Apuesta a los Anti-Mendolotudo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Parece que no bastó la respuesta que le dimos a la sra. Elbi Olalla explicando qué somos, que fuimos y hacia dónde vamos. Una vez más aparece uno que otro criticando y tildándonos de cuanta tontera de manual le enseñaron sus compañeritos de curso, sin conocernos, sin leernos, sin saber que además de las redes sociales tenemos una web propia.

A ver… haciendo un “mea culpa” debo reconocer que muchas de las notas que hemos escrito en nuestro querido pasquín son de cuarta, mal escritas, mal expresadas, mal comunicadas y con cero gracia. Personalmente me arrepiento de no haberme sabido dar a entender en mi nota “la droga es para los cagones”, punto de vista que aún mantengo pero que está pésimamente explicado. También me arrepiento si la familia Cónsoli se sintió dolida por mi nota sobre “la maldición del mítico boliche del Este”, simplemente traduje un mito popular que todos sabían y que nadie había plasmado en texto, pero me arrepiento porque mis palabras abrieron heridas en esa gente, y no fue esa mi intención. También me arrepiento de notas malísimas mías, donde intenté hacerme el gracioso y me salió como el orto, como por ejemplo “10 tips para darte cuenta que tenes un compañero de laburo gay”, en fin, son muchos los banquineos que hemos cometido, cada uno se hace cargo de lo que escribe una vez que está dentro del staff.

Pero lo que defiendo a muerte y le discuto con mi vida a cualquiera, son dos cosas, primero, la calidad de la gente que escribe acá. Somos un grupo grande, con características muy distintas, pero conformado por gente de primera, con buenas ideas, buena leche, buena onda, zarpada en creatividad, gente divertida, con ganas de hacer cosas, de crear, de inventar y de divertirse. Acá hay de todo, pero ser buena gente es algo que sobra entre los chicos del staff. Al no ser ninguno periodista, ni comunicador social, ni licenciado en filosofía y letras, ni escritor, ni siquiera estudiante de ninguna de estas carreras (salvo dos de las chicas), nos ha pasado de no saber expresar una idea o desmesurarnos en adjetivos descalificativos.

Y lo segundo es que, si bien hay muchas notas malas, ofensivas, sin gracia, discriminadoras, etc, hay muchas, pero MUCHAS, muchísimas más notas realmente excepcionales, únicas, fantásticas y sublimes. Escritos y cuentos que te hacen llorar de la risa, que te hacen pensar, llorar de amor, de tristeza, de nostalgia, pelear, debatir, descubrir, investigar, soñar, volar o simplemente pasar un buen rato gozando del hermoso acto de leer. La evolución del nivel literario que ha tenido el mendolotudo desde que empezamos hasta hoy ha sido increíble, quienes nos siguen desde el principio lo pueden contar, y quienes no pueden irse hasta el primer día de El mendolotudo con el botón que hay debajo de la última nota de la “jom” que dice “Viejas Entradas”. Haciendo click ahí van de 20 en 20 notas hacia atrás.

Así que basta de hablar y vamos a la apuesta, a todos aquellos “antimendolotudos” que nos tildan de nazis, fachos, cerrados y un largo etcétera, los invito a mandarnos un email a las siguientes direcciones (escribiendo en el asunto: antimenolotudo): [email protected]  poniendo un número de notas que deseen recibir. Yo, el Dr. Bomur, me voy a tomar el trabajo de responderles a todos y cada uno reenviándoles la cantidad de notas que ustedes deseen para que lean, nos conozcan bien y luego reformulen sus conceptos en cuanto a nosotros. Les puedo asegurar que se van a llevar una sorpresa muy grosa y que a la inmensa mayoría le vamos a cambiar la óptica que tienen de nosotros.

Si les interesa lo que les mandamos, ganamos la apuesta, así que basta con el silencio de caballeros o uno que otro elogio por donde más les guste. Si perdemos no sé, pidan lo que quieran y si está a nuestro alcance lo haremos. Lo único que no vamos a hacer es borrar notas, lo dicho, dicho está y que cada uno cargue con sus triunfos y fracasos literarios.

Así que a todos los antimendolotudos les decimos ¡vengan! Los esperamos con los brazos abiertos para darles un trompadón de letras que los va a dejar knock-out. Los esperamos… no arruguen ahora. Esperamos que actúen en vez de hablar tanto, que avancen en cosas certeras en vez de denunciarnos al fantasma del INADI, que logremos un debate ameno, racional y coherente en vez de fomentar el patoterismo de cuarta. Los esperamos. Te esperamos.

También podes leer:
¿Quienes leen el Mendolotudo?

El año pasado escribíamos:
Eterno atardecer

ETIQUETAS: