Turismo en Mendoza o cómo cansarse de no hacer nada

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hay muchas cosas que me indignan de Mendoza, muchas cosas que veo que hacemos mal, que nos equivocamos, que hacemos “agua”. Tengo un extenso libro de quejas perfectamente detallado en mi mente, pero como mi postura no es solamente la de quejarme, trato de pensar en soluciones para esas quejas, con ánimos de poder hacer algo por mi provincia en algún momento que la vida me lo permita.

Pero hay algo que no puedo digerir, que no puedo controlar, que no puedo entender porque. Porque una cosa es hacer las cosas mal, pero hacerlas y otra muy distinta es no hacer nada, o dejar pasar las oportunidades, o desaprovechar la realidad sin motivos concebibles para un simple y ordinario civil como yo. Estoy hablando del turismo en Mendoza.

¿Cómo podemos ser tan inútiles, tan mediocres, tan dejados y dormilones? ¿Cómo el ministerio de turismo de Mendoza no tiene un solo tipo competente, algo iluminado, que no busque únicamente forrarse la billetera e invierta media neurona en simplemente observar cómo se nos pasan las oportunidades? ¡Solo media neurona!

Mi queja no es de ahora, desde el enero del 2013 que vengo alterado por ver cómo perdemos oportunidades, en aquella época escribí una nota sobre el desperdicio que es (aún en día) Cacheuta y Blanco Encalada, pueden leer todo en esta nota como si fuese hoy: “Cacheuta: un lugar hermoso totalmente desperdiciado

Aún hoy veo cómo miles de mendocinos se aglomeran de miércoles a domingo en manada en “la bajada del río”, punto excepcional para explotarlo turísticamente para nosotros, completamente desperdiciado, convertido en una cochinada de difícil acceso, en donde no podes comprarte ni un puto helado. Simplemente imaginen lo que haría un Cordobés con esa curva del río. Quienes conozcan Mayú Sumaj en Carlos Paz van a entender a la perfección lo que digo. ¿Tanto cuesta armar un proyecto y dar en concesión esas tierras para armar un camping como la gente, con deck y barra, música y algo de arena para un volley o fútbol beach? Loco ¡se imaginan la guita que le generaría a la provincia eso! ¡Se imaginan un boliche que prenda alto fogón tipo 23 y se baile hasta las 5 al lado del río en verano! Que chotos somos.

Mayú Sumaj: un río con tres paradores, música y cataratas de turistas durante todo el verano, nada más que eso.

Otro lugar que es imperdonable, pero imperdonable nivel Dios, es Villavicencio, con su maravilloso hotel (abandonado) y unos bosques que parecen del Señor de los Anillos. ¡Todo el mundo literalmente conoce la fotito del puto hotel y nosotros lo tenemos en ruinas, abandonado y cayéndose a pedazos! ¡Me la suda que esté en litigios o problemas legales! ¡Los funcionarios pueden acomodar todo el tablero para chorear guita sin ser descubiertos, otorgándose poderes y títulos de cosas, expropiando campos y propiedades y no pueden resolver el conflicto de un hotel! ¡Por favor! Eso es desidia. ¿Se imaginan la catarata de turistas con dólares que desearían pasar un fin de semana en ese lugar tremendo? ¿Han ido al bosque que está enfrente? ¿Han visto las construcciones de piedra? No me cabe en la cabeza como podemos ser tan, pero tan estúpidos en la vida.

¿Y si hablamos del dique potrerillos? ¡Por el amor de Dios! Si no hacen competencias deportivas ese lugar es deplorable. No hay forestación, no hay infraestructura hotelera, no hay vida nocturna, no hay una mierda, ¿se imaginan Chile con un pedazo de montaña y agua a 80km de la ciudad? Imperdonable nivel Megatrón.

¿Y Las Vegas? ¿Y El Salto? ¿Y Valle del Sol? ¡Como puede ser que no se hagan actividades, que no se explote y fomente l turismo ahí! Que no salgan excursiones para mendocinos, a precios accesibles, promocionadas en universidades, boliches, recitales, etc. ¿Se imaginan lo que sería una caminata cada luna llena al Salto de Agua? ¿Un buen hotel cerca del río? El cauce del río Blanco está totalmente desaprovechado, como así también todos los espacios verdes naturales. No hay más que despensas pedorras que venden comida y bebidas, un embole absoluto. A la noche es mejor pegarte un tiro.

La Caverna de las brujas… bue, para que más, el que puede darse una vueltita por el Uritorco en Córdoba y ver lo que pueden hacer con un lugar tipo misterioso alguien que sabe de turismo me cuentan. Los alrededores son un espanto, el descuido se respira por metro cuadrado. Mordor es un jardín florido al lado de ese lugar.

Al zoológico opino que habría que prenderlo fuego, evacuando todos los castigados bichitos y enjaulando a todos y cada uno de sus empleados y funcionarios, manga de inútiles, descuidados, sin alma, ni tacto, ni ideas, ni corazón, ni lucidez. Cualquier zoo de Argentina es mejor que el nuestro. Da pena, lástima, bronca e ira ir a ese mugriento lugar. Ni siquiera tienen respeto por el turista, paseando el destartalado tractor lleno de fruta podrida para los animales. Esa mierda es la vergüenza total del parque.

Y hablando del parque… me acuerdo que en el 2010 dijeron que iban a cobrar peaje para entrar al parque. Lejos de gritar en contra apoyé la moción con algunas condiciones, pueden verlas en esta nota: “Quieren cobrar peaje por entrar al Parque”. Hoy el parque no es más que un antro de ladris de mala muerte esperando escondidos para robarle a deportistas y turistas. Atinas a correr más allá del perilago en soledad o armar un camping que no sea frente al lago y chau, si no te pegan un corchazo podes agradecer, en bolas te dejan seguro.

Castillos de Pincheira, Reserva la Payunia, Laguna del Diamante, Laguna de Llancanelo, Laguna de la niña encantada, son algunos de los cientos de lugares que tiene Mendoza, que seguramente con mucho culo habías escuchado nombrar al pasar, como quien no quiera la cosa, porque lógicamente no hay una mínima idea de cómo explotar estos maravillosos lugares.  Apuesto lo que sea a que si hacemos una encuesta sobre qué mendocino ha ido a estos lugares, más del 80% dice que no.

Puente del Inca. Dicen que ahora hay un grupo de inversores que van a hacer algo con ese lugar… lo dudo. Hoy está abandonado y es alta garcha. Hay termas naturales que se pierden de ser explotadas como todo en la provincia.

Carrizal… ¡mamadera! ¿Qué podemos decir del Barrizal? Es imposible que entre en la cabeza de un ser pensante cómo un lugar que está a escasos 60 kilómetros de la ciudad sea la nada misma. Deberían clausurar todos los campings berretas que están encargados de mejorar el lugar y dárselo a gente competente, innovadora y con ansias de tener algo más que un pedazo de tierra seco con dos churrasqueras y una rampa para bajar lanchas. Dan asco y pena, no hay un mínimo de inversión. Lugar donde se podrían hacer maravillosos (y protegidos) circuitos de motos, de cuatris, y no dejar que hagan teta todo como lo están haciendo. Creo que jamás va a prosperar ese cochino charco de agua, por pueblerinos y mediocres que somos.

¿Y las fiestas mendocinas? La vendimia le parece patética al 40% de la población, siempre igual, aburrida y antigua, pero dejemos de lado ese tema, ¿qué pasa con todas las demás fiestas provinciales? Nada, cero, son un bajón. Dos o tres chotos haciendo asado, una banda de cumbia al palo, ninguna actividad recreativa, un presentador de circo con la voz gruesa hablando choteras y con mucha suerte un loser contando chistes. Punto final. Listo. Termino “la fiesta”. Además no son promocionadas para los demás departamentos, no las conoce ni el gato. ¿Por qué no miramos al norte del país lo que hacen con un carnaval?

Ahora encima no se puede bailar en la ciudad. Leyendas de la noche y la diversión como Por Acá se perdieron por la decisión de un político. ¡Por favor, déjennos bailar! Cantaban los Enanitos Verdes hace como 25 años… pedimos lo mismo.

Y la cereza del postre son los campigns en Mendoza. Yo los invitaría a darse una vuelta por San Luis (ni hablar de Córdoba) o cualquier provincia del sur del país para que vean más o menos cómo es un camping, que servicios debe prestar y cuál es la infraestructura mínima que debe tener. A mí no me cabe en la cabeza cómo alguien puede llamar camping al 90% de los tugurios deprimentes, destartalados, obsoletos y viejos que hoy son. Sin servicios, sin baños limpios, sin duchas, ¡sin pasto!, sin piletas, sin proveedurías, sin restaurantes, sin una mierda. Ni siquiera explotan los paisajes que les da la naturaleza. El mejor ejemplo es el camping del orto de Cacheuta cuyo único ingreso es cobrarte unos mangos para que bajes al río por una bajada relativamente digna… que papelón por dios.

Ojo… hay algunas cosas que están bien explotadas, como las bodegas por ejemplo… emprendimientos donde muchos intereses políticos pululan. También está bien explotado el tema de… de… estemmmm… nada, eso, las bodegas.

Toda esta nota es dedicada para usted ministro Javier Espina, a ver si se le cae una puta idea antes de que otro inservible venga a ocupar su lugar y haga lo mismo que usted, o sea nada. Quién comparta mi idea, le pido que lo arrobe en TW al muchacho este a ver si abre un poquito los ojos y hace algo por aquellos que lo votamos.

ETIQUETAS: