Técnicas de no-estudio

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sobre una mesita ratona “home made”, ubicada al lado de la PC, yacen una serie de libros, apuntes, resúmenes y carpetas que con el correr de los días ya siento que me miran, y en el fondo de mi ser siento que algo tengo que hacer con ellas. La pila de libros me susurran del mas allá en un lenguaje extraño, y creo que me están llamando.

Hace días que revoloteo por ahí con una sucia marca en la conciencia por no empezar a estudiar, pero el nivel de culpa aun no llega a equiparar el increíble rechazo que me produce esta materia.

¡Que calor hace! Son las 15 hs y el televisor marca 33º. Que fantástico sería estar tirado en una colchoneta inflable en el medio de una pileta con un fernecito en la mano…o no, mejor un mojito, con mucho hielo y menta…mmm mojito, Cuba, playas turquesas, arena blanca, ¡negros musculosos!¡Ya fue! Hago una feria americana, vendo la mesa de la PC y mi zarpado tele 14 pulgadas, este mes no como y me tomo el palo. Quizás si vendo un par de pilchas y la bicicleta de mi hermano llego un toque mas lejos… ¡Europa! ¡Que lindo debe ser Europa! Salir de carrete en Barcelona, tomar un cafecito en algún bar bien tano, o una buena copa de vino en Paris, si, si ¡Paris! Podría viajar en tren y leer todos los libros que tengo postergados por mi rutinaria vida. ¡Oh no!: tengo una vida, una vida aburrida y tengo que estudiar ¡Fuck! El reloj se esta moviendo, pasó media hora desde que me puse a delirar y si sigue pasando el tiempo las horas pasan y en cualquier momento voy a tener las mesas enfrente de mis narices y voy a terminar huyendo como ya hice en reiteradas ocasiones.

Pongo el agua para el mate, doy una vueltita por los escasos metros cuadrados de mi habitáculo, organizo el papelerío en la mesa y pienso ¡Dale Limbania! Vos podes, ¡vos podes! Abro el libro en el capitulo 1 –libro que de hecho tiene 25 capítulos en aproximadamente 435 hojas-. Leo la introducción ¡una papa! Soy una campeona, seguro que llego. Leo el primer párrafo y cuento cuantas hojas me quedan para terminar el capitulo. Leo hasta el segundo titulo y cuento cuantas hojas me quedan para terminar el capitulo sumando la variable de observar que tan llenas de gráficos y dibujitos están las hojas. No leo el tercer titulo, porque la cabeza se me secó ¡que calor hace! Mejor prendo la compu, y me fijo si subieron el ultimo capitulo de “How I met your mother”. Joya, 40 minutos de recreo y sigo. Luego me cuelgo entrando a  fasobuc, Hotmail (confirmo y vuelvo a confirmar que el mail que tanto espero nunca va a llegar), Gmail, Yahoo, Mdz, Le monde, the New York times y por supuesto entro al Mendolotudo…¡son unos genios estos pibes!

¡Que hijaéputa! ¡¡¡CUALQUIER excusa es buena para no estudiar!!!!El departamento ya brilla de tanto limpiarlo, lavé hasta la ropa de invierno para guardarla, he hablado/chateado hasta con mi compañerito de banco del pre jardín, me cocine hasta lasagna para mi sola con tal de no sentarme, ¿¿¿¿¡y ahora!??????¿¿¿Cual será mi nueva escusa??

Dos segundos después: ¡Ring! Mensaje de Bomur: “Limbania: estamos con Conep y Celso tomando una birra, ¿te queres venir?” a lo que respondo: “estoy harta de estudiar, paso un rato a saludarlos. En 5 estoy ahí”. Después de todo, fue un día agotador, y un porrón no le hace mal a nadie.

Escrito por Limbania para la sección

El año pasado escribíamos:
¿Que hubiesen sido de no ser famosos?

ETIQUETAS: