Fragmento

“….Deambular por los demás pasillos, sabiendo que detrás mío esta el pedazo de historia que dejó heridas en lo más profundo de mi ser. Que en ese asiento dejé la inocencia de un viaje concluido. Un destino completo. Un destino que adapté a mi mundo. Un destino que convertí en recuerdo.

Hoy después de mucho tiempo, he vuelto a escuchar esa melodía en mis oídos. Desearía no haberlo hecho. Desearía no haber llegado a estos pasillos. Todo es familiar ahora. No quiero asimilarlo así. Aún no estoy listo

Que peor que ese pasadizo de noche, con un grupo de personas que pide a gritos en mis oídos quedarme dentro de alguien.

Es increíble estar adentro de alguien, entender un alma. Porque es tan fácil entrar a un cuerpo, pero comprender un alma…eso es otro tema.

¿Puede la hipocresía convertirse en filosofía?  ¿Cómo puede hacerse?

Inmutable, Imposible…

A veces la Música es tan fuerte como apretar un gatillo de un arma que apunta a la sien. Y en ciertos puntos mucho peor, porque uno muere de a poco…»


También podés leer:
Charlando con un pitufo

Hace un año escribíamos:
El deportivo La Pega suma espectacular refuerzo