Código de Faltas Contravencionales para Funcionarios Públicos

Ahora resulta que por hacer cosas como querer juntar unos pesitos limpiando vidrios, disfrutar de una cervecita en el parque, querer que el pichicho corra libre por la cuadra o juntarse a protestar contra los abusos del gobierno está prohibido y son faltas que ameritan castigo.

Entonces, si nos vamos a poner en ortivas y vigilantes, también es necesario una serie de normas para los funcionarios públicos, que viven haciendo cosas que nos molestan y preferiríamos que hagan de otra forma; así que acá están las nuevas leyes para ustedes manga de soretes mal cagados:

“Será sancionado con multa o reclusión aquellos funcionarios públicos que cometan infracciones al código de faltas para funcionarios, a saber:

  1. Dirigirse en forma ofensiva a un coprovinciano, $9.700
  2. Andar con cara de oler mierda, trajeado y en auto de alta gama (cuando todos sabemos que saliste del barrio UJEMVI o Tres Estrellas), $10.500
  3. Ser cómplice de la pérdida del poder adquisitivo del pueblo que te votó, $10 millones y reclusión perpetua.
  4. Disminuir el contenido y/o bajar la calidad de las viandas para los colegios cuando suele ser la única comida importante que muchos niños tienen en el día, $ 60 millones y 100 azotes
  5. Hacer volver más de una vez a un ciudadano para hacer un trámite, por ir soltando la información necesaria de a una cada vez que el mencionado se presenta, $ 5000 y dos años sin vacaciones.
  6. Rascarse los huevos (o las tetas) en lugar de solucionarle los problemas a la población, esperando que te pongan en planta así no te pueden echar y lograr ser un parásito eterno, $ 50.000 por mes hasta que renuncie.
  7. Cerrar cursos porque tienen pocos alumnos y de paso dejar sin trabajo a docentes $ 1 millón
  8. Levantar la bandera anticorrupción y tener el culo más sucio que Brontosaurio con hemorroides, $ 5 millones y 1 Schneider.
  9. Irse al Caribe con licencia por enfermedad, $25.000. Si publica las fotos en redes sociales, el doble. Por boludo.
  10. Llevar el caniche a las Sesiones del Congreso, 2 bolsas de DogChow.
  11. Cerrar carreras terciarias y/o universitarias porque las personas son números y no individuos con voluntad propia que tienen derecho a estudiar lo que se les cante el ojete, extradición a San Juan a patadas en el culo.
  12. Permitir el fracking intensivo en el Sur e intentar meterlo hasta en Uspallata sólo para enriquecer a 3 boludos que te palmean la espalda, extradición a la estratósfera de una patada en el culo pero con los huevos (o tetas) atados al ARA San Juan.
  13. Acomodar a un conocido/pariente en un puesto de funcionario, $800.000 e inhabilitación para seguir en el cargo.
  14. Modificar con cirugías la cara hasta parecerse a Oggi Juncos, $ 700 y disculpa pública.
  15. Salir en la televisión mintiendo sobre los alcances de las decisiones políticas tomadas, 200 azotes y pagar un asado para todos los amigos de Roberto Carlos.
  16. Fijarse en las redes y los diarios para dónde corre el viento antes de ir a votar una ley en lugar de informarse correctamente con especialistas, depilación con pinza de los pelos de la nariz.
  17. Utilizar el puesto para hacerle favores a los amigos y dejar durmiendo el resto del trabajo, total la gente es buena y aguanta, $ 3 y arrancamiento de las uñas podales con pinza pico de loro.
  18. Idear, redactar, sancionar o reglamentar un código de faltas pedorro, desmesurado, coercitivo, facho y con fines persecutorios, un PBI y 100 abdominales.
  19. Vivir culpando a la inoperancia de terceros o gestiones pasadas, la inutilidad propia $750.000 y abandono del cargo.
  20. Vender un Duna para pagar la campaña y, una vez dentro, pasearse por los barrios con zapatos del valor de un cero km, los $3 millones que “heredaste”.

¿Qué les pareció? ¿Lo llevamos al Congreso?

Escrito por “El Tuerto” Pereyra