Los cuentos de Diem: El arte de ser un Mendolotudo

“Ser es hacer.”

Immanuel Kant

Cuando hablamos de arte, rápidamente relacionamos la palabra con una pintura, con una escultura, algún libro o alguna pieza musical. Pero el arte no es sólo lo contado hasta siete. El arte va mas allá de los parámetros que se establecen en aquellos viejos cuadernos, donde dice que lo visual y lo sensorial es arte. El arte es todo lo que despierta pasión en el hombre. El arte, me atrevo a decir, es algo extrasensorial.

Cuando uno no sabe cómo expresarlo, pero lo siente. Eso también es arte.

¿Vamos acaso a culpar a quien no tiene las capacidades de expresarse, por no ser artista? ¿Y si el mejor de los artistas vive atrapado en la mente de quien no sabe cómo sacarlo?

Preguntas como esa son las que constituyen mi mente a diario. Tal vez no sea el más listo, ni tenga la mente mas ocupada. Pero siempre existen esos interrogantes que alguien debe preguntarse y ese alguien termino siendo yo.

El ser mendolotudo es una identidad. El ser Mendolotudo es, justamente, ser, y ser es hacer. Por eso estamos acá reunidos lo que somos. Porque hacemos. Podrán criticar desde la comodidad del sillón, podrán decir que no somos profesionales, pero jamás podrán decir que no somos apasionados. Este periódico está formado por personas que comparten una pasión, y que no es solamente la pasión de la lectura y la escritura. Es la pasión por el sentir. Porque sea como sea, necesitamos expresarnos de algún modo.

Hoy en día, la humanidad tiene millones de forma de hacerlo, pero nosotros elegimos esta. El de redactar para ustedes lo que por adentro nos pasa. Ya sean deliradeses o cosas serias. Hoy nos encontramos frente a ustedes haciéndoles llegar nuestros sentimientos. Hoy somos personas que tienen un arte. El arte de ser un mendolotudo.

Nosotros podemos decir con seguridad que amamos los que hacemos. Tanto los que estamos acá adentro, como los que decidieron colgar los botines del mendo, para jugar en otras canchas. Nos enorgullecemos de ser criminales, jueces, jurados y verdugos de nuestras palabras. Porque el valor pasa por esta situación. El de hacerse cargo de lo que decimos y como lo decimos.

El arte es liberarse, el arte es expresarse, el arte es poder ser y hacer. Entonces el mendolotudo es arte. Y todos los aca adentro, somos artistas. Pero ¿y ustedes? Muchas veces nos dijeron “Me siento identificado con tus palabras” o “Es lo que yo pienso, pero no me salía decirlo como vos”. Entonces, si ustedes lo sentían, también son artistas y por ende, también son mendolotudos.

El Mendolotudo es algo autóctono, le vamos a hablar a un chileno del Mendolotudo, y no va a entender un carajo. Y eso va a lograr que nosotros riamos por adentro…como si nos sintiéramos parte de un grupo secreto. Un grupo selecto de mendolotudos

Por eso; ¡Feliz cumpleaños colegas mendolotudos, y feliz cumpleaños también a todos los mendolotudos afuera de la pantalla, que se entretienen con nuestras palabras!

También podes leer:
Querida Eugenia

El año pasado escribíamos:
Pecados 2.0 

ETIQUETAS: