7 paradojas por las cuales el Metrotranvía no está funcionando como debería

Después de mi nota «5 teorías por las cuales el Metrotranvía no está funcionando como debería« me di cuenta había mucho mas campo por explorar, y es así que después de noches de insomnio descubrí que también existen paradojas por las cuales el Metrotranvía todavía no funciona como debería.

1. El Metrotranvía de Schrödinger 

Una de mis paradojas preferidas es la del experimento teórico de El Metrotranvía de Schrödinger. Pertenece al campo de la física, más concretamente al de la física cuántica.

En el experimento de Schrödinger, tenemos una   totalmente opaca, con 3 elementos en su interior: un Metrotranvía funcionando, una botella con un gas venenoso y un aparato con una partícula radioactiva, la cual tiene una probabilidad del 50% de desintegrarse. En el caso de desintegrarse, la botella libera el gas, dejando sin funcionamiento al Metrotranvía. En el caso de no desintegrarse, no ocurre absolutamente nada (y el Metrotranvía vive).

La paradoja consiste en que, según nuestro sentido común, el Metrotranvía estará funcionando o sin funcionamiento pero no podremos saberlo hasta abrir la caja. Según las leyes de la física cuántica, el Metrotranvía está funcionando y sin funcionamiento (los dos estados a la vez) hasta que se abra la caja y se compruebe.

2. El Metrotranvía perdido

El problema del Metrotranvía perdido es una paradoja muy conocida y utilizada en el inicio del estudio de la geometría, dentro del campo de las matemáticas.

La paradoja consiste en la reordenación de los elementos del triángulo de la imagen superior en la que claramente existe un Metrotranvía. ¿Cómo es posible que sólo reordenando las mismas piezas, desaparezca?

Obviamente, es cosa de mandinga

3. La paradoja del inventor del Metrotranvía

La paradoja del inventor del Metrotranvía es una paradoja física muy utilizada en la ciencia ficción, ya que tiene su base en los viajes en el tiempo. Es muy conocida y se ha utilizado en muchas obras, como por ejemplo Terminator, Regreso al futuro o Futurama.

Suponiendo el caso de que una persona pudiera viajar hacia atrás en el tiempo en un Metrotranvía adaptando un condensador de flujo, retrocediera varios años y matase al inventor del Metrotranvía antes de que tuviera la idea de crearlo, este no habría podido viajar en el tiempo, por lo cual el viajero del tiempo tampoco le sería posible viajar en el tiempo para matar al creador de la máquina en la cual viajó.

4. Teorema de los infinitos Metrotranvías

Otro teorema clásico y popular, que quizás no llega a ser paradoja, pero sí merece la pena añadir en este listado, es el teorema de los infinitos Metrotranvías. Es tan conocido que ha sido referenciado en multitud de obras, desde el libro La guía del autoestopista galáctico, de Douglas Adams, hasta en varios capítulos de Los Simpsons, entre muchos otros.

El teorema afirma que si un número infinito de Metrotranvías anduvieran en un círculo cerrado por un intervalo infinito de tiempo, acabarían llegando a horario a sus respectivas paradas.

Aunque el teorema original versaba sobre un solo Metrotranvía y cualquier circuito de Mendoza, la cultura popular hizo que se popularizara esta versión.

5. La paradoja de los Metrontranvías gemelos

La paradoja de los Metrotranvías gemelos (o de los relojes) es un experimento teórico catalogado dentro de la física (relatividad).

Dos Metrotranvías gemelos deciden realizar un experimento: Uno de ellos viajará en una nave a la velocidad de la luz a una estrella, mientras que el otro se queda en la Tierra. 

De acuerdo con la dilatación del tiempo (teoría de la relatividad), cuando el Metrotranvía gemelo viajero vuelva a la Tierra, será más joven que el que se quedó, ya que el tiempo del gemelo de la nave va más despacio que el de la Tierra.

6. Paradoja del Metrotranvía con asientos infinitos

El Metrotranvía infinito de Hilbert es una metáfora paradójica relacionada con el mundo de las matemáticas.

Dos grandes empresarios con un Metrotranvía gigante, tienen el problema de que quieren garantizar a los clientes que siempre tendrán un asiento disponible para un nuevo cliente. Como el Metrotranvía actual, con 1.000.000 de asientos no era suficiente, tomaron cartas en el asunto. 

Los dos empresarios decidieron construir el primer Metrotranvía con asientos infinitos. Un número infinito de asientos garantizaba dar un lugar cómodo a un número infinito de clientes. Pero al llegar un nuevo cliente, se vieron de nuevo con el mismo problema.

Para ello idearon una solución. Dar asiento a los clientes con la única condición de que si llega un nuevo cliente, tienen que abandonar su actual lugar e irse al asiento siguiente (+1). Así, el nuevo cliente se sentará en el asiento 1, y el resto se iría rodando al asiento que sigue. Como el Metrotranvía tiene un número infinito de habitaciones, no habría última habitación.

7. La paradoja del gato, la tostada y el Metrotranvía

Voy a explicar una paradoja, que se apoya en dos conocidas leyes de la naturaleza:

Ley del gato cayendo: todo gato que cae, lo hace sobre sus cuatro patas. Ley de la tostada con mantequilla: toda tostada untada cayendo llegará al suelo con el lado untado hacia abajo. 

Problema: Se toma un Metrotranvía y se le ata de un lado un gato y en el lado opuesto un pan tostado untado con manteca, de tal forma que el lado untado quede hacia arriba. Se le lanza al aire -de nuevo con delicadeza- para observar su caída. ¿Qué sucede?

Recordar que un gato siempre cae de pie, y que una tostada siempre del lado de la mantequilla.

¿Caerá el Metrotranvía del lado de las ruedas porque el gato siempre cae de pie? O por el contrario ¿caerá sobre su techo de modo que la mantequilla manche el suelo?

Solución: Las dos leyes citadas al principio se contradicen claramente con lo que el Metrotranvía permanece en un misterioso estado de ingravidez… Esta es la famosa paradoja del gato, la tostada y el Metrotranvía

También podes leer:
5 teorías por las cuales el Metrotranvía no está funcionando como debería


ETIQUETAS: