Filosofadas de un lector de El Mendolotudo: “agua”

Agua, agua por doquier, es un naufragio. Despierto. Tenia que salir, ni se me ocurría pensarlo pero en ese instante ocurrió. Una vida de hacinamiento perpetuo. Los ojos dolieron y el asfalto brillo. La ciudad se imponía frente a mí con su arrogancia hipócrita, no temía a la soledad pero si a la sociedad. Una sociedad que no daba garantías.

– ¿Disculpe señor tiene hora?

Un silencio insoportablemente ruidoso. Entonces me vi (era muy parecido, o parecía serlo pero muy distinto a la vez), saco y corbata, burócrata. Caminaba por la calle san Martin era raro che, era yo mismo, no, debía ser otro. Como no tenía nada importante (¿importante?) lo seguí.

Entre a su oficina, escuche sus conversaciones, rutina rutina rutina. Odiaba eso, cero libertades con lo lindo que es ser libre. No era exactamente lo que esperaba, yo era libre pero mi otro yo parecidísimo era un atado, encadenado al sistema. Me aleje por mi propia salud, vi gente, gente igualmente atada.

Pasaron los días y me daba cuenta de cuánto caminaba y cuanto se movía la gente, siempre siguiendo recorridos similares. Suelo preguntarme qué hace toda esa gente, esa masa uniforme desplazándose de un lado a otro, cada uno con su vida, cada uno con una historia distinta… si lo pienso demasiado me da muchísimo vértigo, entonces trato de evitarlo. Si cada uno usara la cantidad de kilómetros que recorre en un año con su rutina, creo que podría dar la vuelta al mundo 2 veces.

Estoy contento de mi naturaleza, nunca antes vi el mundo pero no es difícil. Capaz soy muy inocente para comprender la totalidad de las cosas pero mi perspectiva parece sencilla. Veo, recorro y veo un poco más de lo mismo. Año tras año de libertad me doy cuenta de que siempre  es siempre y nunca es nunca.

Linealidad inevitable linealidad, pocos se dan cuenta de que las curvas existen, la arquitectura y su belleza, la arquitectura de la vida, completar nuestros proyectos, diseñarlos. Pocos serán como Saha Hadid, pero varios lo intentan. Creo que ya comprendí un poco las cosas como para empezar a relacionar todo.

Las personas dicen tener asuntos importantes, o por lo menos lo insinúan ¿Qué asuntos tan importantes se pueden tener? Hay algo mas grade que todos nosotros juntos hay problemas que son más importantes que la vida misma. El egoísmo es muy grande en nosotros, desde que somos uno y nacemos, siempre uno, buscamos la unidad, siempre nosotros mismos. Capaz estoy re equivocado y debemos ser un poco egoístas, y pensar en nosotros mismos, capaz que me estoy contradiciendo demasiado también.

Un día me aventure a cruzar un par de palabras con un hombre de mediana edad, les cuento esto como les podría contar cualquier cosa, no sé porque, pero le vi un distinto a las demás, no por su ropa al estilo desgarbado ni por su piel oliva, no sé, en fin en pocos segundos habíamos entablado una agradable conversación.

– Siempre suele ser así, si caminas por acá un montón de gente pasa y pasa, es interesante mirarlos, es más interesante aun pensar: tanta cantidad de gentes, de vidas distintas, de sueños distintos. ¿Impresionante ah?

Parecía un tipo centrado, fiel a sus convicciones. Decidió encaminar la conversación por el lado de la política. Que la presidente esto que el gobierno el otro… no estoy ni a favor ni en contra de lo que decía pero se lo notaba una persona angustiada desquitándose en quien todos tienden a desquitarse.

La política, que tema che, como nos mastica. Mi abuela mastica la comida para mi bisabuela, y el resto, lo que queda, ya está procesada y lista para ser digerido, aterradoramente parecido. Dicen que de política ni de religión se discute, ¡ja! Un asado no sería un asado sin ese tipo de discusiones. Oficialista, en contra. Creyente, ateo. Blanco negro… siempre esa dualidad.

En esta vida “dual” que llevamos por así decirlo uno actúa bien o mal, es natural encasillar todo, es-truc-tu-rar. Todo eso tiene un límite, razonemos por favor, basta de hacerle caso al sistema, basta de rezarle a Tinelli, pensemos todo tiene un límite, limita en la razón… este pedazo de pensamiento también tiene un límite, mientras tanto me limitare a vivir. Piénsenlo gente.

ETIQUETAS: