La innecesaria acción de publicar lo que comemos

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

014

Con poco más de una década irrumpiendo en nuestras vidas cual adicción necesaria, las redes sociales han ido mutando en cuanto a sus formas, objetivos y usuarios.

Pero si al algo que se mantiene es el simple, enfermizo, sin sentido y maníaca costumbre de subir lo que comemos.

Ya sea a través de estados como:

“… Asado, ensalada de lechuga con cebollas, vino y pan casero… se puede pedir algo más?»

¡Sí me cago en satanás, que dejes de contar tu situación gastro – emocional!

O la forma más más popular son las imágenes. Es más, yo creo que el mejor muestrario de comidas mundial hasta la actualidad se llama “Instagram”.

Ahora, lo sorprendente es como esta especie de “necesitados de mostrar su buen vivir crónicos” se llega a dividir en sub – especies.

  1. El que te sube la foto pre – comida: acá, donde generalmente vemos asados, paellas o tacos, podemos ver como desde el comienzo van subiendo fotos tituladas: “Preparando el fuego”, o “Salando la carne”, o “Cortando todo lo necesario para tener unos tacos de la ostia junto a mis mejores amigos de la vida que los amo.” También deberías amar tu dignidad.
  2. El que te sube la foto antes de comer: generalmente abundan la de platos recién armados, parrillas listas de cocción u ollas destapadas de locros que ni no lo aclaran parece un vómito del Ogro Fabianni. Y no solo eso, sino que empiezan con “Carnecita de ternera sudafricana con salsa de codornís albina y guarnición de potatoes (porque poner papa es muy grasa) aliñadas con jengibre cosechada por niños vírgenes.” ¡Bajá un cambio Mallman de la vida que lo más glamoroso que has comido fue un plato de tres pasos en el casamiento de tu tía!

Y es así como a diario nos seguimos topando con publicaciones que hablan de lo que comen, no de comida. Distinto sería aprovechar este muestrario de “bon vivant” aconsejando o recomendando tal o cual cosa.

A tener en cuenta

  • No nos interesa saber que comés si no estamos ahí para comerlo
  • Nadie vas a tener más amigos porque demuestres que el martes te comiste un asado
  • No queremos saber si se puede pedir algo más dentro de tal o cual situación gastronómica estés viviendo
  • Nadie jamás la puso por subir una foto de un chivo a la llama
  • Si quisiéramos ver imágenes de comidas nos meteríamos a la Fan Page de Narda Lepes

Y finalizando, si no vas a aportar nada a la vida (salvo intentar subir tu escala socio – virtual)  aflojale a las publicaciones de este tipo, en serio, no suman. Lo único que es aceptable en cuanto a fotos de comidas, es cuando son graciosas, como estas: 

 photo 003_zpsdb4b95b5.jpg

 photo 010_zps2c39e73d.jpg

 photo 009_zpsd829b07e.jpg

 photo 011_zps4beb543a.jpg

 photo 006_zps5db7ec14.jpg

 photo 012_zps40bfcc01.jpg

 photo 013_zps31b894b1.jpg

 photo 004_zps4ef3bee9.jpg

ETIQUETAS: