Sugerencias para realizar cosas, con o sin sentido

La vida es muy simple pero insistimos en hacerla complicada – Confucio.

Se insinúa elegir alguna de las siguientes canciones como banda sonora de este relato. 

A veces para realizar las más simples acciones nos sentimos confundidos, o nos resultan más difíciles de lo que son en realidad. Este pequeño apéndice es para que puedan afrontar esas tareas que nos desvelan y que expondremos a continuación. Con las siguientes sugerencias, parafraseando a los Beatles, se intentará prestar una pequeña ayuda a mis amigos, o sea ustedes. Amigos son los huevos que van juntos para todos lados, me contestarán. En fin. 

-Para conseguir asiento en el colectivo repleto a las 7:30hs.

Suba al colectivo y pase la Redbus. Guíese por la intuición. Observe con atención entre la maraña de gente y elija. El éxito de la misión dependerá de la elección hecha. Opte por una persona de menor talla que usted, no importa su sexo o edad, tómelo de los hombros y arrójelo al suelo. Siéntese a sus anchas. Soporte la catarata de insultos y posibles represalias.

-Para pegarle una patada en el poto a un desconocido.

Camine por un lugar concurrido haciéndose el distraído; en lo posible silbe alguna melodía de moda para darle más credibilidad a nuestro aire casual. Por el rabillo del ojo vaya mirando, deje que el objetivo a ser golpeado lo elija a usted, lo llame. Cuando se haya establecido la conexión, párese en una pierna y con la otra propine un puntapié lo más feroz y fuerte que le permita la ocasión. Luego huya corriendo y por lo que más quiera no se detenga.

-Para tirarse un pedo en un ascensor repleto.

Recordemos que este acto tiene que ser por una causa justa, amén de que es un acto de rebeldía en sí mismo. La noche anterior cene lentejas, con todos los chirimbolos (chorizo colorado, panceta, chorizo de cerdo, etc.), o por el contrario desayune café con leche y luego una naranja. Suba al ascensor y ,parado, desarrolle el hecho frente a la puerta, en lo posible en silencio. Espere dos pisos y baje. Ríase y pase a la clandestinidad.

-Para sacar los pelos del desagüe de la ducha.

Sáquese el calzado y las medias y acuclíllese. Adivine entre el agua sucia y las burbujas de jabón en dónde está el agujero por donde se va el agua. Meta los dedos pulgar e índice de su mano hábil en él -como si fuesen una tenaza- y extraiga la cabellera que se le ha perdido a alguien, seguramente a un oso grizzly. Tírelo al inodoro, evacue el depósito de agua. Suspire aliviado.

-Para destapar el inodoro de los pelos de oso grizzly.

Tome la sopapa y repróchese no haber tirado los pelos en el basurín como corresponde.

-Para meterse en la hinchada de la Lepra con una camiseta del Tomba y gritar son todos putos.

Saque la entrada para la cancha -no somos barrabravas para entrar gratis. Sortee el cordón policial munido de algún artilugio que permita la invisibilidad. Hágase visible en el centro de la hinchada y grite son todos putos. Aténgase a las consecuencias. 

-Para pasar a gente patalarrastra en la calle San Martín un sábado a la mañana.

Ya visualizado el objetivo, tenga paciencia y espere que se haga un huequito entre la marea de gente. Cuando lo encuentre, acelere el paso y mueva la cintura un segundo antes de chocar con el patalarrastra, para esquivarlo. Acelere un poco más y ,justo cuando lo esté pasando, dele un leve empellón con el hombro, por lenteja y hacernos perder el tiempo. Siga su camino victorioso.

-Para sacar el pito de la cremallera del pantalón cuando uno se lo ha agarrado accidentalmente.

Luego de ocurrido el percance grite, grite mucho porque la ocasión lo amerita. Luego, sin moverse mucho, tome la punta del pito y estírela un poquito; haga de tripas corazón y baje el cierre de un tirón, en un solo movimiento. Vuelva a gritar. Con el tiempo podrá jactarse de la cicatriz.

-Para escuchar Led Zepelin mirando a la Luna.

Póngase a mirar la Luna en el sitio de su preferencia. Con algún reproductor de música ponga Zepelin . Aunque la noche esté absolutamente despejada y el cielo plagado de estrellas elija “The rain song”. Emociónese. 

-Para que al reventarse un grano de la cara éste explote en el espejo del botiquín.

Ponga el rostro lo más cerca posible del espejo del botiquín. Apriete con los dedos índices de cada mano la protuberancia elegida, en un movimiento seco y preciso, con fuerza. Si la acción fue realizada correctamente la pus no tendrá ningún inconveniente en atravesar el espacio y estallar elegantemente contra el espejo.

-Para meterse en el Zoo de noche, liberar a los animales, llevarlos a sus lugares de origen y dejarlos en libertad.

Durante una noche oscura introdúzcase subrepticiamente en el Zoo. Con una linterna y una armadura medieval -este implemento es por seguridad ante los animales feroces o los resentidos- recorra todas las jaulas mientras las abre. Convenza a los animales para que lo sigan en paz. Súbalos a aviones previamente alquilados. Despídase de los fugados con un abrazo. Siéntase feliz. 

-Para apagar la luz, si no tiene velador en la mesa de noche.

Haga todos los rituales que hace antes de acostarse, no olvide ninguno. Luego tome un zapato y tápese todo, a excepción de su brazo hábil. Apunte y tire el zapato al foco. Si éste no explota inténtelo nuevamente. Recuerde que tiene solo dos oportunidades salvo en casos extraños y excepcionales como por ejemplo el de tener tres piernas. Cómprese un velador para no gastar un dineral en focos. 

-Para sacarse un moco.

Elija la ventana nasal a utilizar, introduzca el dedo índice y rasque suavemente hasta que se desprenda un moco duro. Sáquelo y hágalo una bolita entre los dedos -recuerde que si está pegado a un pelo seguramente le saldrá una lágrima. Con el producto acabado tiene tres opciones. Tirarlo y escuchar el suave golpe a la distancia; pegarlo bajo una mesa para futuras generaciones; comérselo y disfrutar lo salado. Con cualquiera de las tres variantes el resultado es orgásmico.

Recuerde que las sugerencias hasta aquí remitidas serán efectuadas bajo su propia responsabilidad, la empresa no se responsabiliza por daños ante terceros o invasiones alienígenas. Fin de la trasmisión.

ETIQUETAS: