Los cuentos de Diem Carpé: Devolver al remitente

 “…Olvidar ese papel que alguien me dio, y ese guión que alguien creía apropiado para mí…”

Y un día te levantarás y recordarás aquellas tardes que pasábamos tirados en el pasto, mirando el cielo mientras buscábamos formas azarosas en las nubes. Donde “Strawberry Fields” era la banda de sonido y nos corría solamente el hambre de soñar.

Despertarás y añorarás las horas que gastamos haciendo travesuras por las calles de la ciudad, cuando la rebeldía era comprar cigarrillos y alcohol teniendo dieciséis años. Cuando nos drogábamos con amor y nuestros ideales eran el estandarte intocable.

Amanecerás en algún momento acordándote de esas personas sin nombre y sin rostro que pasaron por nuestra vida y dejaron trozos de quienes somos ahora. Te vas a acordar de los amores correspondidos y los que nunca nos correspondieron; de esos besos robados, esos abrazos de las personas que ya no están…o que ni siquiera sabemos dónde habitan.

Cuando abras los ojos y te mires al espejo una mañana de estas, te vas a encontrar con alguien totalmente diferente. Vas a añorar los extraños peinados, las estúpidas vestimentas y las ridículas modas ¡Pero que excelentes eran! Vas a quedarte esperando que alguien golpee tu puerta para salir de sol a sol…de luna a luna.

Algún día de estos, va a aparecer una imagen nuestra del pasado que va a levantarnos un reclamo. Porque algo dejamos atrás, porque nos prometimos no ser el hombre de traje con el ceño fruncido…y sin embargo esos somos.

El tren de la vida sigue el curso, fiel a sus vías. Pero las cartas que me escribí hace años atrás, están empezando a llegarme y me es difícil devolverlas al remitente.

ETIQUETAS: