Zurdos, la sal de la vida

El otro día me junte con mi hermano del alma Torombolo, la verdad que sus palabras e ideas se acoplan a las mías, así que yo, el Facho Martel, les dejo los comentarios de mi amigo para que disfrute la derecha unida. Gracias a El Mendolotudo por darnos este lugar, al que cariñosamente hemos nombrado como «el rincóncito del facho«. Los dejo con Torombolo.

Con el pasar de los años mi desprecio por los zurdos ha ido en aumento. Al principio fue solo visceral, sin un motivo cierto, no se si era que les gustaba fumarse antes de hablar, o que todo lo que salía de sus bocas no podía ser aplicado ni en sus mejores sueños, tal vez haya sido esa pelea ancestral que llevan con el agua y el jabón. Pero recientemente me he dado cuenta que me he divertido y me divierto mucho , a sus expensas (esas que no pagan ni por asomo) Hace poco llegó a mis oidos la mejor de las anecdotas de zurdos y paso a relatar.

En la Universidad de Ciencias Políticas ( sigo sin entender por que se apilan allí) existía un tal Compañero Mauricio. Se desconocen otras señas particulares como apellido, numero de documento etc. El tipo se presentaba así – Hola compañero como estas? Soy el compañero Mauricio. Lo único que se sabe a ciencia cierta el que el tipo llevaba como 15 años diciendo que estudiaba. EL tipo presidia su propia agrupación llamada En Clave Roja. Desde alli panfleteaban por doquier y sacaban la cantidad de votos equivalentes a los miembros de la agrupación. Estos idiotas hablaban de lucha armada etc. etc. supongo que no se distanciarían mucho de lo que pueden decir las facciones mas violentas de Quebracho. Lo que si los diferenciaría de estos últimos es, como termina la vida de la agrupación, el Cumpa Mauri se empezó a pelear con todos los miembros incluida su hermana y los hechó a todos fundando la nueva agrupación unipersonal Compañero Mauricio.

Pero la mejor de todas las ocurrencias del pibe es esta. El tipo no laburaba, eso significaba la explotación del hombre por el hombre, el mas despreciable invento del capitalismo. Los problemas venían a la hora de hechar algo al buche, y esto lo solucionaba de la manera mas simple, mendigaba. El otro tema era tambien de importancia, el habitacional, y esto lo solucionó llendose a vivir a una villa de emergencia, al decir de los progres, nosotros los capitalistas salvajes las llamamos villas miserias o simplemente villas. La cosa es que cierto día el propietario de las tierras ( un desalmado que quería recuperar su patrimonio , que estaba cumpliendo una función social) logró que desalojaran a la villa. El Compa salió a hacer una defensa acérrima de la propiedad social en contra de la Policía y cobro para que tenga, guarde y frize y termino en cana. Al día siguiente empapelaron la facultad de Ciencias Políticas con el siguiente panfleto:

«Liberen al Subcomandante Marcos y al Compañero Mauricio»

La verdad que no quiero que se acaben los zurdos, me divierten mucho. Aguante la Hoz y el Martillo.

ETIQUETAS: