle en el poder. Los ocho miembros, uno por cada república y provincia autónoma, debían gobernar Yugoeslavia de manera colegiada y por turnos. Un mecanismo que funcionó bastante bien durante los años 80, pero se sacudió cuándo a los nacionalismos chauvinistas se le sumó una fuerte recesión económica y una nueva situación geopolítica (la caída del comunismo en la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas).

Croacia y Eslovenia prosperaban, pero Kosovo necesitaba de subvenciones estatales. Por otro lado Serbia, la de más población y la que más presencia tenía como el 4º mayor ejército de Europa, pretendía tener una supremacía en el gobierno colectivo. Los Serbios fueron pragmáticos al momento de resolver conflictos internos, como por ejemplo el conflicto en Kosovo con los Albaneses repatriados, los Albano Kosovares Residentes y los Serbios que habitaban esa ciudad. Abolieron la autonomía de Kosovo, argumentando que la mayoría Serbia de la ciudad estaba siendo desplazada y hostigada por los Albaneses.

El Partido Comunista Yugoeslavo, ante el fin de la llamada “Guerra Fría” tuvo que optar por la apertura política, apertura que encaminaba hacia la democracia. Esto no hizo más que avivar los fuegos nacionalistas que ardían sin cesar. Los antagonismos recrudecieron y cada pueblo, se lanzó en una carrera alocada, a fin de definir su situación, no solo en su república, si no ante el mundo.

Esta democracia sacó a la luz, a los partidos no solo de izquierda, si no de ultra derecha cómo el Partido político llamado Comunidad Democrática Croata, liderado por Franjo Tudjman, o la agrupación Serbia de Slobodan Milosevic, que venía de un socialismo reciclado en un nacional socialismo.

Los años 90, fueron de una gran crisis económica, agravado por el aspecto político y social. Los gobiernos de las distintas repúblicas, comenzaron a tomar medidas unilaterales e inconsultas al órgano colegiado que debía de gobernar. Fue el principio de la escala bélica. Ya que las decisiones afectaban a las demás. Se convocaban a referéndum, los ciudadanos de Eslovenia, Croacia, Macedonia, Kosovo y Bosnia – Herzegovina, votaron por la INDEPENDENCIA. Los Serbios se opusieron, total, el ejército era controlado por ellos. Encima, los Serbios que vivían en la región croata de Krajina, proclamaron su propia república.

Ya en 1992, el 63% de los Bosnios, se declararon a favor de la secesión, a lo que los Serbios (minoría) que habitaban Bosnia, respondieron creando la República Serbia de Bosnia. La zona en litigio más mestizada, era la de Bosnia – Herzegovina, población compuesta por un 44% de eslavos musulmanes, un 31% de Serbios ortodoxos y un 17% de croatas católicos. Los Eslavos musulmanes, querían un república independiente, los Serbios unirse a la llamada Gran Serbia y los Croatas, anexionarse a Herzegovina. La cagada que se armó fue a tres frentes: participaron las fuerzas armadas de Bosnia, dirigidas por el presidente Musulmán Izetbegovich desde la ciudad de Sarajevo y los ejércitos Croata y Serbio Ferderal, liderados por Tudjman desde Zagrev en Croacia y por Milosevich desde Belgrado en Serbia. A todo esto, se sumaron milicianos islámicos bosnio-Croata y serbo-bosnios. Estas tres facciones y en particular la de los serbo-bosnios comandados por el psiquiatra Radovan Karadzic y su principal ideólogo y jefe militar Ratko Mladic, fueron los artífices de la más inhumana matanza de civiles, al realizar la tristemente célebre “limpieza étnica”. Aniquilaron y expulsaron de los territorios bajo su control, a aquellos que no pertenecieran a su pueblo, sin discriminar entre hombres, mujeres y niños.

Al principio del conflicto, los Serbios coaligados con Montenegro, formaron una nueva Yugoeslavia, ocupando dos tercios de los territorios de Bosnia. Sitiaron su capital, Sarajevo. Sitio que se extendería por ¡43 meses! Ante el genocidio, la ONU y la Unión Europea, trataron de mediar en el conflicto haciendo negociar a las partes. Pese a las sanciones económicas y la restricción de la venta de armas y combustibles, el principio del fin de la lucha, se daría por una tercera vía.

Los Estados Unidos lograron un acuerdo entre los bandos Croata y Musulmán. Estos pelearon unidos contra los Serbios. Si bien el acuerdo era endeble, era algo… Respaldados por las potencias mundiales, se ofreció un plan de pacificación. Consistía en dividir Bosnia en dos partes, una para cada una de los beligerantes. Pero los Serbios iban ganando la guerra. No les interesaba negociar un carajo. Lo absurdo de ésta situación, era que las mismas sanciones que regían sobre unos, caía sobre los otros… así de ésta manera, mantenían a los croatas/musulmanes en inferioridad bélica con respecto a los Serbios. Para subsanar esto, la ONU, tomó acciones militares directas a través de la OTAN… los cascos azules que antes tenían prohibido combatir y solo debían limitarse a las tareas humanitarias, ya ocupaban gran parte de Sarajevo y la fuerza aérea norteamericana se dedicó a las operaciones de bombardeos quirúrgicos. Los Serbios por intermedio de Karadzic, pasándose por las pelotas a las convenciones bélicas más básicas, tomaron como rehenes a cascos azules e integrantes de la Cruz Roja, y los encadenaban a puentes y otros potenciales blancos de la aviación de la OTAN. Saqueaban los convoyes con la ayuda humanitaria y reflotaron los “campos de concentración” y se ensañaron con las poblaciones supuestamente protegidas por la ONU. El climax fue durante 1995 en la ciudad de Srebrenica, donde miles de varones musulmanes, fueron masacrados.

La Otan comienza a bombardear las posiciones Serbias en Bosnia y a su vez, Croacia se lanza a la reconquista de Krajina y con sus “aliados” islámicos, que habían recibido armas y pertrechos de los países árabes, avanzaron y lograron recuperar la mitad. Así prácticamente, la colación croata/musulmana, había logrado la cuota de territorio que se habían propuesto a costa de los Serbios… Ya en franca retirada, decidieron sentarse a negociar.

Milosevich, Tudjman e Izetbegovich, firmaron los acuerdos de Dayton (USA). Éste acuerdo ponía fin a la guerra. Para garantizar esta precaria paz, la OTAN tuvo que desplegar 60.000 soldados en los territorios antes en conflicto, es decir las dos mitades de Bosnia-Herzegovina la Federación Croato-musulmana y la república Serbia de Srpska. Parte del acuerdo, fue también la entrega a los Tribunales Internacionales, de los criminales de guerra.

El Tribunal Penal Internacional de La Haya. Imputó en 1996 a 75 personas por lo sucedido en Bosnia. 54 Serbios, 18 croatas y 3 musulmanes. Entre los más tristemente célebres están Radovan Karadzik, Ratko Mladic (prófugo) y Slobodan Milosevic.

Radovan Karadzik
Ratko Mladic
Slobodan Milosevic

La capital de Bosnia Herzegovina, Sarajevo, fue sitiada durante 43 meses, en ese lapso, murieron aproximadamente 10.000 habitantes, entre ellos 3.500 niños, la mayoría por francotiradores.

En la ciudad de Srebrenica, fue la mayor matanza de humanos después del genocidio cometido por los nazis. Unos 8.000 varones musulmanes de entre los 12 y los 60 años, fueron fusilados.

Las violaciones masivas, aún hoy están sin castigo. La Cruz Roja, tuvo que retirarse, debido a las bajas causadas por los bandos en conflicto. Los Serbios también tuvieron su cuota de horror, unos 200.000 serbios tuvieron que huir de Krajina, ante el avance de las tropas croatas. Durante la contienda perdieron la vida 200.000 bosnios otros 200.000 terminarían lisiados, una cuarta parte son niños, y más de la mitad de los 4.4 millones de habitantes, tuvieron que dejar sus viviendas. Seis de cada diez viviendas, fueron arrasadas. Los servicios básicos, cómo agua, puentes y servicios eléctricos, terminaron en ruinas y un tercio de las escuelas y hospitales, quedaron impracticables.

Tengo entendido que la Dirección de Escuelas de la Provincia de Mendoza, quiere aprovechar las fechas mundialistas, para que los alumnos investiguen y aprendan más sobre los países que participan en el torneo. Bueno Señora Profesora María Inés Avrile de Vollmer, Directora General de Escuelas, acá desde el Mendolotudo le tiramos un centro, para que no digan que siempre estamos en la pavada.

PD: También hay una nota Sobre La República Islámica de Irán. 
PD1: Esta nota está dedicada a mi amigo El Gurkha, cuya curiosidad me pone a laburar.

Fuentes consultadas:
• Wikipedia.
• Youtube.
• History Channel
• Discovery Channel
• HyV

ETIQUETAS: