Preguntas que no se le deben hacer a una Travesti

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La mayoría de estas preguntas, surgen por un desconocimiento que se transforma en un interrogatorio discriminatorio y malicioso. Yo les recomiendo que eviten estas preguntontas, abran sus mentes, porque ahí donde ustedes preguntan, hay una persona que seguramente estuvo con tu ex novio, actual, vecino fumón, tío solterón o  hermano borracho…

“Y a todo esto ¿Cómo es tu nombre real? Digo…el que te pusieron cuando naciste”.

“La duda que siempre tuve es cómo hacen con el zogan… ¿Es verdad que se lo meten en el orto?”

“¿Usás peluca o cortinas? Porque me imagino que sos pelada… ¡¡¡Decime que no es tu pelo!!!”

“¿Sabés hacer asado? ¿Jugás al fútbol?”

“¿Sos activoooo o pasiva?”

“¿Vos te hiciste travesti porque te sentís mujer?”

“¡¡¡Ay me pinchaste!!! ¿Te afeitaste hoy?”

“¿Y así salís a hacer la compras?”

“¿Me imagino que alguna vez te han llevado presa? Digo…por salir vestido  de mujer ”

“Cuando has ido a votar ¿Fuiste vestidoooo de hombre o de mujer?”

“¿Es verdad que si no trabajan de peluqueras tienen que dedicarse a la prostitución?”

“¿Tu ídoloooo es Flor de la V?”

“¿Cuánto calzás?”

“¿Orinás de pié o sentada?”

“¿Te depilás el pecho?”

“¿Hiciste la colimba?”

“¿Hace cuánto te hiciste las lolas?”

“¿Tomás hormonas femeninas?’”

“¿Sos dotada?”

La reacción de las personas trans ante estas preguntas no siempre son iguales. No voy a decir que siempre son violentas. Lamentablemente hay un acostumbramiento a la negación y la discriminación, a veces el hacerse la sorda es más beneficioso. Pero  si te animás a hacer semejante pregunta, aguantate la respuesta. A esto le sumamos los típicos codazos al marido de la señora a su esposo en el supermercado, que va junto al comentario “Mirá viejo, un travestido” o “Son una degeneración”…

Señora: Su esposo o su “Nene” son consumidores de travestis en la zona del Carril Rodríguez  Peña. Y no justamente van por un par de grandes tetas o un culo… concurren a alimentar su fantasía de manotear un paquetuli y no sentirse “tan puto”.

ETIQUETAS: