Un polvo de locura

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

He venido a buscarte, quiero que te subas a mi auto y llevarte a un lugar que sólo yo conozco.

Es hora de que por fin estemos frente a frente. Quiero que nos miremos a los ojos y nos fundamos en un abrazo laaaargo…, muy largo, para impregnarte de mi perfume y empaparme del tuyo.

¡Vamos, vení conmigo! Que quiero dibujarte y hacerte canción.

¡Hagámoslo posible!  Ya nos dijimos mucho y nos hicimos nada. Convirtamos las palabras en caricias y besos… y mordiscos… y suspiros… y gemidos…

Quiero que nos hablemos sin hablarnos, y que nos hagamos todo eso que nos dijimos. No importa si somos torpes o violentos, ni la fuerza ni el dolor; las ansias son grandes y las ganas incontrolables.

¡Vamos, yo sé el camino, y sé que te va a gustar! Quiero que riamos hasta no poder más. Bailemos apretados, cantémonos al oído y desbordémonos el alma.

Esto es inminente, los dos lo sabemos, ¡qué le vamos a hacer! Tiene que suceder. Olvidémonos de todo y saquémonos las ganas de una vez por todas, liberémonos de este sufrimiento y apaguemos el ardor.

¡Ya no aguanto más! Quiero tocarte, recorrerte de punta a punta y dejarte mis huellas por todas partes. Muero por comerte la boca desesperadamente,  bajar… y bajar… y llenarme de vos.

¡Dale, tiene que ser ahora! ¡Subí a mi auto y vení conmigo! No nos aguantemos más… tengamos ese polvo de locura que tanto deseamos… Y te aseguro que de mí… ¡Nunca te olvidarás!

Escrito por Lore para la sección:

ETIQUETAS: