Mendolotudo aconseja sobre vivir en la ciudad

Tu día arranca con el destartalado despertador de mierda ese, haciendo una espantosa imitación polifónica de un gallo cagado de hambre. Abrís los ojos de repente, asustadísimo, no se sabe si es por el estrépito…