Todos somos CHARLIE: “El amor es más fuerte que el odio”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hace dos días en la mañana francesa, minutos después de las 11hs, tres personas fuertemente armadas entraron en la sede de una revista satírica en París y mataron a una docena de seres humanos, entre ellos, el redactor en jefe del hebdomadario, caricaturistas, empleados, un economista y agentes de seguridad.

Como era de esperarse, todos los franceses salieron a manifestarse a la calle en todas las ciudades. Adultos, adolescentes, niños, abuelos se reunieron en las principales plazas y puntos de concentración llevando un cartel negro con letras blancas que decía “YO SOY CHARLIE”. El motivo iba más allá de la pérdida lamentable de esas vidas abatidas en la mañana… Sentían que los tres locos asesinos les habían matado sus principales valores republicanos: libertad, igualdad y fraternidad.

Charlie Hebdo es un revista semanaria (Hebdo = hebdomadario = semanario) cuyo eslogan era “diario irresponsable”. Fue creada en los años 1970 con motivo de satirizar los extremismos en todas sus expresiones. Siendo una revista-papel con forma de periódico, sus portadas coloridas y caricaturizadas llamaban la atención de cualquiera. Su contenido burlesco, sus dibujos, su sátira y su humor un tanto especial llevaban a cualquier ciudadano, francés o no, a perderse en sus páginas y delirar un poco con alguna barbaridad social reflejada en su impresión.

Gracias a las ideas que la religión musulmana pregona y lamentablemente para ellos, el más retratado resultó ser el profeta Mahoma quien en muchas oportunidades Él mismo criticaba a su propia religión y a sus propios seguidores. Y para los que no lo sabían, resulta ser que según el islam, retratar al profeta es un delito que sus seguidores deben vengar. Peeeeeeero… resulta ser también que Francia es un estado laico. Esto quiere decir: el Estado no sostiene ningún culto. Hay libertad religiosa. Cada cual en su fuero íntimo puede profesar el culto que desee, aunque en los espacios públicos, TODOS deben respetar la laicidad. Entonces entramos en un conflicto de libertades:

1) Libertad de prensa como principio republicano.

2) Libertad de culto en un Estado laico.

3) Libertad de expresión.

4) Libertad de empresa o asociación.

… y podía seguir con un sinnúmero de libertades. Ahora… creo que nos estamos olvidando de algo más importante: ¿y la vida?

¡SEÑORES! 12 personas murieron… Ninguna religión dice que matar al otro esté bien. Todas las religiones condenan el homicidio a su manera. ¿Acaso no es más importante RESEPTAR la vida del otro? Creo que en la escala de valores de cualquier ser humano está por encima de toda creencia o religión y cualquier libertad, el DERECHO A VIVIR.

Ayer, todos fuimos CHARLIE… No existen fronteras o idiomas que nos haya separado. La historia habla por sí misma. Miles de cabezas fueron cortadas; las revoluciones y las guerras tuvieron un motivo: poder llegar al día de hoy con el respeto a los derechos como bandera.

Hoy, todos somos CHARLIE… el dolor de todo un pueblo se manifiesta también en el dolor de todos los que hacemos lo mismo: nos reímos de nosotros, nos burlamos de todo pero estamos tratando en cierta manera de abrir los ojos sobre las miserias sociales; sobre nuestras propias miserias como seres humanos.

El atentado a Charlie Hebdo no cumplió su objetivo… Tuvieron que ser sacrificadas 12 vidas para que todos nos diéramos cuenta de que las ideas nunca mueren. Y que al “enemigo” no se lo derrota de esa manera, sino que se lo vuelve más fuerte.

Les dejo una de las portadas más representativas para mí de esta revista:

EL AMOR, MÁS FUERTE QUE EL ODIO

Lo único que deseo es que mañana ya no seamos más CHARLIE.

ETIQUETAS: