“Te obligo… Te pago” La costumbre vecinera de San Carlos

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hoy viendo todo las notas extraordinarias de este sitio web me di cuenta que lo único que le hace falta es un toque de un “sancarlotudo”.

Mediante mi experiencia farrera me he dado cuenta de que cuando alguien de afuera de mi querido departamento suele venir a visitarlo y se queda a disfrutar una noche de lujuria en la bendita previa donde se toma el bendito néctar al que los científicos llaman alcohol o más bien dicho CH3CH2OH, no entiende una de nuestras más usadas frases o latiguillos nocturnos.

Acá en San Carlos o más bien dicho el Valle de Uco (aunque en Tunuyan y Tupungato ya casi nadie la usa) existe la costumbre de disfrutar del alcohol con amigos y conocidos (en este momento se me viene a la cabeza la frase de una chacarera “siempre existe algún motivo para inventar alguna farra”). El hecho es cuando viene alguien de otro departamento (que no sea de los tres mencionados anteriormente), tenemos la costumbre de integrarlo y ahí es cuando viene nuestra frase/pregunta: “te obligo”. Generalmente pensamos que el individuo sabe a que nos estamos refiriendo, pero no… se queda mirándonos con un cara diciéndonos ¿qué cosa?

Bueno señores el “te obligo, te pago” es un ritual en el cual el que “obliga” (local) bebe un sorbo importante de alcohol el cual debe ser respondido por el pagador (visitante) con la misma cantidad y respondiendo “te pago”. Además de integración, demuestra  confianza  y amistad fundamentalmente, no significa que seamos unos alcohólicos sino que con este ritual nos da el pie para empezar una amistad o seguir formándola.

Entonces señores ya saben cuándo vengan a visitarnos, ¡los vamos a obligar y van a tener que pagar!

Desde La Consulta obligándolos a todos… ¡gracias y salud!

Escrito por Daniel Ortiz para la sección

El año pasado escribíamos:

Esto demuestra porque en un pesebre viviente nunca hay camellos reales

ETIQUETAS: