Encuentran una fauna de bacterias y microbios del mesozoico en un sándwich de un quiosco en Godoy Cruz

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Científicos de todo el mundo están asombrados por el hallazgo. Los microorganismos fueron descubiertos de manera casual por una señora que compró el sándwich en un quiosco donde suele comprar su almuerzo. “Yo siempre vengo a comprar acá. Es como un quiosco quedado en el tiempo. Un día una compañera mía encontró dos puntas de flecha en una tarta de zapallitos, pero esto fue asombroso”, comentó Margarita, la afortunada que hizo historia con un pebete de jamón, queso, tomate y argamasa.

Beatriz Chupines, la actual dueña del local, cuenta que el negocio es heredado. “Yo heredé el local hace unos años de un tío que era un hijo de puta. Si limpiaba era por error. Pero cuando recibimos el negocio nos sorprendió la cantidad de alimentos que tenía almacenados, que parece que él ya había recibido también en herencia, y decidimos hacerlos guita. Esto nos abre la posibilidad de ampliarnos y hacer un quiosco temático, con acceso a la ciencia y descuentos a estudiantes de biología y aspirantes a médicos forenses”.

Ya llegaron a la ciudad de Mendoza estudiosos de los más variados ámbitos de la ciencia: biólogos, antropólogos, médicos, futbolistas, gerentes de marketing, ingenieros hidráulicos y hasta un inspector de empalizadas naturales. Hasta ahora andan todos en San Rafael, y piensan hacerse una pasada por la fiesta dela Vendimia, aunque no acusaron en sus agendas, aún, el momento en que se detendrán a analizar el suceso. “Ahora vamos a saber cómo eran los organismos vivos del mesozoico, y cómo es la muerte de una persona que los ingiere el día de hoy”, comentó Spolly McCormmick, gerente de una cadena de empresas dedicadas a autopsias privadas y a la aplicación de tejido necrófilo en el cultivo del aloe vera.

Mientras tanto, Margarita habla de su futuro. “Los médicos me dijeron que todo iba a estar bien, que me iban a invitar a hacer un viajecito un poco largo, y me sacaron boleto de ida nomás, por si me quería quedar unos días paseando dicen. Voy a conocer la empresa de un tal McCormmick. Al final es como que me gané un viaje, qué se yo…”, se ríe Margarita.