Los cuentos que Diem Carpé cuenta: Abril

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La vida sin memoria no existe en esta historia.

Las lágrimas crecían, ella ahora se sentía,

en soledad.

Ya no hay piedad

Sus brazos extendidos a un cielo descolorido.

Plegarias arraigadas, en forma de suspiro.

A todos llama.

¿Quién la escucha?

Ya deja de pensar en la triste soledad.

 Agarra su tristeza ella quiere descansar.

Lo va a lograr.

No lo va a lograr.

Sus ángeles amigos dejaron de cuidarla.

Camina en las penumbras de esta puta ciudad.

¿Adónde va?

¿Adónde va?

Es tan fácil caer en abril.

Cuando todo en tu mundo es gris.

Es tan fácil caer en abril.

No hay caminos para elegir.

Molestias escondidas, fingiendo mil sonrisas.

Las horas la corrían, ya no es fantasía.

Es su realidad.

Puta realidad.

Sentía que se hundía, el pecho la oprimía.

El llanto que brotaba, su vida se apagaba.

Sigue un poco más.

Tenes que luchar.

Depresión acumulada, ira, impotencia y rabia.

Una vida de mentiras, así no seguiría.

Un año más.

Ni un año más.

Es tan fácil caer en abril.

Donde no hay un final feliz.

Es tan fácil caer en abril.

Una excusa más para partir.

Un mes donde ella no quiere existir.

Y sigue aquí.

También podes leer:
El arte de ser un Mendolotudo

El año pasado escribíamos:
Hector Pascales, el meteorólogo mala onda

ETIQUETAS: