5 cosas que SI tenés que hacer para levantarte una mina en un boliche

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Prólogo por el Ingeniero Conep

Estimados amigos, hace una semana escribí una nota titulada «5 cosas que NO tenés que hacer para levantarte una mina en un boliche» . Fortuitamente tuvo mucha repercución, pero tabién quejas, aludiendo que siempre damos tips de lo que no hay que hacer para distintas cosas y nunca decimos que es lo que se tiene que hacer.

Entonces agarré mi batiteléfono y, después de pedir algunas opiniones a miembros del staff, una señorita se puso manos a la obra con esta nota.

A continuación expone 5 cosas que nosotros, los cabernícolas de la noche, tenemos que tener en cuenta a la hora de levantar una mina.

1. Actitud serena

Es muy importante ser calmo a la hora de encararnos en un boliche, nada de demostrar que tenés los dientes afilados o el amigo de abajo con poco uso. No sé cómo ni por qué, pero las minas presentimos esa sensación en los hombres. Resta mucho cuando se te acerca alguien y te mira 2 minutos a los ojos y después te relojea las tetas, la boca, te empieza a tocar le pelo… ¡¡¡Pero pará un poquito!!!

2. La presencia

Garpa bastante una buena primera impresión, ojo, no hablo que el flaco sea lindo o fachero, sino cosas más comunes al resto de los mortales, como el pelo limpio, perfumado, vestido coherentemente. Suman mucho las zapatillas estilo blancas (las de moda, porque si, a nosotras nos interesa la moda), y para nada el estilo “astronautas”, esas gigantes.

Las manos: son muy importantes, que las uñas no estén comidas, sino bien cortadas y obviamente libre de toda mugre posible. Suma algo que se sientan suaves (poco de crema viene bien). Tocar una mano y sentir que están ásperas es un garrón.

El aliento: si fumás no te olvides de chicles, caramelos o mentitas. Es un asco la baranda a pucho que sale cuando te hablan al oído o cerca. Tengan en cuenta que en un boliche se charla de cerca. Incluso para las que fuman les resulta feo el olor a pucho en la boca de un hombre.

3. Buena charla

Algo fundamental en el levante es que logren atraparnos con lo que nos cuentan. Suma hablar sobre la vida de uno, a que se dedica, estudios, sobre todo en esos ámbitos y no contar que sale de fiesta todo el tiempo. ¡Ojo! Pero no muy largo. No suma que estés toda la noche hablando de vos. Te vas a dar cuenta porque si ya pasaron 20 min y la susodicha no usó la frase “Ya vengo, voy al baño” es porque la cosa interesa. Acá aumentan tus chances invitar un trago, y no por interesada, sino por el gesto de caballerosidad. Importante: no tocar temas como autos y fútbol. Por más que nos parezca interesante, no es para una primera charla en el boliche.

4. Baile

Y si, es casi fundamental. Los movimiento en un boliche se trasladan casi igual a los movimientos en la cama, así que si sos medio de madera, estás casi en el horno. ¡Pero a no decaer! Para que tengan en cuenta: No nos gusta que nos hagan girar toda la noche. Menos cuando usan los pasos del cuarteto o la cumbia para todos los ritmos.  Ni hablar del que se queda parado toda la noche que es puro músculo y hace fuerza toda la noche con cara de ya me cago. Por eso lo ideal es ese que de forma lineal te va invitando a bailar.

5. ¡Ebrios NO!

Esto es algo que la gran mayoría no sabe manejar, porque incluso necesitan estar algo entonados para encarar a las minas. Por eso les digo, que si quieren sumar un poroto en el momento que se nos acerquen, ¡háganlo relativamente sobrios! No hay nada más lindo que alguien te hable y una le pueda sentir el perfume, y no que sea tapado por la baranda a alcohol que despide el flaco. Y ni que hablar cuando se acercan con los ojos medios caídos o que no pueden hilar dos frases seguidas. ¡Los queremos sin alcohol en la sangre!

Escrito por Beatrix Kido para la sección:

También podés leer:
Alessandro Rampollo te enseña como levantar minas

ETIQUETAS: