¿Te acordas de la época de los cumpleaños de 15?

El sábado me junté con mis amigos de la secundaria, obviamente no con todos, porque por cuestiones de la vida uno se va separando. Pero lo que todos si tuvimos es ese grupo de 4. ¿Por qué de 4? Porque era sencillo en la secundaria formar ese grupete de hijos de puta el cual te reías como foca retrasada hasta en la clase de matemática. Mi grupito se conformaba por Marcos, Maxi y el Cardozo, el cual se llama Emanuel, pero hay personas que su apellido es tan fuerte. ¿Quién no tuvo en esos años dorados un compañero el cual solo le conocían el apellido? Cardozo, Mestre, Vargas, Gullo, Tirapu y demás.

Nos juntamos, compramos un fernet y comenzamos a recordar….

– Pensar cuando teníamos 14, ¿se acuerdan de los cumpleaños de 15? Bueno, vos no Cardozo, tenías 17 – comencé a comentar.

(También todos teníamos ese amigo que había repetido como 3 años) ¡Que años! El auge de todos los 15, todas las minitas del curso cumplían 15 y comenzaba la temporada de las zapatillas, jean y remerita fiestera. Acordamos ciertos puntos el cual si no los cumpliste evidentemente no tuviste adolescencia.

1- Que uno de los padres los llevara al baile y al otro le tocara buscarlos a la salida: el cual después de unos meses de salida les chupaba un huevo y tenías que esperar desde las 4 de la mañana hasta las 5 para que viniera el bondi y te llevara a tu preciada cama con cubrecama de los Power Rangers desgastada. Ni hablar de cuando vivías en lugares lejos y te tocaba patear hasta tu hogar, pleno invierno, bucito, jean y zapatillas sin medias, caminando en la oscuridad, todos en fila con cara de muertos, creo que las mujeres eran más valientes, porque se sacaban los zapatos y caminaban a patas por todo ese recorrido además del vestidito corto

2- Jugar con tus compañeros a ver quién se llevaba el pedazo de torta más grande: el cual te ponías en la fila para la torta y cuando te tocaba sutilmente le decías que te sirviera más para poder ganar el juego choto que habíamos inventado “heeee pero si no estas cortando fiambre hermano” era mi frase para que me dieran más torta, algunas veces me dieron en abundancia otras me sacaron del cumpleaños porque se daban cuenta que estaba de colado

3- Ir de colado al 15: ni sabias de quien era el cumpleaños, vos solo escuchabas “hay un 15 en tal lugar”, y partías, llegabas, no te dejaban entrar, partías para otro hasta enganchar uno al cual lograbas ingresar. O si no podías te quedabas tomando vino a escondidas creyendo ser un súper héroe en plena plaza de barrio

4- Seguro viste a tu amigo tomar para olvidar a la Clarita que lo había dejado: ¡¡¡culiaaaa teníamos 14 años y sufríamos tanto por amor y creíamos que tomar Fernet nos iba a hacer poner en pedo y olvidar las penas!!!

5- Por lo menos en mis épocas tener 14 y garchar era ser dios. Por eso el premio mayor era para quien se “tranzara” a una chica, o tenías la suerte que tu novia iba al 15 sin el padre o madre y tus labios se daban un festín… ¡¡¡festin celestiaaaaaal!!! Y volvías con los huevos como un zeppelin a tu casa.

6- Cuando bailaban el vals jugábamos a ver quién se animaba a que cuando todos gritaran “¡¡¡que baile con el novio!!!” entrar a la ronda levantando los brazos. Lo hice una vez y menos mal que lo tomaron como chiste porque sino hoy no estaría escribiendo esto, recuerdo estar de colado en esa fiesta

Para no dejar a las mujeres afuera de esto, ahí ellas comenzaban con el clásico puterio femenino, ahí es cuando a ustedes chicas les nace eso feo que tienen y comienzan…

  • “Ay no se pudo poner ese vestido”
  • “Mira la gorda, de pedo le entraron esos zapatos”
  • “Que caradura como se va a poner un vestido naranja/azul/violeta/negro/verde Manzana”

Estaban las distintas clases de cumpleañeras y sus vestidos….

  • La típica chica dark con su vestido negro, porque dark es dark, como darktagnan.
  • La que ya le pintaba putanguear y se ponía el vestido bien cortito.
  • La que le regalaba el vestido la tía y solo se le veía la cabeza.
  • La que tenía guita y parecía un vestido de casamiento.
  • La que no tenía guita y salía con un vestido sencillo.

Y para finalizar, como olvidar a los padres que te negaban el Fernet, mandabas al Cacho que tenía 21 años a pedir alcohol, que por alguna razón seguía yendo a los cumples de 15 y juntándose con tu grupo de amigos (todos sabíamos que era lelo).

El padre cuida que ponía música pero no apagaba las luces…

Como olvidar los clásicos temas cuarteteros de los 15 el cual los recuerdo así… “velocidaaaaaa ayudame para olvidarla lara laralala, pasame la botella voy a bebe en nombre della”, un tema que hablaba de una cabaña y que después llovía, no recuerdo bien.

Bueno, si no viviste esto es evidente que tus papas te encerraban en una cueva. Y no te dejaban salir ni a palo y creciste viendo el laboratorio de dexter los sábados por la noche.

ETIQUETAS: