Aborto, legalización de la marihuana y voto a los 16

Opino que para hablar sobre temas candentes es muy sano saber ubicarnos en la vida, como miembro de una familia y como miembro de una sociedad. Celebro a quienes son condescendientes entre lo que hacen y lo que piensan, o quienes mantienen una actitud idéntica en público o privado, pero también respeto a quienes usan la razón y, sin dejar de lado sus opiniones personales, sumidas en pasión, costumbre y educación, saben diferenciar lo que piensan para sus adentros de lo que hay que pensar para los afueras.

¿A qué voy con esto? Soy completamente libre de educar “puertas adentro” a mi familia como me plazca. Puedo decirles que el cielo es rojo, que la marihuana es mala o que Dios no existe, pero tengo que saber abstraer mi opinión personal de mi opinión como integrante de una sociedad. Como integrante de una sociedad debo entender que hay que progresar, hay que evolucionar, hay que avanzar y no hay nada más representativo que el progreso como la libertad. Una sociedad evolucionada es una sociedad libre, donde cada uno puede gozar de poder hacer lo que guste, sin afectar a los demás.

Es por este motivo que, independientemente a lo que piense “puertas adentro”, como individuo perteneciente a una sociedad estoy a favor del aborto, la legalización de la marihuana, el voto a los 16 años y cualquier medida que se pretenda tomar relacionada con la libertad de actuar. Pero mi aprobación está condicionada a un solo factor, que me veo impedido a dejar de lado: el tiempo.

Yo soy libre de leerlo a Borges, pero seguramente no lo voy a entender si no tengo una base literaria sólida. Soy libre de correr, pero seguramente no voy a poder completar un maratón si no estoy debidamente entrenado. Todo esto se logra con tiempo, tiempo de estudio, tiempo de entrenamiento.

Entonces, cualquier Argentino debería ser libre de poder abortar, consumir marihuana o votar a los 16 años, pero indefectiblemente previo a esto debemos tener una base educativa sólida, y esa base se logra con tiempo de estudio, debe haber pasado un tiempo real en el que la sociedad argentina haya madurado.

Yo quiero que sea despenalizada la marihuana, pero también quiero que todos los jóvenes estén educados sobre los buenos y malos efectos que generan el en cuerpo y el cerebro, que hayan a disposición estudios realizados por médicos competentes, con debates amplios y participativos. Quiero que sepamos qué hacer en casos de urgencia, que existas empresas que cultiven y produzcan y que todo el circuito esté legalizado, para acabar con el narcotráfico y las plantaciones clandestinas. No es tiempo de legalizad la marihuana si no sabemos con exactitud los efectos.

Yo quiero aborto gratuito y legal, pero quiero que existan planes intensivos de educación sexual, contención psicológica pre o post aborto, charlas, debates, en donde participen abogados, científicos y religiosos y en donde se expongan todos los pros y los contras de llevar a cabo un aborto. De esta manera acabaríamos con la carnicería clandestina. No es tiempo de legalizar el aborto cuando no hay planes educativos firmes ni apoyo social a las mujeres.

Yo quiero que un chico de 16 años vote si quiere, pero quiero que tenga una educación política, cívica e histórica contundente y de peso. No es tiempo de pensar que un chico de 16 años pueda votar si aún no le hemos enseñado a pensar racionalmente.

En fin, digo si al aborto, la legalización de la marihuana y el voto a los 16 años, pero previo a esto debemos tener una base educativa sólida, real y un país donde el analfabetismo sea del 0%. Y esto, se logra en el tiempo.

Escrito por El Progresor Brown para la sección

ETIQUETAS: