Diarios de Malaysia Airlines, el avión perdido (1°parte)

La madrugada del sábado 8 de marzo despegó desde Kuala Lumpur (Malasia) el vuelo identificado como MH370 con destino a Pekín (China). Los más de doscientos pasajeros proyectaban un viaje normal y sin sobresaltos; jamás se les cruzó por la cabeza que después de casi una hora de vuelo perderían todo tipo de contacto con la realidad.

Fragmentos del diario de Gonzalo Rosales

Seremban (Malasia), lunes 3 de marzo del 2014

Después de seis días increíbles en Malasia, tengo que seguir con el resto de mi viaje. Si bien es cierto que tengo un itinerario flexible, me quedan menos de tres semanas antes de volver a Mendoza y hay muchos lugares que me falta visitar aún. Acabo de encontrar una promoción en Malaysia Airlines para viajar a China en los próximos días, me parece que voy a aprovecharla. Me está costando mucho hacerme entender con los locales, no es fácil encontrar gente que hable inglés fluido. ¡Ni hablar de escuchar algo en español! Me había mal acostumbrado a la gente en Nueva Zelanda y Australia, donde no tuve ningún problema con el inglés. De todas maneras, esta es la forma de hacer este viaje. Empaparse de la cultura local y sentirse uno más aunque solo sea por un par de días.

Kuala Lumpur (Malasia), jueves 6 de marzo del 2014

El viaje desde Seremban hasta Kuala Lumpur fue interesante por todo lo que se puede ver en esa ruta. Me tomé un micro viejísimo que se llenó de gente, pero por suerte el viaje no fue muy largo. ¡Eso sí, el calor y la humedad son insoportables! Kuala Lumpur es enorme y si bien llegué hace un par de días aún me falta conocer varias atracciones que me recomendaron acá en el hostel. Comparto la habitación con un par de alemanes y un uruguayo. ¡Siempre con el mate bajo el brazo, el yorugua! Pero es un buen tipo, me acompañó a conocer el Parque de los Pájaros y estamos pensando en salir de joda hoy, ya que mi vuelo hacia Pekín sale recién mañana a la noche. ¡Quiero salir a reventar la noche de Kuala Lumpur! Si no volvemos muy rotos, mañana iremos a las cuevas Batu durante la tarde.

Kuala Lumpur (Malasia), viernes 7 de marzo del 2014

¡Qué resaca que tengo, por favor! Anoche terminamos yendo a un boliche que se llama Zouk Club. ¡Estaba hasta las manos! Fuimos temprano para no pagar entrada pero nos terminamos gastando la vida en shots. Las minas asiáticas me generan sensaciones encontradas… Es como que están buenas pero no. Encima hay mucho traba dando vuelta, por lo que me han contado. Ahora estoy en el aeropuerto de Kuala Lumpur, esperando por viajar a Pekín. Mi vuelo es el MH370 y sale dentro de un par de horas así que voy a aprovechar a comprar algo de comer. Ya reservé un hostel en Pekín, tiene una pinta bárbara. Está un poco alejado de la ciudad pero es muy barato.

Kuala Lumpur (Malasia), sábado 8 de marzo del 2014

Bueno, técnicamente ya es sábado y estoy esperando a que despegue el avión. Por suerte tienen esas pantallitas individuales en los asientos, así que me voy a poner a ver algunos capítulos de The Walking Dead. Si es que no me quedo dormido antes…

¡No se que está pasando! Las azafatas gritan en su idioma y no entiendo nada. Trato de preguntarle a las personas que tengo al lado mío pero no me entienden y yo no las puedo entender. Me desperté asustado por los gritos de la gente y los ruidos extraños que está haciendo el avión. ¿Estaremos pasando por una tormenta? Miro por la ventanilla pero está todo oscuro. El avión se mueve muchísimo y ahora está girando bruscamente hacia un costado, me parece que estamos tratando de evitar una tormenta eléctrica. ¡Las luces se prenden y se apagan! Puedo escuchar a una vieja gritando que es el apocalipsis y que estamos siendo juzgados por Dios. ¡Vieja loca! Hay que mantenerse tranquilo, los pilotos saben manejar estas situaciones.

Finalmente recuperamos estabilidad y está todo más tranquilo, aunque me sorprende que los pilotos no hayan comunicado qué es lo que ha pasado. Hace varias horas ya que estamos volando en la misma dirección y por los cálculos que yo hice, ya deberíamos estar llegando a Pekín. Las azafatas están inquietas, como si estuvieran ocultando algo… Se mantienen sentadas, con los cinturones ajustados a pesar de que ya no hay turbulencia.

¡Otra vez el avión vuelve a sacudirse! Vuelvo a escuchar los gritos y la desesperación. ¡Apenas puedo seguir escribiendo! Pero puede ser la única forma de registrar lo que está pasando. Miro por la ventanilla en busca de rayos, en busca de una tormenta, pero nuevamente todo está oscuro. ¡Un momento! ¿Qué es esa luz celeste que viaja en nuestra dirección rápidamente describiendo un movimiento irregular? ¡Está cada vez más cerca! La turbulencia va cesando lentamente a medida que la luz incandescente se acerca a nosotros. Creo que se ha posicionado encima de nosotros. ¡El avión ha dejado de moverse! ¡Estamos suspendidos en el aire! ¡¿Qué está pasando!? El avión, suspendido como está, comienza a ascender lentamente. Un haz de luz celeste nos rodea y nos atrae hacia él. ¡¿Acaso estoy soñando?! ¡Es una nave extraterrestre! No estoy loco, lo estoy viendo con mis propios ojos. ¡No existe nada en la tierra que pueda estar causando esto! Debe ser caus

Fin del fragmento….

– Estos fueron restos de un diario encontrado, que suponemos son del MH370 que hasta al día de hoy sigue desaparecido –

ETIQUETAS: