Nudes después de los 30 | 10 cosas que tenes que saber para no caer a la mesa de saldos y retazos

  •  
  •  
  •  
  • 25
  •  
  •  
    25
    Shares

El otro día, marido había partido a un asado con los amigos y mis niñas ya dormían. Recordé entonces una conversación que había tenido, dónde confesaba que no sabía sacarme buenas fotos sexies y una amiga me tiró un par de tips para hacerlo.

Y es que, pasados los 30, y especialmente si estás en familia, la verdad que se pierde la noble práctica de ofertar-se. Uno se herrumbra un poco en el arte de seducir y, seamos sinceros, tampoco tiene mucho tiempo de preocuparse por ello.

Por todo esto, pensé que era el momento perfecto para desarrollar nuevas habilidades con la cámara del celular y tener un «pack» decente de nudes.

Además, bicha yo, podía aprovechar y mandarselas en ese mismo momento a mí ausente marido. El subidón de testosterona incentivado por charlas tipo «si pudieras chuparte tu propio pito, ¿lo harías?» sumado al estímulo visual, me garantizaban una noche de amor y lujuria a su regreso.

Me entusiasme y puse manos a la obra. En sólo un rato, aprendí cosas muy valiosas que compartiré a continuación por si otro [email protected] [email protected] como yo, lo necesitara.

1- Los filtros de instagram

Si querés tener la piel tersa,  los labios gruesos, la nariz repingada u ojos color del cielo, NO ES NECESARIO VOLVER A NACER. Incluso mucho más barato que una cirugía, es aprender a usar los filtros de Instagram. Están realmente bien hechos y pueden hacerte pasar por un ángel de Victoria’s Secret en un abrir y cerrar de ojos. Basta navegar un poco buscando palabras clave como «beauty» o «eyelashes» y te aparecen mil opciones.

Un plus: si no tenes ganas de maquillarte sólo para sacarte fotos, es la herramienta perfecta.

Sólo trata de no abusar demasiado, porque eventualmente la gente va a cruzarte por la calle y no te van a reconocer.

2- El timer

El tema del bracito sosteniendo el cel es muy limitante para las fotos, especialmente de cuerpo entero. Busca en la configuración de tu cámara- todos los celulares traen- el timer. De ahí es cuestión de ir probando lugares para dejar el celu mientras posas. Ojo con los ángulos de abajo, que no favorecen a nadie.

3- Qué me pongo

No porque sean nudes hay que estar desnudo. ESTO ES MUCHO MUY IMPORTANTE. Si sos mujer, seguramente sabes que la lencería siempre es un plus y que además puede ayudar a aumentar o reducir guiño guiño.

Si sos hombre por favor CONSIDERA UN BOXER SENSUAL para las fotos. Muy lejos de lo que ustedes creen, NO NOS GUSTAN LAS FOTOS DE PITOS. No lo tomen a mal, pero es que son feos. ¿Por qué creen que en el renacimiento hacían esos fornidos cuerpos maniceros? Pues porque la verdad es que el pito es una cosa bastante mal puesta. En persona nos cae bien, pero la foto dejenla para compartirla entre ustedes machos unga-bunga que no entienden de proporción aurea.

4- El lugar

Si estás en casa, busca algún espacio despejado. OJO CON LAS COSAS QUE APARECEN EN SEGUNDO PLANO, ya hemos visto suficientes memes al respecto como para saber que alguien va a notar lo que vos pases por alto. Y porfa evitemos el baño. Aunque el tuyo sea el templo de la pulcritud, es un recinto indefectiblemente asociado a otros placeres.

5- la luz

La luz es tu aliada. La luz es tu amiga. ¡No vayas hacia la luz! Pero deja que ella venga a ti.

La iluminación ambiental ayuda, igual que las luces cálidas. Los focos direccionales pueden marcar mucho las texturas, haciendo que aparezcan la temida celulitis o las odiosas estrías. La luz tenue es tu mejor aliada. Y si te complica para obtener una buena imagen, saca la foto con luz y después bajala desde el editor.

6- La pose

Esto sí que es un arte. Porque depende como te coloques, pasas como si nada de Adonis a José Maria Listorti. Si sos mujer, los tacos altos son una maravilla porque te obligan de inmediato a tensar todos los músculos de las piernas y levantan gluteos. También está bueno explorar los relieves musculares de la zonas no tan trilladas: brazos, espalda, cuello. Hombres: cualquier parte que denote virilidad está bien. Hasta unas lindas manos haciendo alguna fuerza pueden resultar muy sugerentes. 

7- El truco de los impresionistas

Me refiero aquí a la técnica artística que consiste en dejar que el cerebro del espectador termine de definir lo que está difuso o inconcluso. El efecto borroso bien logrado, una silueta que se recorta, una parte del cuerpo que queda fuera del cuadro, son siempre invitaciones a que el otro complete la pieza. Y como en las películas de terror, nada resulta más efectivo que lo que la propia mente está creando.

8- La edición

Todo lo anterior, suma el 20%. El 80% restante, es este punto. EDITEN LAS FOTOS. Ya que tenes un celular que puede almacenar un centenar de imágenes,  mi consejo es que saques muchas. Montones. Y cuando tengas material suficiente te sentas tranquilo y ves qué quedó potable, para trabajar sobre ese material. Los ajustes clásicos son el brillo, el contraste,  la saturación y la temperatura del color. Y ya jugando con esos 4 parámetros, podes mejorar mucho una imagen. De nuevo repito que no es necesario que quede todo a la vista. Recortar partes de una imagen, a veces es mucho más fructífero que usarla entera.

9- Anonimato

Fundamental usar esta «selección inteligente de partes» esquivando el rostro si es una foto que vas a enviar a alguien. No sé confíen: nunca se sabe a dónde puede ir a parar un archivo una vez que le diste al botón «compartir». Pero un culo, siempre será parecido a miles de culos, y cualquiera puede salir a desmentir. (A menos que tengan tatuajes. Ahí se joden.)

10- Evite accidentes

Si no quieren tener que borrar sus fotos, y como yo, tienen hijos pequeños que les usan el celu para ver Peppa Pig, pueden descargar alguna app para encriptar multimedia.

La que yo bajé se llama KYMS y pueden guardar con clave archivos de todo tipo, pero hay banda, googleen. Este dato vale oro, y hubiera salvado a tantos matrimonios…

Como verán, aprendí muchísimo y sí, las fotos me quedaron divinas.

¿Qué si tuve sexo esa noche?

Bueno, la verdad es que mi esposo tenía el celular sin batería cuando se las mandé, así que no las vio hasta el día siguiente.

Lo más salvaje que sucedió fue que casi se atraganta con una tostada y el café con leche.

Mejor suerte la próxima.