Éramos pocos y vino con cumbia (10 covers tétricos)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Siempre me gustó la música. Estoy orgullosa de decir que en mi casa, desde muy chica, mis viejos me dieron una muy buena educación en ese tema. «Pini Floy» (Bueno che, con 3 años no me salía nada mejor que eso), Charly, Soda, Queen, etc.

Pero, con los tiempos que corren, la juventud perdida, el dólar que sube y la inflación, la música ha tenido crías dignas de ser tiradas por el acantilado como los hijos no aptos de Esparta.

Y viene ese género musical que es como el romero, no importa a que comida se lo eches, queda como el ano, y es imposible comerlo solo sin vomitar. Por eso, y por amor al arte, les presento los destrozos que este «condimento musical» puede hacer si toca una obra maestra:

Persiana americana-Agapornis

Voy a arrancar con el más conocido, y mal que nos pese a los conocedores musicales, el que más la pegó y de paso le dio una muy mala representación a la juventud perdida de hoy del rock nacional. Diez cachetadas para el que piense que esto sirve como recuerdo u homenaje a los grandes Soda Stereo.

Get lucky-Agapornis

Como los locos estos se han dado cuenta que saben pronunciar en inglés, pensaron que era una buena idea agarrar un tema de una de las vueltas más esperadas de la música, y hacer esto. No muchachos, por más onda que le quieran poner con ese comienzo de la canción, sigue siendo basofia.

Once y seis-Agapornis

Y cómo no, si ya destrozaron a unos grandes del rock nacional, sigamos con otro. Pobre Fito, de por sí se comió mil odios por hacerle sonrisas al Gobierno, y estos ladris le hacen este homenaje. Hay gente que encima de no tener gusto, tampoco tienen corazón.

Nothing else matters-Grupo Flojera

Este a pesar de no ser tan atrozmente alejado del ritmo de la canción original, sigue siendo una falta de respeto a quien escucho la versión original mirando a la nada, siguiendo la fuerza de la voz del capo James. Con ese nombre, me pregunto por qué no les dio más flojera hacer el cover, así nos salvaban los oidos a los demás.

Like a virgin – Wendy Sulca

Ok, yo respeto el pasado de esta chica que pasó por muchos momentos horribles, pero no veo la necesidad de destruir a la ídola del pop con semejante barbaridad como esta.

Para Elisa-Damas Gratis

La cumbia no conoce límites, por eso al primo Pablo, cansado de escuchar esta obra maestra en cada tarjeta de felicitación y cajita musical de los chinos, le puso un rallador de queso y la dejo pa’ lo’ pibe’.

Y la aclaración sobre el verdadero autor de la letra, es inpagable. Ese Beethoven era alto gato.

Último tren a Londres – Los Clasiqueros (Sigan buscando).

De estos chabones encontré no solo esta atrocidad, sino muchas otras más. Los invito a que sigan buscando hasta donde les den los oídos y el estómago. El que tuvo el placer de bailarla en sus épocas de boliche, bueno, tiene una chance de bailarla otra vez.

La isla con chicas- Kumbia Queers

Y si, nosotros mendocinos les dimos un lugar a estas hijas perdidas de Moyano, y ellas nos regalaron otro lindo homenaje a la reina madre del pop. Nótese que no puse el video original porque de por sí le quita todo el protagonismo a la canción, y no digan que no les avisé.

De música ligera – Los Palmeras

De la mano de los creadores del hitazo quinceañero y fiestero: «Bombón asesino», viene otra obra del más puro vandalismo musical para con uno de los himnos del rock nacional. Maldito sea el que regaló el catálogo musical de Soda. Merece cadena perpetua con un bucle infinito de este tema al palo por altoparlante.

Another brick in the wall (Parte II) – Los Terapeutas del Ritmo

Ya para este punto, y habiendo escuchado semejante tema con tantas luces de colores en el video, realmente necesito un terapeuta de verdad.

Por eso muchachos, el que escucha cumbia y hace palmas, se deja se deja.

ETIQUETAS: