De bar en bar: Rumbito

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Bar de amigos / Bar de parejas

Decidí arrancar las reseñas con este bar, porque es uno de los que he visitado con mayor frecuencia. Tanto por su cercanía, como por los horarios que maneja, siempre me ha resultado práctico tanto para ir con amigos, como con tu pareja a tomar algo tranqui. Si bien cierran a las 3 am, cuando hay mucha gente queda abierto hasta más tarde y te salva si decidiste tarde si salir o no.

Antes de empezar con el bar, hay que aclarar que por su ubicación (frente a una iglesia, a una cuadra del casino y con locales y edificios de departamentos sobre la misma calle) si llegaste en auto, se te va a dificultar un poco encontrar estacionamiento, principalmente los fines de semana. Llegando a la esquina de Yrigoyen y San Martín, hay trapitos que cobran por adelantado (unos $30 según el día y cómo les caíste) Sino en los alrededores o frente al restaurant Cielito, hay trapitos que cobran a voluntad y se van tipo 12 de la noche.

Ahora si, a lo que vinimos: el bar. Apenas llegues hay un par de mesitas en la vereda, en verano van como piña así que a tenerlas en cuenta. Una vez que entraste, vas a ver que está ambientado y decorado en una onda hippie, con muchos colores y objetos reciclados como adornos, en general resulta agradable. Te aconsejo, sobre todo si vas a comer, hacer una reserva previamente. El lugar es chico y suele llenarse, en el interior hay 3 ambientes y el espacio no sobra para nada. Como opción para los fumadores, o para los que no consiguieron lugar adentro, hay un patio pequeño y con el techo cerrado casi en su totalidad que amplía un poco la capacidad de lugar. Aunque le ponen onda con calefactores, después de un rato en el patio es probable que te empieces a cagar de frío.

Una vez ubicado, los mozos suelen estar atentos (aunque los fines de semana están a full) por lo que no vas a esperar mucho hasta que te atiendan, no tengas miedo de hacerles preguntas o pedirles que te recomienden algo, son buena onda. La carta es una lámina grande, con tragos y aperitivos en una cara y comidas y dips del otro. Del lado de los tragos, la carta podría estar mejor diseñada u organizada, hay bastante variedad por lo que la información da la sensación de estar amontonada y en ocasiones resulta confusa para quien no sabe o está indeciso. En cuanto a los precios, en general son bastante accesibles y además suelen haber promociones como papas + cerveza a $100 o 2×1 en tragos.

Ofrecen variedad de comidas, para destacar, algunos infalibles: las pizzas (particularmente la de jamón crudo y rúcula) las papas y los nachos con guacamole o salsa de 4 quesos.

En cuanto a los tragos, hay una carta bastante variada, con opción de nacional o importado. Por poco más, te lo preparan de 500ml, lo cual viene genial. Acá te recomiendo: gin tonic, negroni, mojito (y su versión malibú) y daikiri.

Hay una variedad interesante de vinos, incluso una versión de la casa a un buen precio. En cuanto a la cerveza, no hay opciones artesanales, aunque están prácticamente todas las comerciales más consumidas y salen bien frías.

Una vez que pediste, la espera no suele ser mayor al promedio en el caso de los tragos. En el caso de la comida, a veces puede llegar a demorar un poco más de la cuenta según la cantidad de gente que haya, como mencioné más arriba, no vendría mal un refuerzo los días agitados.

Retomando un poco la ambientación, la música varía mayormente entre rock nacional y reggae. Si te sentaste en la habitación que da al patio, o afuera del lado de la ventana de esta habitación, es posible que el volumen de la música te joda un poco, tenelo en cuenta a la hora de ubicarte. Por otra parte, si fuiste con un grupo de gente y ya no sabés de que hablar, o querés pasar un rato distinto, podés acercarte a la barra y pedir un juego de mesa. También dejar algún mensaje o leer los que las demás personas van dejando en una de las paredes del bar.

Para finalizar, los baños. Si bien la limpieza y el estado general es correcto (no falta jabón, papel, etc.) el baño de hombres no tiene puerta, posta, no se termina de entender el por qué. Si bien para acceder hay que subir una escalera que desemboca únicamente en el baño, no lo justifica. Un ítem a solucionar urgente.

Ahora sí, vamos con los puntajes:

1. Servicio: buena predisposición y onda hacen una buena atención. Negativo: ciertas demoras en días con mayor clientela.- 4/5

2. Ambiente: decoración agradable y extras a la hora de entretenerse. Buena limpieza general. Negativo: poco espacio, principalmente en invierno y baños (aplazo con lo de la puerta) – 2.5/5

3. Música: buena música si sos más o menos del palo rock y/o reggae vas a estar feliz, sino no te va a resultar desagradable tampoco. Negativo: volumen más alto en sectores.- 3.5/5

4. Carta: buena variedad tanto de comidas como de tragos y descripción correcta de los ingredientes. Oferta aceptable de vinos y cervezas. Negativo: organización del menú en el apartado de tragos y diseño poco llamativo en general. No hay traducción al inglés.- 3/5

5. Calidad de tragos/comidas: buena calidad, uno recibe lo que espera, no ratonean con las porciones. Negativo: a veces los tragos pueden venir desproporcionados (muy fuertes o diluidos) – 4,5/5

ITEM PUNTOS
Servicio 4
Ambiente 2.5
Música 3.5
Carta 3
Productos 4,5
Total 3,5

Cómo llegar:

Para cerrar, les pido que después de visitar este lugar, sean conscientes de lo que tomaron cuando vayan a subirse al auto. Cuídense y cuiden a los suyos, no sean chotos.

Se aceptan sugerencias de bares, reclamos y comentarios a mi Facebook:

¡Saludos y buenos tragos!