Diferencia entre copado y pesado

Durante toda su vida, la mujer ha tenido que lidiar con diferentes tipos de hombres en diferentes tipos de tiempo y diferentes situaciones.

El fin de semana pasado me toco lidiar con una situación bastante complicada, en donde por ser pobre y andar a pata tuve que bancarme hasta donde pude y como pude a un persona un poco bastante denso (por no decir: moco, pesado, molesto, engendro baboso, salame, gil, estupido, etc) y fue aquí cuando me pregunte: ¿Qué diferencia de un pesado a un copado?

El copado te lleva en el auto con tu amiga y sabe de ante mano que en el boliche cada uno hace la suya. El pesado te manda 498 mensajes para asegurarse de que vayas, te llama si no contestas, le dice a los amigos que se va a coger a la minita logra que vallas con él y se te pega como papel higiénico al zapato.

El copado entiende una indirecta. El pesado no solo no entiende una indirecta sino que las directas tampoco las entiende. Por más que le pongas un cartel con luces de neón diciendo “Déjame de romper las bolas “el muy salame va a pensar que es para otro, si le decís mirándolo a la cara “flaco déjame en paz, sos denso” te va a decir ¿me estás diciendo que quieres que me vaya? a lo que tu respuesta debe ser Si y la del pesado probablemente sea “bueno pero bailemos un rato mas”

El copado va a pasar y va a decir “que rico olor tenes en el pelo”. El pesado va a olerlo hasta que tu cuero cabelludo le toque el cerebro,va a preguntarte que shampoo usas para después no dejar de tocarte el pelo y movértelo pensando que es algo gracioso y lo peor de todo es que va a poner cara de “huy mira soy re cool le toco el pelo a una chica y no me dice nada”… te aviso imbécil que si no fuera porque  soy mayor de edad y me pueden llevar presa por secuestrar a una persona ya te hubiese encerrado en algún antro y te hubiese hecho la tira de cola con una epileidi solo para tortúrate.

El copado te ve bailando te hace una sonrisita o te guiña el ojo y si ve que estas en plena fiesta con tus amigas sigue en la suya y no molesta. El pesado pasa y te ve que estas en plena joda rodeada de 20 chongos que te menean de manera sensual, con un vaso de vino en una mano y la botella en la otra y se te va a acercar con los ojos bien grandote con una cara de gil que parte la tierra y te dice “ha ahora te venís a activar” como haciéndote un reclamo.

El copado te dice “chicas las espero acá vallan tranquilas al baño”. El pesado cuando le decís que vas al baño dice “bueno vamos las acompaño y las espero en la puerta” es capaz de hasta ofrecerse a tenerte el bolso para asegurarse de que no te le vallas a escapar.

El copado te apoya sutilmente cuando ve que la oportunidad está siendo abalada por vos. El pesado te agarra de manera desprevenida e intenta hacerte un hijo sin permiso previo. Si es reggaetón te apoya, si es cuarteto te apoya, si es bachata te apoya….te apoyaría hasta si pusieran el chuchugua. Total el no pierde oportunidad alguna para aposentar su intento de bulto en alguna parte de tu cuerpo.

El copado entiende que si una salida no funciono es mejor ser solo “amigos del facebook”. El pesado es tan pelotudo que te invita a salir de nuevo y ante tu respuesta de “noooo ni en pedo salgo con vos” te responde: Bueno después no te quejes si no te invito más.

Por desgracia esta nota fue escrita y basada en hechos reales. ¿Quieren saber cómo termino? Con su servidora pegando un grito que decía más o menos así: “¡¡ No te aguanto más!!” de una manera muy loca y tratando de controlarme para no meterle increíble patada en los huevos. Ha si…y volviéndome en taxi.

Moraleja de la historia: Siempre que se encuentren con un pesado sacrifíquenlo por el bien de la humanidad.

P/d: La historia es aplicable a ambos sexos, admito que hay mujeres bastante densas también.

También podés leer:
¿Porqué las mujeres metemos los cuernos?

ETIQUETAS: