Reconfirmado México es una mierda

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

He escrito en el pasado mis reservas para con este país desde que he sido condenado al exilio laboral en el. Pero más allá de las paradojas que se rejuntan en este lugar del planeta, para ser que vienen de antaño, incluso previo a la colonización de América.

Me encontré de casualidad en la calle con un amigo argentino que se ha radicado aca ya hace unos años, al que denominaremos Marcelo, porque el mismo pretende mantener su identidad en secreto por motivos que más adelante dilucidaremos. Este Marcelo, amigo en común con el Angel Gris que también escribe cuando se le pegan los huevos en este pasquín, es el típico comprador de leyendas urbanas, cree en el horóscopo y cuanta yerba astral que ande dando vueltas. Tal como otro amigo del Angel que cargaba de energía el agua en las vísperas del 2YK.

Ahora si a los hechos:

Yo- ¿Qué hacés Marce? ¿Qué haces por acá hermano?

Marce- Toro querido nunca me vino tan bien un hombro amigo para descargarme.

– ¿Por la violencia, los narcos o no aguantas mas a los mexicanos?

– Nada de eso, vos sabes como soy, me compenetre con el pueblo mexicano y lo hice mío. Vi cuanto documental ha estado dando vuelta, y ahora con que llegaba el 21/12/12 se ha plagado de informes los cuales me vi todos.

– Pavada absoluta, se iban a llevar por delante los astros a las abuelitas en la calle, la erupción del culo del gordo iba a llenar de mierda la humanidad.

– Yo creí, y como se iba todo a la mierda, cogí sin forro hasta que le salieron hilachas a la pistola, debute con un trava, por eso que macho macho, es el que probo y no le gusto, le entre a cuanta falopa mística, dura y demás daban vueltas. El Centurión de mi American Express anda con el casco abollado, le falta un ojo, tiene un brazo entablillado, y anda en silla de ruedas. Es más te digo lo miras fijo y se pone a llorar.

– ¿Y vos pensabas que iba a llegar el fin del mundo?

– Obvio, si hasta el Discovery lo daba por cierto, vos porque sos un incrédulo de mierda, pero uno que tiene la mente abierta, no le queda otra que creer.

– Bue, ahora no solo tenés la mente abierta, los cantos también.

– Mirá, si voy a estar para tus chistes pelotudos, rajo a DF.

– Amargo. ¿Qué vas a hacer entonces?

– Desaparecer, le debo una fortuna al banco, las tarjetas que no puedo comprar ni un chicle, tengo que ir al proctólogo por el trava era un grone al que le sobraba equipo y ganas, tengo que hacerme un Elisa para ver si tengo SIDA, y ya me metieron 3 juicios de paternidad, encima me hice adicto a cuanta porquería hay dando vueltas y le debo otra pequeña fortuna al dealer. ( lo largó todo junto entre lágrimas).

Le tire unos mangos para pagar al proctólogo y el test, antes que saliera huyendo de los matones del prestamista que no me había contado, y los del dealer, que si no era porque se peleaban para hacerlo cagar no zafa.

La triste conclusión a esto es que en un país que mantiene con vida una leyenda de esta envergadura, arruinándole la vida a un buen tipo como el Marce, tiene que ser una mierda.

También podes leer:
¿Cuando un hombre debe comer sushi?

El año pasado escribíamos:
Dos caminos que se bifurcan

ETIQUETAS: