Como deshacerse de los CallCenters rompesiestas

Hola amigos. Ya habiendo debutado con un artículo científico – estadístico previo a esta entrega, hoy les traigo un tema digno de ser tratado y debatido en los más altos círculos del pensamiento psicoanalítico, social y filosófico. Pero no se preocupen amigos, que esto yo ya lo hice por ustedes. 

Estuve con los más reconocidos filósofos, psicólogos, sociólogos y gurúes espirituales de los 5 continentes para llegar al fin de la misma controversia: como carajear a individuos que con objetivos de distinta índole, osan molestarnos en horas de la siesta. Pero ¡cuidado!, siempre manteniendo la altura y la delicadeza y lo que es más importante aún, mantener el sueño previamente conciliado.                                              

Bien, hasta hora todos sabemos que el hombre es un animal de costumbres. En consecuencia, esto quiere decir que solemos hacer las mismas acciones de manera repetitiva.  Es decir, las costumbres son hábitos arraigados y varían según  la región donde los individuos habiten; por ejemplo los del litoral toman mate frio, los del sur esquilan ovejas, etc., etc.). 

De lo anterior inferimos que una de estas «costumbres» (al menos en Mendoza) es la famosa SIESTA. Ese endiabladamente dulce sueño reparador. Esa recarga de bienestar emocional, ese bien intangible tan preciado que solo unos pocos elegidos disfrutan en su totalidad. 

Y es justamente en el medio de la parsimonia onírica cuando aparecen «ellos», los malditos villanos autodenominados operadores de call centers. 

Esos inimputables dañinos esclavos de monopolios que no escatiman esfuerzos en aniquilarnos una agradable y apacible siesta, esos malditos que ocultos tras una máscara telefónica (oh! que coincidencia) osan llamarte de repente ofreciéndote promociones y pelotudeces a granel que por lo general suelen ser engaños, malditos puercos del averno… 

Estoy seguro que a más de uno ha pasado por esa penosa y estresante situación. Y también puedo notar en sus rostros la desesperación y la impotencia que hacen alterar (aparte de la siesta) la armonía del sistema límbico que maneja las puteadas; para después no volver a conciliar el sueño a raíz de estos alienígenas del planeta del Orto. 

Por eso a continuación les presento las situaciones de interés más comunes y como salir indemnes de las mismas con el solo uso de las cuerdas vocales. Para luego seguir siendo un ejemplar y educado ciudadano del  país de los Buenos Modales y como si esto fuera poco, darnos vuelta y seguir soñando con un mundo ideal como dice Luis Miguel en un dibujo de Disney. 

Ahora, comencemos con las dramatizaciones dejando por sentado que el de ahora en adelante llamado “Damnificado” se encuentra en estado reposo-vegetativo después una extenuante jornada de esfuerzo físico: 

CASO 1

15:23 PM…  ring…ring

Damnificado: Hola…

CallCenter: Hola señor, mi nombre es Orlando,  ¿usted tiene un seguro de vida o contra todo riesgo?

Damnificado: El seguro de vida lo va a necesitar tu vieja porque de la cogida que le voy a dar vas a volver a nacer hijo de puta malnacido.

Call Center: tuuu tuuu tuuuu 

Fundamento: Cuando a uno le tocan la familia, ni los villanos más osados se arriesgan a seguir en el juego. Y ni hablar de la viejita.
Nota: Si uno recibe como respuesta: – «sacá la madre, cabron»  de un atrevido operador , este ataque será repelido por: – «como querés que se la saque si todavía no se la pongo». Este es el golpe de gracia. 

CASO 2

14:58 PM… ring…ring

Damnificado: Hola…

CallCenter: Hola señor, mi nombre es Humberto y le ofrezco llamadas gratis  a Zambia, Ucrania y  El Congo y además 2 numero free; todo este combo por solo $122 finales más IVA (?)…

Damnificado: Uy! qué bueno!  Dale! así agarro el combo y te lo meto bien metido en el orto, infeliz. Y el numero free también dámelo así llamo a la puta de tu hermana para salir un jueves…
Call Center: tuuu tuuu tuuuu 

Fundamento: La palabra «combo» ya de por si suena fuerte y valiente debido a la etimología quechua de la misma; si a este impacto auditivo le sumamos una amenaza de penetración anal seguramente hará desistir hasta al más férreo e insoportable de estos pelotudos (el agregado de la hermana, es solamente para finiquitar la “fatality”). 

CASO 3

15:47 PM… ring…ring

Damnificado: Hola…

CallCenter:  Hola señor, mi nombre es Ivana, ¿usted tiene internet?

Damnificado: Si. Si tengo internet y me voy a ir por la línea como Matrix y te voy a dar hasta  hacerte pedir agua, porque seguro que con ese nombre de puta que tenés estas bastante rica y te gusta.

Call Center: ….? 

Fundamento: Esta jugada puede ser un arma de doble filo. Probablemente corte de inmediato o tal vez siga llamando en el caso de que la terrorista de siestas sea una cucaracha falta de pistola. Este riesgo corre por cuenta de nosotros, sus victimas. 

CASO 4

14:41 PM… ring…ring

Damnificado: Hola…

CallCenter:  Hola señor, se encuentra Oscar Lambertario?

Damnificado: No, pero me dejo dicho que se iva para la cocha de tu hermana.

Call Center: Disculpe. 

Fundamento: Una cosa no tendrá nada que ver con la otra, pero meterse con el aparato reproductor de la hermana siempre surte el efecto deseado independientemente de la situación. Es como el comodín en el chinchón. 

CASO 5

15:59 PM… ring…ring

Damnificado: Hola…

CallCenter:  Hola señor, mi nombre es Julieta. ¿Usted tiene tarjeta de crédito?

Damnificado: Ah! ¿Ahora el putero donde laburas recibe tarjeta de crédito? Eso si, si me van a cobrar un 10% de recargo, me haces un peteco de regalo, eh? 

Call Center: tuuu tuuu tuuuu 

Fundamento: Nos metimos con la profesión mas antigua del mundo y sus formas de pago. Ella solo volverá a llamar si efectivamente el putero donde trabaja recibe estos medios  de pago. 

CASO 6

14:09 PM… ring…ring

Damnificado: Hola…

CallCenter:  Hola señor, mi nombre es Yoni. Usted tiene una cuenta pendiente y queremos que se dé una vuelta por acá para regularizarla.

Damnificado: A la única que yo le pago es a tu señora que siempre me anda cobrando con carne.

Call Center: …..? 

Fundamento: Aclaro que lo anterior no es apología de las deudas o el incumplimiento, no malentiendan, pero a mi particularmente me gusta que el almacenero me cobre cuando estoy despierto. 
Nota: En caso de que el villano envalentonado replique: – «como señora no tengo con la tuya  me entretengo «,  se le responderá socarronamente:  -«tenés razón, a mi señora le gustan los consoladores de plástico». 

CASO 7

14:09 PM… ring…ring

Damnificado: Hola…

CallCenter:  Hola señor, estamos buscando referencias. ¿Usted conoce a Armando Tejerina?

Damnificado: Si, es el que tengo acá abajo, no te puede atender porque está durmiendo la siesta como yo hace 7 segundos, nieto de puta.

Call Center: Disculpe. 

Fundamento: Desconozco las razones por las cuales nos preguntan por otras personas, pero si podemos presentarles a las «personitas» que si conocemos, tal vez ellos puedan saludarlas cordialmente.

Conclusión: Aquellos que hallan leído «El arte de la guerra» de Sun Tzu notaran puntos de coincidencia, y sabrán fehacientemente que estas estrategias hay que usarlas a conciencia y con responsabilidad. Son poderosas armas sociales, pero también existe la posibilidad de apagar el celular antes de irse a dormir. Ustedes eligen. 

Escrito por Ismael Mascarpone para la sección: 

También podes leer:
Si me amás, ¿me das tu clave de facebook?

El año pasado escribíamos:
101 Situaciones espantosas (del 31 al 40)

ETIQUETAS: