Claroscuro – Capítulo 2: Fernando

Leer el prólogo Leer el capítulo 1 Aeropuerto Internacional Gdor. Gabrielli. Mendoza. 14 de Julio de 2015. 10: 07 am. El avión aterriza brusco. Creo que siempre aterriza brusco, o siempre me han tocado malos…

Claroscuro: Prólogo

Aeroparque Jorge Newbery. Buenos Aires. 14 de Julio de 2015. 07:04 am. Llego a Aeroparque cuando falta una hora para que llamen a embarcar mi avión. Me siento en el primer café que encuentro con…

Son rachas

“-Estas en una mala racha. Pasa siempre” Es horrible empezar una nota usando la palabra que el título antecede. Pero no hay otra forma de empezarla. Por respuestas como esas es que contestamos “Bien, bien…”…

Desesperar

Levantó la vista una vez más y no encuentro la mirada de nadie. Esto es más que obvio: me están evitando. ¿Pero…si quieren que me vaya, por qué directamente no me echan? ¿Es acaso que…

El Corralero

Hacía muchísimo frío. Me acuerdo de eso. Recuerdo la puerta de la habitación entreabierta y del foco amarillo en el techo, enérgico como el sol. Me acuerdo el sonido fuerte de la radio de transistores…

Cartas quemadas

Dice la gente que ya no hay quien escriba cartas. Es verdad que las letras existirán por el resto de los siglos. Pero el arte de escribir en papel, ese arte, está prácticamente extinto. Hoy…

Tiempo para charlar

Lo invité a tomar un café y llegó a horario, una cualidad muy común en él. -Dale, sentate- le dije. Corrió la silla con cuidado, tomándose las pausas con mucha cautela. Me estaba estudiando, podía…

El tango del taxista

Era muy tarde en la ciudad cuando la lluvia azotó sin previo aviso. Caminando por calles vacías, divisé un taxi que ahora se bañaba bajo la gran tormenta. Con un ademan, le hice seña para…

Al no encontrarte

  Una tarde cualquiera, acomodando viejos muebles, revolví los cajones del viejo escritorio y encontré, escrito con mi caligrafía torpe y siempre aniñada, tu número de teléfono. Habían pasado un par de años desde que…

De cómo los Beatles salvaron mi vida

Una caja de cartón alta de no más de cincuenta por cincuenta centímetros. Siempre estuvo ese bartulo cerrado en lo más alto de la repisa familiar. Desde que era un niño ya formaba parte del…

Diem Carpé por Diem Carpé

1 - ¿Cómo conociste el Mendo? Al mendo lo conocí en Facebook. Soy de la generación de antes de que existiera una página web mendolotuda, así es que sus falsas portadas de pasquín bizarro era…

Quédate conmigo

El portazo hizo vibrar las débiles paredes del departamento, al mismo tiempo que el viento de la presurosa salida, provocó que volaran por los aires papeles garabateados con frases insulsas. Hacía un tiempo que las…

Perfecta Extraña

Llegué al bar movido por las ansias de salir de casa y nada más. No había ningún otro motivo por el que aquella noche me encontrará lejos de mi zona de confort. Pero ahí estaba,…

Té con lágrimas

Los primeros rayos del sol empezaron a cortar las sombras en la casa de los Aldaya. El viejo Eusebio estaba sentado en la cama, esperando justo eso: que el amanecer diera un repunte para tener…