Sacando lo peor del mendocino promedio

Ser escrupulosos con el dinero está plantado en el instinto cuyano. Preferimos ser ratas antes de tener algo de calidad. Somos cerrados, y desconfiados y a la vez “El” mendocino en si intenta llegar a un nivel alto, pero ese “intenta llegar” se queda corto por el mero hecho de que en sí, es una rata con todas las letras.

Muchos ejemplos pueden tomarse dentro de “el comportamiento” de este hombre de montañas que hace asado con jarilla en peligro de extinción. Uno de los tantos ejemplos puede ser en el terreno del entretenimiento/arte, donde se desempeña con gran destreza, porque obvio al mendocino le gusta la joda, no chamuyés.

Por ejemplo el cine: Es sabido que en Mendoza existen 2 cines (existen más, y de mejor calidad, pero voy a tomar estos 2 como referentes) que hacen girar la industria dentro de nuestra frontera deluxe y que si querés ver una buena película de acción no te queda otra, que ir  y gastarte los 40pé que venias ahorrando del vuelto en los que no te daban caramelos. ¡Y ojo! Ir al cine es un ritual que se hace por lo menos, una vez al año no puede faltar. Despreciable.

El mendocino de pura cepa no tiene la más mínima idea de que es un cuadro cubista. Visita galerías de arte cuando hay morfi de por medio o cuando se quieren hacer los cultos frente a su chongo/a, ni hablemos de adquisiciones de obras de arte. Desagradable

El mendocino cuando cumple 18 años es ley pasar al dolape del casino, viven esa experiencia extrema de perder 20 pesos en los tragamonedas, después vuelven al ciclo básico  de vida de reposo virtual. La suma de experiencias vividas a esta edad determina el porcentaje de viejos amargados por cada 10 mendocinos tenemos para las generaciones futuras.Denigrante

Acostumbramos a racionar el sueldo según sábados y salidas, $160 el viernes, $120 el jueves. Las minas al ataque de presas habilitadas para la adquisición de tragos gratis para el provecho de ellas. Mejor si no encontrás gente de otro “tipo” llámese negros, turros, o lacras sociales, pero mientras menos hay mas se disfruta y mas seguros nos sentimos todos.

Es probable 7 y puede que 8 de cada 10 mendocinos nunca ha pisado un teatro para ver un espectáculo (exceptuando recitales) por su propia voluntad, es como que los repele. Culturización es una palabra que se puede usar para defenderse ante masas grandes de mendocinos, algunos vuelan como moscas, otros convulsionan y hasta hay especimenes que aprecian la culturización, todo un logro ante el siglo en el cual vivimos. $20 que valen la pena gastar.

El menduco se hace el capo, pero se caga de hambre, y está bien es nuestra naturaleza.

También podes leer:
8 primeros trabajos de cualquier ser humano

El año pasado escribíamos:
Dime que sexo eres y te diré que odias del sexo opuesto

 

 

ETIQUETAS: