Leyenda de un novio imaginario

De chiquita, tenía una amiga que tenía un amigo imaginario; Se llamaba Torpedo el loco, valla a saber porqué. Yo la miraba a la piba y parace que se veía divertida la cosa, queriéndola imitar intenté fabular uno pero nunca me salió.

Hace mas o menos un mes conocí a un chico increíble, nunca antes había visto a alguien así: Demente, sencillo, ocurrente, divertido, original, escuchante de música agradable y con tres rastas que le servían de cortina a su nuca. Quiero admitir que cuando sacó su guitarra y me tocó «Esa estrella era mi lujo» me llegué a mojar.

– ¡Que bien que cantás ! Temazo además.

– Gracias, el viernes voy a estar con la banda en Underground, venime a ver y si querés después te invito un porron y hablamos. No te pido tu numero, no tengo donde anotarlo, todo lo mío es invisible, es al pedo se me va a perder. Pero confió en vos.

– Dale, veo que onda y quizás nos veamos el viernes.

Y lo dejé ir, lamentablemente no pude aparecerme por el lugar, pero todavía lo sigo buscando, es difícil porque nadie lo puede ver .

Dice la leyenda que él puede meterse en cualquier cuerpo y poseerlo, que me sigue buscando y se ve que estamos en desencuentro.

También podes leer:

Los típicos personaje de bariloche

El año pasado escribíamos:

Minorías

ETIQUETAS: