Reflexiones personales por pensar que los sueños

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Pensaba que los sueños, sueños eran, hasta que un día algo dentro mío, que intuí como mi corazón, me hizo resonar con eco… ¿porque no pienso en mis sueños?

Al escucharme, corazón, mente o lo que fuese, pensé que quizás tenga razón y decidí imaginar que mis sueños eran escenas de la vida.

Pasó el tiempo y aparecieron nuevas incógnitas, entonces pensé… ¿qué es la vida? El concepto de la vida es personal y cada cual encuentra el suyo, yo descubrí que en mí, es el tiempo que pasas en este mundo donde perteneces a un cuerpo, donde el alma y el corazón son tu capa y tu espada, donde nada ni nadie puede evitar tener que devolver ese tiempo, pero la devolución se hace cuando corresponde y no cuando uno quiere, mientras tanto hay que estar, pertenecer, sufrir y amar…vivir, tan simple como eso.

Pensé… si mis sueños eran parte de mi vida y de un tiempo terrenal, entonces debía tratar de que fuera lo más grato y feliz posible, ¿pero cómo lograr una vida feliz si vivo solo de sueños?

Fue ahí cuando eso, nuevamente, eso que yo llamo corazón volvió a hablar, eternizando pensamientos en un cuerpo hostil, basto y reflexivo: “Yo puedo ayudarte si me dejas enamorarme, encontraré a quien me ame, te llevaré a lo largo del tiempo junto a ella y así haré de tus sueños parte de tu vida, convirtiendo todo lo gris en un tiempo mejor”. Yo asentí y le dije: “sos libre de hacer lo que puedas hacer”

Entonces te conocí y dándole completa razón y rienda suelta a mis sentimientos me enamoré de vos…y desde ese día empecé a vivir los sueños que tengo en esta vida, donde te convertiste en mi guía, mi norte y hasta pecaste de hurto al robarme la primera sonrisa.

Hoy sos cielo desde mi infierno, lluvia de mis sequías, oasis en mi desierto, hoy seguís siendo quien se robó mí tiempo, quien se adueñó de mi vida, quien conquisto mis sueños, hoy sos “la mujer que amo”.

Pero entonces y desde entonces, descubrí también que el encaminar mi ser a tu lado no era solo parte de mi existir sino también parte de una misión, no es fácil, como seres humanos tenemos errores y la gente no cambia ni debe cambiar, el objetivo de la misión es saber adaptarse y acoplarse a esa persona que uno tiene al lado y que me complementa, por ende yo también seré tu norte y tu guía, tu cielo en el infierno y todo lo demás. Seré quien se robe también tu corazón ¿o será que seremos dos locos intentando llegar a eso que llaman felicidad que hasta ahora solo parece algo de lo que todos hablan pero nadie conoce?

Es extraño llegar a esta conclusión de tan solo haber analizado mis sueños… y pensar que mis sueños, sueños son…con vos.

ETIQUETAS: