Una ida sin vuelta de Celso Jaker

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 ¡Adiós Celso querido!

Luego de enterarme de este nefasto suceso,  fue que me senté frente a este blanco lienzo virtual tratando de plasmar en letras mi gran dolor por esta perdida, por tu perdida. Fue así que no salieron palabras más simples y profundas que esas.  Mas el resultado, indeseado, de todo esto fue ponerme un poco melancólico, añorando aquellas épocas en donde entraba al mendo y encontraba esas notas tuyas, notas polémicas y profundas dignas de un sagaz observador, dotadas de una acides pocas veces vista por mi. Mas tu talento no se agotaba solo en ello, lograste dejarnos con un nudo en la garganta en varias notas más y más aun hoy con tu partida por aquello desconocido.

Así es como los recuerdos comienzan en un día, luego de varios sin haber entrado, entro en la página del mendo y me encuentro con un titulo llamativo “Dorregolotudos” , una de tus mejores notas. Lograste herir tantas susceptibilidades que terminó siendo un forobardo con los comentarios, te ibas dos segundos y ya tenías cerca de diez nuevos mails. Esta gran nota, de más de 450 comentarios, logró hacer caer el hosting de la página. Luego de esa celebre conjunción violante y verídicas palabras me puse otras  genialidades habias escrito antes, como “Chacralotudos”,  “Palmarolotudos”, “Dalvianolotudos” y demás.

En esas épocas yo todavía no era parte del staff, sino más bien un fiel seguidor. Mas aun así logré hacerte llegar mi idea de una nota sobre Villanueva, simple y sin complicaciones la aceptaste. Fue asi como, junto a Bomur, salio del tintero: “Villanuevalotudos” . No se le acercó a dorregolotudos, pero tuvo buena repercusión e hicimos enojar a mucha gente.

No solo nos diste alegría con tus notas acidas, sino también nos hiciste sentir parte de algo, con un gran nudo en la garganta por dos sublimes notas en las que hablas del Mendolotudo y de lo que es ser un mendolotudo: “Peligro, no leer”  y “The Mendolotudou” .

Celso no solo se lució como un gran escrito del mendo, en múltiples temáticas o facetas para escribir. También fue un fiel lector de todos los escritores mendolotudos, siempre presente en todas las notas, mas en muchos casos fue un lector silencioso. Pero la gran mayoría de las veces  rompía ese silencio dejando grandes palabras, reflexiones e ideas que enriquecían el contenido y  sentido de cada nota que comentaba, pero por sobre todas las cosas festejaba y alagaba cada palabra, frase, idea o pensamiento plasmado por el escritor.  Eso si dibujaba como el culo, o al menos en la nota que caracterizaba a los estudiantes dió la impresión de eso.

Ya estas letras han comenzado a provocarme un anudando mi garganta, por mas sea algo escrito la tristeza que aflora en mi pecho me esta negando la palabra. El mundo ha comenzando a perder su brillo, el mendo no será lo mismo sin tu presencia, sé que una vez prometí ser tu sucesor en la acides; pero la verdad es que no creo lograr llegar, aunque sea, a tus talones; haré el esfuerzo como forma de rememorarte. Mi querido amigo, extrañaré tus lecturas y comentarios en mis notas, tus consejos, ideas y festejos. Extrañaré todas tus notas polémicas y acidas. Pero por sobre todo extrañaré charlar con vos, chupar porrones y rememorar esas anécdotas que solo a un grande como vos les podían pasar.

Un abrazo mi querido y grande amigo, espero que estés allá arriba – o abajo – alegre y feliz,  llendo de parranda en parranda, digno de un grande de la fiesta como vos. Es solo cuestión de tiempo para que nos volvamos a ver, nos chupemos un porrón y veamos todo desde allá arriba o abajo.

¡Adios!

 

También podes leer:

El año pasado escribíamos:

 

ETIQUETAS: