Ataúdes de Luz: película que provoca una agónica muerte

Parte I: Ataúdes de Luz, la película asesina

Esta película asesina a quien la ve. Sí, un estilo de “La Llamada” pero sin ninguna niña que salga de la pantalla ni una voz misteriosa en el teléfono.

El director de esta película fue Sergio Del Monte, un director gallego obsesionado con el poder oculto de la luz y aquello que el ojo humano no percibe pero existe. Creía que con la combinación perfecta de la luz, colores, imagenes y otros objetos, lograría mostrar al público eso que a simple vista no se ve. Lamentablemente, el film no hizo otra cosa que

Sergio Del Monte murió descuartizado al tercer día de filmación dejando solamente 5 minutos de cinta. El tema es, que al parecer, el director formaba parte de una secta que adoraba al Sol llamada “Diem et Orbis”, y los líderes de esta secta estaban en contra de la producción que deseaba mostrar Del Monte.

Pero el caso no quedó allí, después del asesinato del director, los 3 productores del film vieron los 5 minutos que había alcanzado a filmar Del Monte. Los 3 productores murieron por la aparición de extraños tumores cerebrales al poco tiempo de ver la película.

Así como los Pokemon japoneses provocaron convulsiones o ataques epilépticos por las secuencias de rápido cambio de colores, el film inconcluso de director español emitiría colores que provocarían un daño irreparable en el cerebro. Aquellos que vieron la película murieron.

La cinta queda archivada por muchos años (desde 1974 hasta 1996), gracias a un empleado que guardo una copia.

Hasta que hace unos años atrás el director español, Jose Luis Rebordinos encontró los rollos de la película y decidió llevar adelante un documental contando la historia de este sórdido film y su excéntrico director. Para ello contrató a Nacho Cerdá, un prominente director catalán.

Parte II: Nacho Cerdá: Un director que vale la pena conocer

Nacho Cerdá posee en su haber 3 excelentes cortos que forman parte de la llamada “La trilogía de la Muerte”. El primero de ellos, “The Awakening” dura 8 minutos y la trama se desarrolla dentro del aula de un instituto. El joven descubre que el tiempo se ha detenido para los demás menos para él. Finalmente, se muestra que el joven ha fallecido y, en realidad, ha experimentado una experiencia extra-corporal.

La secuela fue un corto bastante controversial debido a la temática y a sus imágenes, dignas del mejor cine Gore. El corto se llama “Aftermath” y cuenta con 32 minutos sin dialogo, donde se muestra a un médico que realiza la autopsia del cadáver de una mujer. Luego de mutilar el cuerpo de la mujer, el medico realiza actos de necrofilia y finalmente termina la autopsia extrayendo el corazón de la muerta.  Lleva el corazón a su casa y lo licua para alimentar a su perro. El corto termina con el medico relajado mirando televisión en el living de su casa.

La tercera parte de la trilogía fue publicada bajo el nombre de “Genesis”. Nuevamente, el director catalán nos cuenta en un poco más de 30 minutos una historia relacionada con la muerte. Esta vez la mirada se posa en un escultor que ha quedado traumatizado por la muerte de su mujer. El hombre comienza a esculpir una escultura en memoria de su mujer, pero esta, poco a poco, la escultura empieza a sangrar entre sus gritas mientras que la piel del hombre comienza a desmembrarse.

Nacho Cerda dirigió su primer largo metraje en el 2006. Una historia de terror llamada “The Abandoned” y actualmente se encuentra trabajando en llevar al cine “I am Legion” un comic basado en la historia de una pequeña vampiro en la época nazi.

Parte III: El éxito de los “mockumentaries”

La última parte de la nota es sobre este género que tomo mucha relevancia en los últimos años. Y en gran medida, gracias a un subgénero llamado “Found Footage” o “Metraje Encontrado”. Claros ejemplos de este subgénero son películas como “The Blair Witch Proyect”, “Paranormal Activity” o “Rec”.

Los mockumentaries plantean una historia como verídica aunque en realidad son historias guionadas. El fin principal es hacer creer al espectador que está viendo un film basado en hechos reales cuando en verdad está todo montado. Existen ejemplos históricos como la transmisión radial de Orson Welles de “La Guerra de los Mundos” o más cerca en el tiempo en “This is Spinal Tap” de Rob Reiner.  En esta categoría entran también las comedias como “Borat” o “Bruno” y algunas historias controversiales como “I’m still here”, que muestra el retiro de la actuación de Joaquin Phoenix.

A principios de los 80’ apareció la que sería la primera referencia al Metraje Encontrado y lo que sería el primer éxito de promoción de una película “falsa”. Esta película es “Holocausto Canibal” y tuvo gran repercusión por la crudeza de las imágenes, la creencia del público en que era una película snuff que mostraba el asesinato de sus actores y por la excelente idea de hacer firmar a los mismos, un contrato en el cual se estipulaba que no podían aparecer en ninguna entrevista, película o comercial durante un año, dándole más realismo a la historia.

En los últimos años, este género fue muy prolifero y dentro de las mejores películas que nos ha dado se encuentran: “Man bites dog”, “Alien Abduction: Incident in Lake County”, “The Tunnel”, “The last Exorcism” y por último, la aún no estrenada y ya convertida en película de culto “Ataúdes de Luz”

ETIQUETAS: